¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

29.4.11

Deductio ex pecunia ... un cajero automático en Latín





Sabido es que los cajeros automáticos ofrecen la posibilidad de elegir el idioma en que queremos que aparezcan los diferentes menús y mensajes. Podemos escoger el castellano, el inglés o el francés, entre otros; pero entre estos otros… ¿a quién se le ocurriría pensar que pudiera optarse por el latín?

¿Existe, pues, un cajero automático que se comunique en latín con el usuario? ¿Y dónde se puede encontrar tan curioso aparato?

El Instituto para las Obras de Religión (IOR) —popularmente conocido como el banco del Papa— tiene su sede a poca distancia de la Puerta de Santa Ana de la Ciudad del Vaticano, frente a la que cada día pasan millares de turistas. En los muros del IOR hay un cajero automático que ofrece los siguientes idiomas para comunicarse con el usuario: italiano, francés, castellano, alemán, inglés y… ¡latín!

En la pantalla inicial se nos invita a introducir la tarjeta para saber que se quiere hacer, con el mensaje Inserito scidulam quaeso ut faciundam cognoscas rationem. Una vez introducida se ofrecen diferentes opciones, entre las que destacan:

  • Deductio ex pecunia para sacar dinero en efectivo.
  • Rationum aexequatio para conocer el saldo.
  • Negotium argentarium para obtener un listado de los movimientos de la cuenta.
  • Al final nos recuerda que recuperemos la tarjeta con el mensaje Retrahe scidulam depositam.

El latín será una lengua muerta (oficial en la Ciudad del Vaticano), pero nadie le puede negar cierta modernidad. Ya no queda limitado a las encíclicas, ahora se usa hasta en los cajeros automáticos.





¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?
Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com o bien seguirme por Twitter

14.4.11

Pobre patrimonio italiano...


Visto en El Pais

El puente de Rialto se cae a trozos

Los trabajadores de Venecia se ofrecen a restaurar el monumento, pero las obras no arrancan por trámites burocráticos

Venezia ponte di RialtoImage via Wikipedia

Una columna del Puente de Rialto, que se tiende desde mediados del siglo XVI sobre el Gran Canal de Venecia, se ha caído este miércoles a causa del tiempo y del descuido. El trozo de mármol se ha derrumbado hacia el exterior, al suelo, cerca del Palazzo de los Camerlenghi, en un área poco frecuentada por los transeúntes, así que ningún turista ni autóctono resultó herido. Lo que sí sufrió grietas profundas es la credibilidad de una ciudad que no consigue cuidar de sus símbolos más universales: hace un año se rompió otro trozo de la balaustrada y el monumento ya se ha quedado sin cuatro de las columnas blancas y barrigudas que acompañan por los dos lados la escalonada central.
La patronal de las pequeñas empresas artesanales (Confartigianato en italiano) y el Consorcio de los trabajadores del mármol de Venecia se han ofrecido para restaurar el columnado, pero las obras aún no arrancan por retrasos en los trámites burocráticos. Sin embargo, una intervención destinada a reforzar solo aquella parte lateral en la que se están partiendo las columnas, podría no ser suficiente. Con sus cinco siglos de vida y con una concurrencia que siempre fue muy intensa - porque es uno de los tres únicos puentes que permiten cruzar andando el Gran Canal y es objeto de las fotos de recuerdo para los turistas de la ciudad de los canales - Rialto sufre bastantes achaques. Ninguno pone en peligro su existencia. Pero sí su valor artístico y estético.
Hace un año - como relata Il Corriere Veneto está bajo observación de maquinarias que registran sus oscilaciones, muy similares a las que monitorizan las zonas sísmicas para intentar prever un terremoto. Sin contar que su superficie se presenta oscurecida por un hollín viejo de siglos. Para limpiarle la cara y restituirle su blancor serían necesarios centenares de millares de euros. El meollo de la cuestión es precisamente la escasez de fondos: "El puente precisaría una manutención excepcional", ha declarado Alessandro Maggioni, concejal de Obras Publicas, al Corriere, "pero nuestro presupuesto no permite intervenciones tan importantes. Necesitaríamos algunos millones de euros, estamos buscando sponsor privados, pero no es sencillo". Mientras tanto, el enésimo derrumbe en la balaustrada lateral deja claro que hay que actuar deprisa. Los artesanos locales han dado un paso adelante y cada uno se ha comprometido en poner algo (unos el dinero, unos el material y otros la manos de obra) y están listos para empezar, a pesar de que la burocracia ponga trabas en su camino. Estos voluntarios de la restauración - que tienen planeado autofinanciarse por completo - piden al menos ser exentos del pago del IVA. Las normas nacionales no lo permiten. Hecha la ley, para resucitar el puente de Rialto, habrá que inventarse la trampa.
 Artículos relacionados: ¿Qué le pasa a Italia?




¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?
Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com o bien seguirme por Twitter

8.4.11

La Legión del Aguila



Buena pinta, palomitera, pero buena pinta... artículo visto en el Pais


Para carrera rara, la de Kevin Macdonald. A él la afirmación le hace gracia, pero ¿cómo definir a un escocés de 43 años que se hizo famoso con un documental, Tocando el vacío; llegó a los Oscar con la biografía de un dictador africano, El último rey de Escocia; saltó a Hollywood con un drama sobre periodismo, La sombra del poder, y se vuelve a Reino Unido con una historia sobre una legión romana perdida, La legión del águila? ¿Cómo es alguien que pensó hacer periodismo, pero que fue arrastrado por el gusanillo familiar del cine, con un hermano productor (Andrew, el tipo que está detrás de muchas películas de Danny Boyle) y un abuelo genio de la gran pantalla, Emeric Pressburger? ¿Y que resulta que habla español porque pasó una temporada viviendo en Bilbao? "La verdad es que lo mío no era el cine y pasé un tiempo viajando -entiendo el español, pero no lo hablo bien-. Empecé los documentales, pero nunca con la idea de hacer ficción y menos aún plantearme una carrera. ¡Qué va! Hice documentales sobre mi abuelo, sobre Howard Hawks... incluso sobre otro documentalista, Errol Morris. No sé, todo ha ido encadenándose".

Tráiler de la película La Legión del Águila

Dirigida por Kevin Macdonald. 
Con Jesse Eisenberg,Anne Hathaway,Jamie Foxx,Leslie MannTimothy Olyphant,Dianna Agron,Alex Pettyfer,Teresa PalmerChanning Tatum,Mark Strong,Jamie Bell,Donald Sutherland. Género: Drama. Año de producción: 2011. Distribuida por Universal Pictures - PREVIEWNETWORKS
Y sin embargo, de fondo, algo une sus trabajos: la curiosidad, el plantearse historias con cierta carne. "Claro. La legión del águila es una historia sobre la desaparición en la antigua Escocia de una legión entera... pero también habla de la amistad, de lo que supone que lleguen a tu casa y te conquisten, de lo que puede significar a veces en la vida el honor. Puse a actores estadounidenses a encarnar a los romanos y a europeos a interpretar a los britanos y a los miembros de la tribu de los Foca, porque...". Sí, ha quedado claro. "La noción de imperio muchas veces tiene que ver más con la actitud. Porque ellos viven en tu casa, más aún, sus hijos son tan del país como los habitantes originales, y tanto aquí en la película como en el siglo XXI queda claro. Puede que te ayuden con la modernización del país, que mejoren tus infraestructuras [Macdonald para un momento todo su razonamiento para recordar el hilarante momento de los rebeldes judeos y las mejoras romanas en La vida de Bryan]... pero la sensación de conquista siempre estará ahí". El cineasta asegura que no quiere enviar ningún mensaje sobre lo que ocurre en la actualidad, pero más claro... agua.
Es curioso que un escocés sea el encargado de adaptar una novela famosísima en el Reino Unido [El águila de la Novena Legión, de Rosemary Sutcliff, publicada en los años 50], porque el muro de Adriano les dejó al norte del imperio latino. "Soy uno de esos bárbaros. Sí, tenemos nuestra lengua especial y tú. Sin embargo, en realidad, hoy en día todos venimos de la cultura latina. Los escoceses somos muy arrogantes, porque hemos construido nuestro orgullo sobre nuestras múltiples derrotas... E incluso sospecho que en los inicios nadie nos ocupó ¡porque a nadie le interesábamos! No es una zona cómoda para vivir". Por supuesto, Macdonald lo cuenta entre risas, aunque se entrevé la verdad de su discurso.
Uno de los extraños aciertos del filme es la oposición entre dos actores tan diferentes: Channing Tatum, hipervitaminado, mineralizado, epítome de lo estadounidense (y su carrera ha ido por ahí), frente a Jamie Bell, ex Billy Elliot, actual Tintín, ya un tipo crecido, pero que al lado de Tatum parece poca cosa. "Era muy importante este choque. En un golpe de vista ya hemos enviado miles de datos. El personaje de Tatum es megaestadounidense: directo, sincero. Bell encarna otra cosa: intrigante, extraño... En un parpadeo entiendes el choque de las dos culturas. Y Tatum resultó igual en la vida real: lo llevaba todo muy, muy estudiado. Iba, hacía su toma y era mejor no cambiarle el tono. No improvisaba, era simple en el mejor sentido de la palabra. Lo daba todo en una dirección y allí tenías al romano herido. Bell entiende más de matices, de lo que significaba cada gesto y podías variar sus notas".



¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?
Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com o bien seguirme por Twitter