¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

1.10.12

Esto no es un blog sobre política...


... y tampoco es un blog exclusivamente ceñido al territorio español

... y tampoco somos, ni los lectores ni el autor del blog, demasiado dados a polémicas...



... pero aún y así, me gustaría conocer vuestra opinión acerca del proceso soberanista, independentista, secesionista o como querais llamarlo abierto en Catalunya.

Como se trata de un tema que apela a las convicciones más profundas de la gente, y que suscita los más encendidos debates, os pediría que los comentarios fueran lo más desapasionados posible, respetando las ideas de los demás sin por ello perder convicción en la defensa de las propias... si esto no es así, borraré los comentarios que se salgan de lo correcto.

Así que, os animo a opinar...



¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?
  Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com o bien seguirme por Twitter

22 comentarios:

  1. Referéndum de las comunidades históricas, si desean independencia, federalismo, quedarnos como estamos o más central; así como otro referéndum a nivel nacional de la posición nacional con respecto al resultado anterior, independencia (reconocimiento si o no en la ue y aceptación en el euro), federalismo tanto simétrico o asimétrico, y resto (aceptación o no).
    Todos tenemos derecho a decidir, no sólo sobre nosotros, sino sobre nuestra relación con los demás.

    ResponderEliminar
  2. Comparto opinión con Isaac Rosa, http://www.eldiario.es/zonacritica/cataluna_independencia_mas_6_49755030.html. Además él se explica mucho mejor. Por supuesto aplicable a otras comunidades.

    ResponderEliminar
  3. Pues mira, por decirlo desde un punto de vista desapasionado y ceñido a la temática de este blog que es la historia clásica. Todos sabéis que el concepto de España, no me refiero a si es o no es el actual Reino de España el heredero de ese concepto histórico, se crea en la era clásica. Los romanos son los que difunden el concepto de Hispania a nivel del mundo clásico conocido y desde entonces la parte de Europa que cae al sur de los Pirineos, la Península Ibérica, se suele conocer en muchas fuentes históricas de esa forma.
    Lo que esta claro para los que más o menos nos hemos manejado algo con fuentes históricas o estamos un poco familiarizados con ellas es que no siempre en esa Hispania clásica hubo una unidad del poder político y tampoco fue inmune a los conflictos civiles por la lucha del poder que jalonaron la historia del mundo romano.
    Ejemplos de todo tipo. Por ejemplo la ciudad de Valencia (Valentia) poco tiempo después de haber sido fundada después de las guerras de Viriato como ciudad aliada de Roma pero sin ciudadanía romana, fue destruida por apoyar a uno de los bandos, concretamente a Sertorio por las fuerzas del otro bando, el de Pompeyo.
    Lo digo porque me da la impresión que visto todo desde un punto de vista más amplio llegas a la conclusión que tanto unos, los españolistas unitaristas, como otros los catalanistas secesionistas sencillamente estan jugando a un juego muy viejo de poder que se viene desarrollando a lo largo de milenios de historia.
    Por lo tanto descartar que algunas ciudades como le sucedió a Valentia puedan ser destruidas en el proceso no es algo a descartar.
    Por cierto después de su destrucción, la Valentia romana estuvo despoblada o con una configuración urbana muy pobre hasta que fue refundada por Augusto que recogía en parte las aspiraciones sertorianas. Se puede considerar a la luz de lo que conocemos que al final aquellos valentinos fueron premiados por los "herederos de los suyos" con la ciudadanía romana, tal y como se desprende de la referencia de las inscripciones de la colonia de Valentia que se refiere a dos categorías de ciudadanos: "Veterani"; los soldados romanos licenciados por Augusto y que recibieron su pago en terrenos en Valentia y los "Vetere": Que se supone que son los supervivientes de la dura represión de Pompeyo contra los partidarios de Sertorio.
    Por cierto no estoy sugiriendo que con todo este tema de la independencia de Cataluña tenga que resultar necesariamente que la actual ciudad de Valencia sea destruida.
    Para que os expliquen esta historia podéis ir al recinto arqueológico de La Almoina en pleno centro de Valencia.
    Y si hace falta que quedemos y tomamos una cerveza y hacemos un recorrido de la zona comentando que es lo que nos puede suceder a los "Iunores" lo podemos organizar. Muchas gracias a todos por vuestra paciencia leyendo esta digresión.

    ResponderEliminar
  4. Sr. XX, me acabo de leer el artículo que sugerías y dá gusto leer a alguien que habla de este tema desapasionadamante... sin mentar a la guardia civil, ni a los tanques...

