¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

31.1.10

La verdadera muerte del emperador Cómodo...

Testigo directo de los convulsos hechos que nos narra, Herodiano escribe en su Historia del Imperio Romano después de Marco Aurelio qué fue lo que aconteció en Roma desde la muerte del ilustrado Marco Aurelio (180 dC)  hasta el acceso al trono de Gordiano III (238 dC). Es  la crónica vívida y precisa de 50 y pico años en los que se comienza a gestar la Decadencia del Imperio, con emperadores que simplemente no están a la altura de las circunstancias. El bueno de Herodiano tiene la lucidez de darse cuenta de que aquello empieza a torcerse ...



Una parte importante de su relato está dedicada al emperador Cómodo, hijo de Marco Aurelio, popular en el cine por la película Gladiator. Ya os anticipo que aunque su afición por las artes gladiatorias era notable, no murió en la arena a manos de un tal Máximo Décimo Meridio...

Os dejo con la versión de Herodiano...

Cómodo, entonces, ya sin ningún freno, ordenó la celebración de espectáculos públicos, anunciando que daría muerte con su propia mano a todo tipo de animales salvajes y que como un gladiador se enfrentaría a los jóvenes más fuertes. Cuando la noticia se divulgó, acudieron gentes de toda Italia y de las provincias vecinas para ver lo que antes ni habían visto ni oído (...) Eran sus maestros los más certeros arqueros partos y los mejores lanceros mauritanos, a todos los cuales aventajaba en destreza. Llegó el día del espectáculo y el anfiteatro se llenó (...) De todos los países se traían animales para él. Entonces ciertamente pudimos ver bestias que antes sólo habíamos tenido ocasión de admirar en los grabados. Animales de la India y de Etiopía, del sur y del Norte, si antes eran desconocidos, los mostraba a los romanos a la vez que les daba muerte (...)
Hasta entonces, aunque su actuación, a excepción de su valor y puntería, era impropia de un emperador, todavía gozaba de cierto carisma entre el pueblo. Pero cuando entró en el anfiteatro desnudo y, blandiendo sus armas, se puso a luchar como un gladiador, entonces el pueblo contempló un triste espectáculo: el muy noble emperador de Roma, después de tantas victorias conseguidas por su padre y sus antepasados, no tomaba sus armas de soldado contra los bárbaros en una acción digna del imperio romano, sino que ultrajaba su propia dignidad con una imagen vergonzosa en extremo y deshonrosa (...) A tal grado de locura llegó que ya ni quería habitar el palacio imperial sino que quiso trasladarse a la escuela de gladiadores. Y ordenó que ya no se dirigieran a él con el nombre de Hércules sino con el nombre de un famoso gladiador que había muerto. De la enorme estatua del Coloso que veneran los romanos y que representa la imagen del sol hizo cortar la cabeza y mandó poner la suya, ordenando que inscribieran en su base los habituales títulos imperiales y de su familia, pero en lugar del calificativo de «Germánico» puso el de «Vencedor de Mil Gladiadores».
Era preciso ya acabar con la locura de Cómodo y con la tiranía que pesaba sobre el imperio romano. En el día primero del año nuevo [...] (...) Llegó pues esta época de fiestas en las que los romanos se dedican de manera especial unos a otros y se saludan y se complacen en intercambiar regalos y compartir los bienes de la tierra y del mar. Esta es también la primera ocasión en que los magistrados epónimos se ponen su ilustre y solemne toga purpúrea. Cómodo determinó presentarse en esta fiesta de todos no desde el palacio imperial, según era costumbre, sino desde la escuela de gladiadores, y en lugar de vestirse con la toga imperial bordada de púrpura, decidió aparecer ante los romanos con las armas de gladiador y acompañado por una escolta de gladiadores.
Comunicó su propósito a Marcia, su cortesana favorita, que en nada se diferenciaba de una esposa legítima sino que recibía todos los honores debidos a la emperatriz salvo el de la llama sagrada. Tan pronto como ella se enteró de una determinación tan absurda e indigna se puso a suplicarle insistentemente y, arrojándose a sus pies con lágrimas en sus ojos, le pedía que no deshonrara el imperio romano ni se pusiera en peligro confiándose a gladiadores y a hombres desesperados. Después de mucho suplicar sin conseguir nada, se retiró llorando. Cómodo envió a buscar a Leto, el prefecto del pretorio, y a Eclecto, el chambelán, y les ordenó que hicieran los preparativos para pernoctar en la escuela de gladiadores a fin de salir desde allí en procesión para la celebración de los sacrificios y aparecer armado ante el pueblo de Roma. Ellos, con insistentes súplicas, le intentaron disuadir de una acción indigna de un emperador.
