¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

7.12.06

Recuperando músicas antiguas...

Recuperar hoy los sonidos y melodías que escucharon griegos y romanos es imposible, aunque los restos arqueológicos de instrumentos nos permiten al menos conocer la base material de la música "clásica".
Youtube nos pone en contacto con este músico americano, que reconstruyendo sus propios instrumentos es capaz de realizar la siguiente propuesta musical, en este caso con una lira...

1 comentario:

  1. Bueno, voy a poner el dedo en la llaga, como siempre. Intentar algo así es como que yo me compre un clavicordio y, sin saber ni "mú" de solfeo ni música, intente acercarme a la música barroca por inspiración divina, aporreando las teclas sin mucho acierto.
    Reconstruir melodias antiguas es, más que difícil, imposible, puesto que nosotros, los ciudadanos de hoy dia, tenemos un bagaje musical tremendo (cualquier lerdo puede silbar fragmentos de la "Flauta Mágica" de Mozart, la obertura de "Guillermo Tell" de Rossini o la "Toccata y fuga" de Bach. De esta manera, podemos fabular melodias mucho más complejas o, simplemente, más acordes a los gustos actuales. Eso sin contar con que estamos inconscientemente contaminados con las melodías y cancioncillas de los "peplum" de los sesenta o alguna que otra producción de más calidad (ah, esa banda sonora de Ben Hur de Miklos Rozsa).
    Sin embargo, no dejan de gustarme ese tipo de intentos, porque no dejan de ser una creación más de la mente humana, siguiendo unos principios matemáticos que participan de una cierta harmonía. Recuerdo el caso de un CD que cayó en mis manos... no recuerdo cómo se llamaba; creo que era algo así como "sonidos de la antigua Grecia y Roma" o algo por el estilo. Música que, para mi sorpresa, llegó a mis oídos cuando estaba viendo una escena de Gladiator (película pésima y mal aprovechada) donde la trama transcurre en la tienda del emperador Marco Aurelio, por allí en el limes germánico: sonaban flautas y címbalos, creo. Bueno, un sueño más.

    ResponderEliminar