    ResponderEliminar
  5. J.C. ¿quieres decir que dentro de este proceso una de las posibilidades es "aplanar" Barcelona y sembrarla de sal?

    ResponderEliminar
  6. Hola,

    Pues yo intentaré ser lo mas sucinto posible, e intentando al igual que los demás tertulianos ser lo mas desapasionado posible.

    Soy Catalán, eso significa que vivo y trabajo en Catalunya, mi padre es nacido en Catalunya y mi madre de Castilla la Mancha. (a modo de contexto vital :P).

    - Historia:
    Estoy de acuerdo en que existe una vieja dimensión geográfica respecto al concepto hispanista, que nunca político, y mucho menos jurídico, alguna referencia se ha hecho, y muchas mas se podrían hacer, pero si es cierto que a la península le une una historia bastante común, y una área geográfica que ha compartido diferentes momentos históricos.

    El momento clave, en el que se configuran lo que posteriormente se denominarán naciones (bajo la visión del siglo XIX)que es la edad media, los conceptos jurídicos y las leyes conformadas en determinados territorios son claves para su desarrollo (mas que incluso el idioma, que forma parte de un aspecto cultural defendido posteriormente), es este contexto, y la diferente evolución del reino astur-leones (con estructura de reino y muchos intentos de leyes centralizadas) respecto a la marca hispánica (mucho mas feudal y de derecho diversificado), los que marcarán el carácter de las diferentes regiones, y que lo ha marcado hasta el día de hoy.

    ResponderEliminar
  7. Tenemos entonces, un desarrollo de matices (sin serlo aún del todo) absolutista, y por otro lado un conjunto de reinos-principados, la corona catalanoaragonesa (o aragocatalana :P) con tintes muy feudales, con poder muy repartido y conformada al pacto y al consenso entre señores y diferentes estamentos sociales.

    La unión dinástica entre coronas de los reyes católicos, no provoca ningún tipo de unión jurídica entre territorios, de hecho algún intento provoca guerras internas, se puede hablar de unión política a nivel exterior (y algún caso contrario se podría encontrar), pero vamos, es de lejos un mito del nacionalismo castellano (o españolista, termino que a mí no me gusta y crea confusión), si es cierto, que a medida que pasan los años con el gobierno de los Austria en el reino español, existe un sentimiento de pertenencia a las Españas, como usualmente también se ha usado el termino.

    De mito españolista a mito catalanista, respecto a la guerra de sucesión, guerra por la supremacía del trono español, guerra por 2 visiones diferentes del territorio, y sobretodo y muy especialmente de las diferentes clases dominantes y sus costumbres, por un lado, aquellos que quieren mantener sus fueros (constitucions catalanes, que no tiene nada que ver con el marco jurídico actual que se entiendo como constitución, digamos mas bien fueros) y la 'modernidad' del absolutismo francés, el cual ya se había percatado (sobretodo el aparato funcionarial) que el derecho castellano era la herramienta perfecta para un poder absoluto, porque favorecía al rey la emanación legislativa. En esta refriega, el resultado de todos conocidos, el territorio 'rebelde' a los borbones (no al 100%) en fin, lo dicho, acaba con la perdida del derecho público, las instituciones medievales, etc...

    La realidad, es que la población catalana, continúa viviendo entorno a su 'derecho civil' basado en las costumbres y la forma de vida que ha existido en este territorio durante años, la figura del hereu por poner un ejemplo, y si que es cierto, que primero con el carlismo mayoritario de algunas zonas, y el surgimiento del nacionalismo moderno, con tintes románticos y de espiritualidad medieval, origina que estos 'trets diferencials' (hechos diferenciales) que vienen asociados al territorio catalán, provocan, que se generen, con algunos matices de verdad, un sentimiento de identidad diferenciada, no respecto a españa sino respecto a los otros territorios ibéricos que se acaban conformando en un movimiento político y cultural, pero alejados del secesionismo. Generalmente con tintes confederales (estado libre asociado) y con un deseo de refundir el derecho público catalan, y poder conformarse según sus tradiciones.

    En fin, para no ser pesado, llega la república, los intereses económicos y los lobbys del momento, mas la pasión de la epoca que acaba conformandose en una guerra civil con la victoria del nacionalcatolicismo made in spain, en fin, revisionismo histórico, mistificación etc.. como cualquier nacionalismo... (eso sí, durante ese tiempo hay una de las compilaciones del derecho catalán hecha entre otros por porcioles el famoso alcalde franquista de barcelona, cosa curiosa XD), llegan los 80 democracia, una transición del miedo y del pacto, donde nadie acaba ganando, pero que se solidifica dando una constitución mitificada y muy inflexible, a diferencia de la mayoría de las constituciones modernas. Y ya entramos en el juego democrático, la solidaridad, deficits fiscales, etc..