Cómodo, enfurecido, despidió a los dos hombres y se retiró a su habitación como si fuera a dormir su acostumbrada siesta del mediodía. Pero cogió una tablilla -una de aquellas de madera de tilo cortada en láminas delgadas que se cierran por ambos lados doblándose una hoja sobre otra- y escribió los nombres de quienes debían ser ejecutados aquella noche. La primera de la lista era Marcia y seguían Leto y Eclecto, y a continuación un gran número de los líderes del senado. Quería desembarazarse de todos los viejos consejeros de su padre que quedaban, puesto que le incomodaba tener aquellos respetables testigos de sus actos vergonzosos. Tenía la intención de ser generoso con los bienes de los ricos repartiéndolos entre los soldados y los gladiadores, unos para que le protegieran y otros para que le distrajeran. Después de escribir la tablilla la dejó encima del lecho pensando que nadie entraría en la habitación. Pero había un pequeño paje, uno de aquellos niñitos que sin ningún vestido van ataviados con oro y piedras preciosas, con los que los libertinos romanos siempre se complacen. Cómodo lo amaba tanto que dormía con él a menudo. Le llamaban Filocómodo, nombre que reflejaba la inclinación del emperador por el niño. En aquella ocasión, mientras Cómodo estaba ocupado en su habitual baño y en beber unas copas, el niño, simplemente por juego, entró en la habitación como solía, cogió la tablilla puesta sobre el lecho, evidentemente sin otra intención que jugar con ella, y salió del aposento. El destino quiso que se topara con Marcia. Ella, que también amaba al niño, entre abrazos y besos le quitó la tablilla porque temía que, sin darse cuenta mientras jugaba inocentemente, destruyera algo de importancia. Pero cuando reconoció la letra de Cómodo, aumentó su curiosidad por leer el escrito. Y tan pronto como descubrió que contenía una orden de ejecución y que ella iba a morir en primer lugar, seguida de Leto y de Eclecto, y que otros iban a tener la misma muerte, se puso a gemir diciendo para sus adentros: «¡Bien, Cómodo! ¡Esta es tu gratitud por mi afecto y amor frente a tu arrogancia y a tus borracheras, que he soportado durante tantos años! ¡Pero tú, borracho, no vas a librarte de una mujer sobria!». Dichas estas palabras, envió a buscar a Eclecto, que la visitaba normalmente en su calidad de chambelán, aunque también había quien la acusaba de entenderse con él. Entregándole la tablilla le dijo: «¡Mira qué fiesta vamos a celebrar esta noche!». El estupor se fue apoderando de Eclecto mientras leía. Como egipcio era un hombre bien dispuesto para actuar con resolución y según los dictados de su corazón. Selló la tablilla y la envió a Leto por medio de un hombre de confianza para que la leyera. También éste, espantado, fue a ver a Marcia con el pretexto de examinar con ella y con Eclecto las órdenes del emperador en lo relativo al traslado a la escuela de gladiadores. Fingiendo que se ocupaban de los asuntos del emperador, acordaron anticiparse en la acción antes de sufrir las consecuencias, y que no era tiempo de demora o vacilación. Decidieron, pues, dar a Cómodo un veneno, que Marcia se comprometió a administrárselo sin dificultad. Pues tenía la costumbre de mezclar ella misma el vino y de ofrecer al emperador la primera copa para que tuviera el placer de beberla de manos de su amada. Al volver Cómodo del baño Marcia puso el veneno en la copa, mezclándolo con un vino aromático y le ofreció la bebida. Él, como copa de amor que habitualmente le brindaba Marcia después de sus frecuentes baños y combates con los animales, sediento, la bebió sin darse cuenta. Al punto le sobrevino un sopor que le forzó a dormir y, pensando que esto le ocurría a causa del cansancio, se acostó. Eclecto y Marcia, con el pretexto de dejar descansar al emperador, ordenaron a todos que se retiraran y fueran a sus asuntos. Casos como éste le ocurrían a Cómodo a menudo a causa de la embriaguez. Pues, aunque sus baños y comidas eran frecuentes, limitaba el tiempo destinado al descanso para entregarse sin interrupción a un sinnúmero de placeres, de los cuales era esclavo empedernido a cualquier hora.
Durante un rato permaneció tranquilo, pero cuando el veneno afectó al estómago e intestinos, se apoderó de él un mareo seguido de una vomitona, bien porque la comida y abundante bebida ingeridas antes rechazaban el veneno, bien por haber tomado previamente un antídoto, como suelen tomar los emperadores siempre antes de cada comida. Pero, ante aquella vomitona, Marcia y los otros, temiendo que arrojara todo el veneno y que se recuperara y fuera la ruina de todos, persuadieron con promesas de generosas recompensas a un tal Narciso, joven decidido y fuerte, para que se acercara a Cómodo y lo estrangulara. Él irrumpió en habitación del emperador, que estaba abatido por el veneno y el vino, y le apretó el cuello hasta matarlo. Este fue el fin de Cómodo después de trece años de gobierno tras la muerte de su padre. De más noble cuna que los emperadores que le precedieron, aventajaba a los hombres de su tiempo por su agradable apariencia y las adecuadas proporciones de su físico, y, si hay que referirse a sus cualidades de varón, diremos que no fue inferior a nadie en puntería y destreza. Sin embargo, deshonró las dotes que la fortuna le había deparado con una conducta vergonzosa, tal como antes se ha relatado.