    ResponderEliminar
  8. - Conclusiones:
    Como cualquier nacionalismo, desde el castellano-español, hasta el catalán, sobreviven sentimentalmente a determinados mitos, y juegan con la história de forma poco científica e interesada.

    El nacionalismo catalán es de origen historico-jurídico, posteriormente cultural, y en la actualidad mas que nacionalismo es un post-reactivo a situaciones económicas y de justicia territorial. Pero intermezclado de forma interesada por el juego electoralista.

    El nacionalismo catalán, no es racial ni de origen, así que las discusiones (estas de fuera del territorio catalán) sobre si los extremeños, o andaluces, etc.. aquí los nacionalismos mayoritarios (CiU y ERC) son los primeros en intentar aglutinar a hijos de inmigrates, y a inmigrantes del resto de las CCAA, de hecho son los que han dado la masa crítica actual, a todo lo que está pasando. Así que cuidado.

    La discusión, mas que en contexto histórico, tendría que concentrarse en el económico. Esa es la realidad.

    Y en fin, corolario: XDDDDDDDDDDD

    - Después del análisis histórico, para mí, actualmente, y para ser justos con la historia, España tendría que conformarse federalmente (es decir con cortes constituyentes) o confederalmente (mediante el derecho a decidir de los territorios) en un estado federal, nación de naciones, como ha sido durante mucho mucho tiempo.

    - Se tendría que gestionar correctamente el deficit fiscal (los nacionalistas dicen que del 8%) la realidad parece ser estar mas cerca del 6%, desproporcionada no, injusta si. Para que existiera una masa crítica de personas que se bajaran de este carro en el que los medios y algunos partidos nos han metido. (hay gente que sera independentista siempre, pero para la conformación de mayorías estos no cuentan).

    Ala aquí queda esto!! :)

    ResponderEliminar
  9. Por hablar de historia, leamos a Pierre Vilar, insigne hispanista-catalanista francés: sostiene en su "breve historia de España" (creo que ese era el título, se vendió el libro allá a finales de los 70 con el marchamo de "prohibido por el franquismo") que siempre, en la Península Ibérica y en épocas de crisis, las oligarquías periféricas han sido "centrífugas" pero que cuando el poder del momento las ha privilegiado, han sido las primeras "centrípetas"... y en esas estamos.
    Por ello me resulta absurdo sacar a relucir "balanzas fiscales", fueros o límites histórico-medievales, etc., cuando de por medio hay una Revolución Francesa que definió el concepto de ciudadano y la igualdad ante la Ley de todos por igual. A lo largo de todo el XIX murieron miles de españoles tratando de incorporar esos conceptos a nuestra legislación pero no se consiguió: ni siquiera se logró en 1848 unificar un sólo Código Civil que, a imagen del francés napoleónico, trataba el que todos quedáramos sometidos a las mismas normas; ese código, prácticamente inalterado hasta los 80 del XX, mantenía las especifidades catalanas, navarra y vasca, tal vez fruto de la sempiterna Carlistada del XIX. La Pepa de 1812 no mantenía fueros o "hechos diferenciales".
    De por medio está también la incorporación a la Unión Europea y a la vez, España, demencialmente degenera en Taifas.
    Para cerrar, Pierre Vilar, recuerda que, no casualmente, los nacionalismos catalán y vasco tienen su efervescencia cuando España pierde Cuba: el monopolio del comercio con Cuba (productor del 80% del azucar mundial de la época) estaba en manos del empresariado catalán y la lucha contra ese monopolio fue uno de los banderines de enganche de los independentistas cubanos.

    ResponderEliminar
  10. Bien. Me parece fantástico que alguien proponga hablar sobre el tema aparcando en la medida de lo posible la pasión y los extremismos. Así que entro en el discurso y el diálogo pacífico y seguro que enriquecedor.