Artículos relacionados: Artes gladiatorias


Artículos relacionados: Caprichos de emperadores






¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


300 + Gladiator + Plutarco + AB Trainer = Spartacus, Blood & Sand


Spartacus, Blood and Sand, es una nueva serie que se acaba de estrenar en EEUU acerca del legendario gladiador que se rebeló contra Roma en el s. I aC. Si Stanley Kubrick optó por retratar a un politizado Espartaco en su película de hace unas cuantas décadas, Spartacus vendría a ser una combinación de sudorosos  musculitos, animaciones 3D, y sí, algún decorado a la romana... las similitudes son evidentes con películas como 300 (si os fijais reconocereis a un actor en el traíler, que en la película de Zack Snyder recibía una patadita antes de irse al hoyo), o Gladiator... os dejo con el tráiler oficial, para que os hagais una idea de por dónde van los tiros, perdón, digo los pilums!



... así que ya sabeis, entretenimiento sin pretensiones, apto para tardes de fin de semana con baja actividad neuronal.


Artículos relacionados: Cine y TV




¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


27.1.10

Pelotazos inmobiliarios en los últimos días de la República

Para que veais como se las gastaba el menos popular de los triunviros...



Dicen los Romanos que a las muchas virtudes de Craso sólo un vicio hacía sombra, que era la codicia; pero, a lo que parece, no era solo, sino que, siendo muy dominante, hacía que no apareciesen los demás. Las pruebas más evidentes de su codicia son el modo con que se hizo rico y lo excesivo de su caudal; porque, no teniendo al principio sobre trescientos talentos, después, cuando ya fue admitido al gobierno, ofreció a Hércules el diezmo, dio banquetes al pueblo, y a cada uno de los Romanos le acudió de su dinero con trigo para tres meses; y, sin embargo, habiendo hecho para su conocimiento el recuento de su hacienda antes de partir a la expedición contra los Partos, halló que ascendía a la suma de siete mil y cien talentos; y si, aunque sea en oprobio suyo, hemos de decir la verdad, la mayor parte la adquirió del fuego y de la guerra, siendo para él las miserias públicas de grandísimo producto. Porque cuando Sila, después de haber tomado la ciudad, puso en venta las haciendas de los que había proscrito, reputándolas y llamándolas sus despojos, y quiso que la nota de esta rapacidad se extendiese a los más que fuese posible y a los más poderosos, no se vio que Craso rehusase ninguna donación ni ninguna subasta. Además de esto, teniéndose por continuas y connaturales pestes de Roma los incendios y hundimientos por el peso y el apiñamiento de los edificios, compró esclavos arquitectos y maestros de obras, y luego que los tuvo, habiendo llegado a ser hasta quinientos, procuró hacerse con los edificios quemados y los contiguos a ellos, dándoselos los dueños, por el miedo y la incertidumbre de las cosas, en muy poco dinero, por cuyo medio la mayor parte de Roma vino a ser suya.
Vida de Craso. Plutarco

Artículos relacionados: Economía romana



¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


26.1.10

A cabezazos con la pelota... al estilo romano antiguo

Aviso: Off topic...

La historia de los primeros años de Roma es la historia de una pequeña comunidad agrícola que a base de empujones a los vecinos se va haciendo sitio en el corazón de la Península itálica. Son tiempos de guerras vecinales, de campesinos que entre siembra y recolección cogían el escudo y la lanza, de rápidas escaramuzas contra las tribus de al lado y de expansión del horizonte romano.

De esta época son la mayoría de historias de héroes guerreros, de sobrios padres de familia que protagonizaron gestas sin par ante el enemigo, exaltando el carácter viril y belicoso de la roma republicana de los primeros siglos. Con los años, los ejemplos de personajes como Tito Manlio Torcuato o similares fueron la base de la educación patriótica de los jóvenes romanos.

Pues bien, esta mañana estaba yo leyendo el Confidencial.es y me he topado con una historia que, 2000 años después, viene a representar el mismo carácter peleón que tenían los romanos de hace 2000 años.

Se acercaba el Mundial de Italia 90, e Inglaterra se jugaba ante Suecia la clasificación para la cita mundialista. Era el 6 de septiembre de 1989, y los pupilos de Bobby Robson necesitaban no perder para jugar la fase final del Mundial. Los ingleses no defraudaron, logrando su pase, aunque con mucho sufrimiento. Pero nadie mejor que Terry Butcher para demostrar lo que costó conseguir la clasificación.




En los primeros compases de tan importante encuentro, el sueco Johnny Ekstrom (jugador que en la Liga española se dio a conocer por su paso por el Betis) golpeó con su testa al central inglés, provocándole una espectacular brecha en su frente. Los fisioterapeutas trataron de restañar con grapas la herida en la cabeza de Butcher, que decidió seguir jugando con un espectacular vendaje.

Según avanzaron los minutos, el combinado escandinavo comenzó a bombear balones al área para tratar de ganar el partido, ante lo que Butcher, central con un portentoso juego aéreo, comenzó a despejar esos centros para evitar el peligro en su meta. Tras varios impactos con el balón, su brecha se volvió a abrir, provocando que la sangre comenzará a brotar, cada vez más y más escandalosa con cada contacto con el esférico.

Butcher, en pleno fragor de la batalla, no sólo aguantaba estoicamente la lluvia de balones a su área, sino que, además, se encargó de jalear sus compañeros, animarlos y arengarlos para defender su meta. El partido finalizó con empate, resultado que daba la clasificación a los ingleses, y que sirvió para que Butcher pasara a ser admirado por todo un país por su entrega.



Esta fotografía ha sido seleccionada por los lectores de The Guardian como la mejor imagen de la historia del deporte inglés. La instantánea de Butcher con su cara y su camiseta ensangrentadas tras conseguir la victoria ante el conjunto escandinavo relata a la perfección el sufrimiento de todo un país por ver a su selección en la fase final del Mundial.

Ahora, en una entrevista concedida a la FIFA, sonríe al recordarlo: "Por aquel entonces, en el fútbol no había nada parecido a los derechos de imagen, es una pena, ¡porque esa foto mía al final del partido me hubiera valido una fortuna! Se dijo que fui valiente, pero cualquier inglés habría seguido jugando. De hecho jugué tres partidos con un peroné roto, sin darme cuenta, así que el golpe en la cabeza no fue para tanto...".



El central inglés se convirtió en uno de los héroes de su país tras este encuentro. Ocupó todas las portadas de los principales diario británicos -"Sangre y agallas" o "Sangre, sudor y lágrimas" fueron algunos de los titulares-, y paso a formar parte de la memoria colectiva como uno de los referentes de entrega y valor sobre un terreno de juego. Aún a día de hoy se recuerda la hazaña de Butcher como la de un jugador que lo dio todo para que su país disputara el Mundial de Italia 90.

Artículos relacionados:



¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


El Primer triunvirato, visto por Plutarco

El Primer triunvirato en 3 frases...
Pompeyo - "No soporto al ricachón de Craso"
Craso - "Pompeyo se da unos aires... como si quisiera ser el Rey de Roma"
Julio César - "Tranquilos muchachos, que si nos ponemos de acuerdo, no hay Catón que nos pare..."

... lo que yo os acabo de explicar con poca gracia, Plutarco lo pintó con palabras de forma mucho más clara y precisa...


César, luego que regresó de la provincia, se disponía para pedir el consulado; pero viendo otra vez a Craso y a Pompeyo indispuestos entre sí, ni quería, valiéndose del favor del uno, ganarse por enemigo al otro, ni tampoco esperaba salir con su intento sin el auxilio de uno de los dos. Trató, pues, de reconciliarlos, no dejándolos de la mano y haciéndoles ver que con sus discordias fomentaban a los Cicerones, Cátulos y Catones, de quienes nadie haría cuenta si teniendo ellos a unos mismos por amigos y por enemigos gobernaban la república con una sola fuerza y un solo espíritu. Convenciólos, y logró unirlos, con lo que formando y constituyendo de los tres un poder irresistible, que fue la ruina del Senado y la disolución del pueblo, no tanto hizo mayores a los otros cuanto por medio de ellos mismos consiguió quedarles superior; pues que a virtud de los esfuerzos de ambos fue al punto elegido cónsul con el mayor aplauso. Durante su gobierno, en el que se conducía perfectamente, hicieron que se le decretase el mando de los ejércitos, y poniendo en sus manos la Galia, lo colocaron como en un alcázar, creídos de que todo lo demás se lo repartirían a su gusto entre sí con mantenerle a aquel firme y estable la provincia que le había cabido en suerte.
Vida de Craso. Plutarco. Vidas paralelas




¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


25.1.10

Veni, Vidi, Bloguit

Como por motivos profesionales y personales (¿queda algún otro motivo?) últimamente tengo muy poco para dedicar al blog, os hago una selección de artículos que me han parecido de interés:



  • Un artículo que nos habla de un par de ingleses que por casualidad se han topado con los restos de un acueducto en las cercanías de Roma... en Inglés vía The Rogue Classicist y también en Eternally Cool
  • En El Cinturón de Hipólita rinden un sentido homenaje a la recientemente fallecida Jean Simmons, mujer de Espartaco en la película del mismo nombre.
  • Parece ser que Clash of the Titans podría ser estrenada también en versión 3D...
  • ¿Auténtico o falso? un par de vueltas de tuerca más en torno al papiro de Artemidoro en La Túnica de Neso 




¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


17.1.10

¿Roma o Estambul?

Me despierto esta mañana de Domingo con una noticia en La Vanguardia que me ha llamado la atención...

Estambul, la ciudad de las siete colinas, se estrena hoy como Capital Cultural Europea

Estambul. (Efe).- Estambul, conocida como la ciudad de las siete colinas, y la única ciudad situada en dos continentes, se estrena hoy como la Capital Cultural Europea de 2010, con siete grandes espectáculos en siete plazas de esta ciudad euroasiática.

... pues vaya, yo siempre había pensado que la ciudad conocida como la de las 7 colinas era Roma!!

En el artículo monográfico de la wikipedia me confirman este extremo:



Las siete colinas de la Roma antigua eran:
  • el monte Aventino (Collis Aventinus), (47 metros de alto).
  • el Capitolino (Capitolinus, que tenía dos crestas: el Arx y el Capitolium), (50 metros de alto).
  • el Celio (Caelius, cuya extensión oriental se llamaba Caeliolus), (50 metros de alto).
  • el Esquilino (Esquilinus, que tenía tres cimas: el Cispius, el Fagutalis y el Oppius), (64 metros de alto).
  • el monte Palatino (Collis Palatinus, cuyas tres cimas eran: el Cermalus o Germalus, el Palatium y el Velia), (51 metros de alto).
  • el Quirinal (Quirinalis, que tenía tres picos: el Latiaris, el Mucialis o Sanqualis, y el Salutaris), (61 metros de alto).
  • el Viminal (Viminalis), (60 metros de alto).


... así que, ¿en qué quedamos?

¿El periodista no andaba muy informado en temas antiguos (no sería la primera noticia errónea que la Agencia Efe propaga a todos los medios españoles)? ¿Estambul también tiene 7 colinas?

Si alguien sabe la respuesta...


¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


16.1.10

Cons tan ti no des mem bra do


Musei Capitolini - cortile, originally uploaded by cl@udiob.

... al menos así es como se le vé en los Museos Capitolinos de Roma, a trocitos, que es como se conserva su estatua colosal.

Al respecto de esta estatua, la wikipedia nos explica que:
La gran cabeza, brazos y piernas de esta estatua estaban tallados en mármol, mientras que el resto del cuerpo constaba de un núcleo realizado en ladrillo y madera, posiblemente cubierta de bronce dorado. A juzgar por el tamaño de las piezas que se conservan, la figura sentada medía unos 12 m (40 pies) de alto.
La cabeza mide aproximadamente 2 ½ metros de altura y cada pie tiene más de 2 m de largo. La gran cabeza está tallada en un estilo típico de finales de las estátuas de finales del Imperio Romano ( "estilo hierático") mientras que las otras partes del cuerpo son naturalistas, desde los callosos pies a las venas del antebrazo.


Artículos relacionados: Constantino


¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?
  Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com

"He sido declarado apóstata por mi visión del Corán"

Entrevista publicada en La Contra de La Vanguardia a Nazar Abu Zayd, experto en historia del Corán, doctor en Teología Islámica por la Universidad de El Cairo y catedrático de Humanidades e Islam en la Universidad de Utrecht.

Encuentro que esta entrevista, a pesar de salir del ámbito temático de este blog, es de gran interés: Ni todo lo que hemos oído del Corán es cierto, ni todos los musulmanes carecen de sentido crítico; igualmente, la percepción que desde Occidente tenemos del mundo musulmán, más que ser cierta, responde a los intereses de quien nos quiere mantener sometidos al miedo a lo externo...
Tengo 66 años. Nací en el delta del Nilo y vivo en Holanda. Soy doctor en Teología Islámica por la Universidad de El Cairo y catedrático de Humanidades e Islam en la Universidad de Utrecht. Estoy casado y no tengo hijos. Soy librepensador de izquierdas. Soy musulmán.

Es usted un musulmán reprobado, ¿no?

Soy musulmán, desde luego. Pero para algunas personas de mi país, soy un apóstata.

 Es decir, un infiel.

Esas personas sostienen que yo he dejado de ser musulmán por mis ideas: sostienen que un musulmán que dice las cosas que yo digo deja de ser musulmán.

¿Y qué enormidad ha dicho usted?

Que el Corán es obra de Dios a través de Mahoma, y que siendo Mahoma un hombre nacido en un tiempo, un espacio y una cultura..., podemos leer el Corán también con mirada de historiador.

¿Y qué tiene eso de pecaminoso?

Muchos musulmanes consideran blasfema toda lectura historicista, etnológica, antropológica o cultural de los textos coránicos. Para ellos, son divinos ¡y punto!

¿Lo son para usted?

Lo son, ¡pero apreciar sus aspectos humanos no erosiona mi fe en su divinidad! Yo no vivo eso como un conflicto, en absoluto.

¿Le han castigado sus críticos por ello?

Un poderoso colega de la Universidad de El Cairo agitó una campaña contra mí. Con éxito, porque se trata de una persona mediática e influyente, con autoridad...

¿Con qué consecuencias para usted?

Me denunció en la mezquita, consiguió que mi caso fuese a los tribunales y hubo fallo: ¡se me ha declarado apóstata! Y, por apóstata, se declaró nulo mi matrimonio...

¡¿Por qué?!

Porque está prohibido que una mujer musulmana esté casada con un hombre no musulmán.

Perdóneme, pero todo esto me parece delirante...

Bueno, mi mujer les dijo que se fuesen a la porra, que ella seguiría siendo mi esposa... Ella también es profesora. Y nos pareció interesante venirnos a Europa: ahora vivimos y trabajamos en Holanda.

No me extraña.

Estamos muy bien. Y, eso sí, vamos de vacaciones a Egipto. Confiamos en que algún día estas cosas se suavicen...

Su caso no ayuda a confiar en el islam.

 ¿Por qué? Hay una rica diversidad de miradas islámicas: ¡no se quede con la más cerril! Eso procuran los extremistas de oriente ¡y de occidente!: que usted tenga miedo.

¿Qué ganan con mi miedo?

Bombardear e invadir países musulmanes ¡y quea usted le parezca justo! ¿Quién debería tener miedo a quién? Qué cínico es decir que temes a otro mientras lo machacas...

Tiene gracia que lo diga usted…

Lo digo porque sé que el miedo lleva al extremismo, y el extremismo al miedo.

¿Qué diría Mahoma hoy?

Uf, es una ucronía gratuita... Amí me consterna que muchos vean al islam como religión agresiva, siendo hermosa y admirable.

¿Sí? ¿Cuál es su esencia?

Principios éticos escritos en hojas de palma, huesos y piedras conformaron en el siglo VII un monoteísmo purificado con respecto al judaísmo y al cristianismo.

Purificado ¿en qué sentido?

Dios no tiene rostro. El cristianismo, con su dios trino, viene a ser un politeísmo...

¿Es el islam más rigorista?

No: poetas islámicos han cantado al vino, las mujeres, el amor, la belleza, los placeres sensoriales... ¡Porque nada de eso es incompatible con el Corán!

¿Qué me dice del machismo, del velo..?

 Mahoma jamás gritó a ninguna de sus mujeres. Hay indicaciones de igualdad entre hombre y mujer en el Corán. Y de guardar cierto pudor en la exhibición del cuerpo, tanto hombres como mujeres. Pero nada se prescribe sobre llevar velos en la cabeza.

¿Entonces?

Es una costumbre. Y la defiendo como derecho social. Pero la rechazo como obligación religiosa o como prohibición legislativa: lo uno y lo otro es antiliberal e intolerante.

¿Qué hace usted si entra en su clase una chica con velo?

En El Cairo algunas venían completamente cubiertas: les dije que hicieran lo que quisieran, pero que yo no las evaluaría si no me mostraban su rostro y me hablaban.

O sea, que el Corán no impone nada.

Da mucho margen. Del Corán podemos hacer lecturas teológicas, filosóficas, místicas y jurídicas. De los 6.000 versos del Corán, ¡sólo 500 son estrictamente jurídicos! Pero hoy es hegemónica la lectura jurídica, en un desgraciado reduccionismo.

Que se lo digan a usted, ¿eh?

Soy peligroso para los que aspiran a guardianes de la divinidad, de la verdad coránica.

Sucede en todas las religiones...

Se quiere secuestrar el relato, reducirlo a un solo sentido. ¡Lo valioso es la potencia del relato para inspirar algo en cada época!

Pero el fundamentalismo existe.

Sí: consiste en creer que existe una lectura originaria de un texto sagrado, la buena. ¡Qué error!: todo texto es contexto histórico, dialéctico. Dios necesita de un idioma humano para comunicarse con humanos.

¿Qué le diría a un fundamentalista?

Que el islam alcanzó su máxima cota civilizatoria mediante la composición multicultural, multiétnica y multirreligiosa de los reinos omeya, abasí, fatimí y andalusí.

¿Y qué le diría a Occidente?

Que su actual progreso científico y tecnológico sería inexistente sin tantos musulmanes que preservaron y propalaron el ingente conocimiento de las antiguas culturas.





¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


14.1.10

Terremoto en Haití... ¿quieres ayudar?


Por si acaso estabais pensando realizar un donativo para ayudar a paliar las desastrosas consecuencias del terremoto que ayer asoló Haití, os dejo el texto del aviso que hemos publicado en "la Caixa" para nuestros clientes:
Un terremoto de magnitud 7.3 grados en la escala de Richter sacudió este martes a Haití, el país más pobre de América. El epicentro se ubicó en tierra, a 10 kilómetros al oeste de Carrefour, cerca de la capital, Puerto Príncipe.

Se indica que el seísmo ha provocado derrumbes de numerosos edificios públicos y muchas de las míseras casas que abundan en la capital. También han colapsado grandes edificaciones como oficinas, hoteles y hospitales.

Todavía no hay cifras oficiales, pero números testimonios de testigos presenciales afirman que podría haber numerosas víctimas y heridos. Ante el desastre de "proporciones catastróficas” Haití pide ayuda de la comunidad internacional para hacer frente a los daños.

Puedes realizar tus donativos para colaborar con distintas ONG que trabajan en la zona, a través de la web o bien en cualquiera de los 8000 cajeros de la entidad.




¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


13.1.10

Hawasseando...

Interesante reflexión de un lector peruano al respecto del amigo Zahi Hawass...
"Necesitamos un Zahi Hawass en el Perú, para recuperar lo que Hiram Bingham III (46.332 piezas arqueológicas incas) y otros saqueadores se llevaron. Importa poco que sea un ególatra o un extravagante. Mejor aún porque obtendrá más publicidad para su causa.

Lo cierto es que en el Perú no sólo se debe hacer campaña para recuperar lo que se llevaron a fuera, sino también lo que está aquí en el Perú, en las grandes mansiones de las élites como adornos exóticos."

Artículos relacionados: Con ustedes, Zahi Hawass



¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com

12.1.10

¿Que edad tenía Julio César cuando...?

Busto de Julio César en el  Museo de Pérgamo, Berlin

Nació en Roma en el año 100 aC.
A los 16 años fue nombrado Flamen Dialis (Sacerdote de Júpiter).
A los 25 años fue secuestrado por los piratas, a los que más tarde crucificó.
A los 31 años, estando en Hispania, lloró frente a la estatua de Alejandro Magno, que a su misma edad había ya conquistado el mundo.
A los 37 es nombrado Pontifex Maximus.
A los 38 se divorció de Pompeya, ya que la mujer del César...
A los 41 es elegido Cónsul, en tiempos del Primer Triunvirato.
A los 42 finaliza el mandato y es nombrado procónsul de la Iliria y de la Galia, dando inicio a la Guerra de las Galias.
A los 45 cruzó el Canal de la Mancha y llevó por vez primera tropas romanas a Britania.
A los 48 acabó con la resistencia gala en la Batalla de Alesia.
A los 51 cruzó el Rubicón, lo que dió inicio a la Guerra Civil contra Pompeyo y los senatoriales.
A los 52 venció a los anteriores en la batalla de Farsalia.
A los 53 ya había caido rendido ante los encantos de Cleopatra.
A esa misma edad, llegó, vió y venció.
A los 54 años nos ayudó a planificar nuestras agendas, creando el calendario Juliano.
Fue asesinado en los Idus de Marzo del 44 aC, cuando contaba 56 años de edad, entrando para siempre en la Historia






¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


11.1.10

Resolviendo conflictos matrimoniales en la Antigua Roma



Ya podían vestir con toga, llevar sandalias o hablar en un lenguaje extraño, que la vida de los antiguos romanos tampoco era tan distinta de la nuestra. Muchos de los problemas cotidianos eran y son los mismos, y si no, fijaos en el extracto siguiente, de un texto de Valerio Flaco. Nos deja claro que hace 2000 años los matrimonios tenían también sus roces... en todo caso, la forma de solucionarlos era cuando menos encantadora!

Cuando había una disputa entre el marido y la mujer acudían ambos al pequeño santuario de la diosa Viriplaca {Nota del autor: Más o menos vendría ser la diosa “que aplacaba a los hombres}, que está en el Palatino, y allí, tras decirse el uno al otro todo lo que querían, una vez apaciguados los ánimos regresaban a casa reconciliados. Se dice que esta diosa debe su nombre a que conseguía calmar a los maridos; realmente era objeto de gran veneración y no sé si era honrada con distinguidos y exquisitos sacrificios como guardián de la paz diaria en el hogar, ya que con su advocación devolvía el respeto que las esposas deben al marido siempre en mutuo cariño.
Hechos y dichos memorables. Libros II. Sobre las instituciones antiguas.
Valerio Máximo

... lo cierto es que si uno, pongamos por caso, vivía donde vivía la mayoría de la gente de Roma, caminando hasta el Palatino había un cierto trecho... y claro, el recorrido a través de foros y templos ayudaba a serenar los ánimos...


Artículos relacionados: La vida cotidiana en la Antigua Roma



¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


La vida del Antiguo Egipto, retratada en maquetas de madera de 4000 años de antigüedad



Desde escenas costumbristas, de talleres textiles o pescadores, a desfiles militares que resaltaban el poder de los faraones, pasando incluso por modelos a escala de edificios y jardines... los antiguos egipcios eran unos consumados maestros en el arte de capturar escenas de la vida social, militar o comercial, en forma de realistas maquetas de madera, que una vez pintadas, representaban con detalle cuasi fotográfico como se vivía hace 4000 años.

A continuación, os presento un breve video donde os muestro una de las joyas de mi biblioteca, el catálogo del Museo Egipcio del Cairo. En él encontramos múltiples muestras del arte egipcio de "fotografiar en madera". Espero que os despierte la curiosidad por este tema...



Ver el video: La vida en el Antiguo Egipto, retratada en maquetas de 4000 años de antigüedad



¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


8.1.10

Alejandría era un polvorín... ¿antisemita?

Si has visto la película Agora o has leído mi post acerca de la filófosa Hipatia, sabrás que la Alejandría del s. III al IV era habitual escenario de cruentos enfrentamientos entre las diferentes etnias y religiones que la poblaban, ya fueran griegos o egipcios, cristianos, judíos o paganos. Supongo que el hecho de ser una de las mayores metrópolis de la Antigüedad, contribuía a que saltaran chispas entre sus habitantes... pues bien, parece ser que lo de "el roce no forzosamente hace el cariño" ya se lo aplicaban unos siglos antes: Flavio Josefo, en el libro II de su Guerra de los Judíos, nos narra uno de estos episodios de enfrentamientro étnico- religioso, de resultado muy negativo para la población judía de la ciudad... ¿nos hayamos ante una primigenia manifestación de antisemitismo o se trata más bien del clásico reparto de tortas entre vecinos mal avenidos, y que lamentablemente acabó en un baño de sangre?




Juzgad vosotros mismos...
En Alejandría siempre había discordia y revuelta entre los naturales y los judíos. Desde aquel tiempo que Alejandro dió a los valientes y esforzados judíos libertad de vivir en Alejandría, por haberle valerosamente ayudado en la guerra que tuvo contra los egipcios, concedióles todas las libertades que tenían los mismos gentiles de Alejandría; conservaban la misma honra con los sucesores de Alejandro, y aun les habían diputado cierta parte de la ciudad, para que allí viviesen y pudiesen tener más limpia conversación entre sí, apartados de la comunicación de los gentiles, y concediéronles que también pudieran llamarse macedonios.

Después, viniendo Egipto a la sujeción de los romanos, ni el primer César, ni otro alguno de los que le sucedieron, quitaron a los judíos lo que Alejandro les había concedido. Estos casi cada día peleaban con los griegos; y como los jueces castigaban a muchos de ambas partes, acrecentábase la discordia y riña entre ellos, y como también en las otras partes estaba todo revuelto.

Se encendió más el alboroto porque, habiendo hecho los de Alejandría ayuntamiento para determinar embajadores que fuesen a Nerón sobre ciertos negocios, muchos judíos vinieron al anfiteatro mezclados entre los griegos. Siendo vistos por sus contrarios, comenzaron a dar luego voces de que los judíos les eran enemigos y venían por espías. Además de esto pusieron las manos en ellos, y todos fueron por la huída dispersados, excepto tres, que arrebataban como si los hubieran de quemar vivos. Por esto quisieron todos los judíos socorrerles, y comenzaron a tirar piedras contra los griegos, y después arrebataron manojos de leña en fuego, y vinieron con ímpetu al anfiteatro, amenazando poner fuego a todo y quemarlos allí vivos; y ejecutaran ciertamente lo que amenazaban, si Alejandro Tiberio, gobernador de la ciudad, no refrenara la ira grande que tenían.

No comenzó éste a amansarlos al principio con armas ni con fuerza; sino poniendo a los más nobles de los judíos por media, amonestábales que no moviesen contra de los soldados romanos. Mas los sediciosos burlábanse del benigno ruego, y aun a veces injuriaban a Tiberio: viendo, pues, éste que ya no se podían apaciguar sin gran calamidad aquellos revolvedores, hizo que dos legiones de los romanos viniesen contra ellos, las cuales estaban en la ciudad, y con ellas cinco mil soldados que por acaso habían venido de Libia para destrucción de los judíos; y mandó que no sólo los matasen, mas que después de muertos los robasen todos y pusiesen fuego a sus casas. Obedeciendo ellos, corrieron contra los judíos en un lugar que se llama Delta, porque allí estaban los judíos todos juntos, y ejecutaban valerosamente lo que les había sido mandado; pero no fué este hecho sin victoria muy sangrienta, porque los judíos se hablan juntado y puesto delante a los que estaban mejor armados, y así resistiéronles algún tiempo; mas siendo una vez forzados a huir, fueron todos muertos. No murieron todos de una manera, porque los unos fueron alcanzados en las calles y en los campos, y los otros cerrados en sus casas y con ellas quemados vivos, robando primero lo que dentro hallaban, sin que los moviese ni refrenase la honra que debían guardar con la vejez de muchos, ni la misericordia a los niños; antes mataban igualmente a todos.

Abundaba de sangre todo aquel lugar, porque fueron hallados cincuenta mil cuerpos muertos, y no quedara rastro de ellos, si no se pusieran a rogar y perdón. Alejandro Tiberio, teniendo de ellos compasión, mandó a los romanos que se fuesen: y los soldados, acostumbrados a obedecer sus mandamientos, luego cesaron; mas la gente y pueblo común de Alejandría apenas podían contenerse en lo que hablan comenzando, por el gran odio que a los judíos tenían, y aun penas se podían apartar de los muertos.

Este, pues, fué el caso de Alejandría.

Artículos relacionados: Hipatia de Alejandría


Artículos relacionados: Alejandría




¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com