    Soy catalana (me llamo Núria) y mis raíces familiares se encuentran en diversas partes (Aragón, Valencia, Extremadura...). Pero, como muchos de los que vivimos aquí, me siento parte de una comunidad distinta des del punto de vista cultural, evidentemente con la primacía del idioma, el catalán, distinta, digo, de España. No comparto la misma sensibilidad con casi ninguna de las comunidades que forma el actual estado español, aunque es pero que se aobvio que las respeto a todas. Pero lamento admitir que este respeto que siento por cada una de las diferentes no lo he sentido en inumerables ocasiones por parte de algunos ciudadanos españoles (no de todos, naturalmente). Me creo legitimada para vivir en mi país (un país con 1.000 años de historia) en completa normalidad, con la garantía del respeto hacia mi idioma y hacia nuestra manera de sentir nuestra nación, compartida con el resto de naciones, como la española. En paz, en convivencia y respetuosamente debemos aceptar que cada pueblo tiene su visión particular del mundo, un mundo global formado de distintas sensibilidades, de distintas lenguas que aportan una suma de partes que quieren compartir la paz dentro de la diversidad. Yo me decanto claramente por la independencia de mi país, siempre a través de un proceso pacífico y de profundo respeto hacia todas las naciones. Muchas gracias por abrir este debate en el que se puede opinar sin herir a nadie ni sentirse herido. De verdad. Vale la pena. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento, Nuria, soy de Almería y he vivido en todos los puntos cardinales de España (Mahón incluido). En todas partes tiene sus sensibilidades, tradiciones y "cultura", las cuales, si indagas, suelen tener en general una "antiguedad" escasa, si acaso de décadas, pocas de siglos.
      No acabo de entender los límites o definición de "pueblo" porque cuando miro en la calle veo gentes que pueden haber nacido en París, Barcelona o Almería y no se distinguen. Lo que si tengo claro es que me han criado en una comunidad de vecinos que se llama España y algunos reducen la democracia a un conteo de "sus" votos y el respeto a los derechos cuando son "sus" derechos...
      Todos los días en reuniones de comunidades de vecinos en toda España, la Ley de Propiedad Horizontal exige unanimidad del 100% de los propietarios para modificar un elemento común. Yo, que soy ciudadano y no súbdito, desde Almería, viviendo en Plaza de Barcelona esquina con Avd. de Nuestra Señora de Monserrat, quiero tener voz cuando se plantea modificar elementos comunes de esta comunidad de vecinos que se llama España y que es como es desde hace siglos, entre otras cosas, por la gente que vive y trabaja en la región catalana: entre ellos unos primos segundos, segunda generación emigrante, que son más nacionalistas que el Abad de Monserrat.
      Lo cierto es que nuestra generación está consumiendo sus energías en la esquizofrenia del montaje del rompecabezas "Europa" y el desmontaje del rompecabezas que parecía resuelto que se llama "España".

      Eliminar
  11. Olvidé escribir un comentario que, si se me permite, ahora añadiré a mi intervención de ayer. Es cierto que muchísimas de las personas que proclaman el independentismo seguramente ni tan siquiera conocen los datos más elementales de la historia de Catalunya. Seguramente también será cierto que casi nadie de nosotros ha analizado con profundidad si el motivo de el movimiento nacionalista que ahora mueve a la sociedad catalana es electoralista o responde a circunstancias concretas que confluyen en esta especie de, digamos, fervor separatista. Pero la historia se conoce y, no lo olvidemos, también se vive, se crea, se escribe. Muchos de nuestros mayores sufrieron la represión de su cultura, de su idioma, de sus sentimientos. La mayoría de nuestros jóvenes se dan cuenta que, ante el castellano, el catalán retrocede. No podemos vivir en una sociedad normalizada en la que no tengamos que sentirnos acomplejados por ser catalanes y, en consecuencia, no podamos expresarnos libremente, con los derechos claramente a nuestro favor, sin tener la sensación de pedir perdón constantemente.

    Casi siempre la historia la escriben y la reescriben las oleadas de un sentimiento común que aparece en un momento determinado por las razones que sean. Quizá sea este el momento de reivindicar nuestra parcela en Europa.

    Siento mucho (ahora lo veo) los errores de mi intervención anterior. Escribí rápido y tarde.

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, el catalán, si retrocede, no es por un plan maquiavélico de nadie. En la posguerra, la "victoria" fue administrada por los mismos apellidos que ahora mandan en Cataluña (como ha ocurrido siempre en la historia de esta región; su clase dirigente no ha tenido perfil de mártir y siempre ha tenido huevos en todas las cestas) y lo que se usara o no se usara no es mucha responsabilidad de los de "fuera"; Samaranch, por citar un caso paradigmático, no vivió en los 40 o 50 debajo de un puente y su traje público era el de elegante falangista: indaga en el apellido Maragall, por ejemplo.
      En 1970 yo estuve de vacaciones en Barcelona y Tarragona 20 días y los que hablaban catalán lo hacían con toda naturalidad hasta que veían que no lo hablabas y pasaban al español; los que no lo hablaban lo chapurreaban. En 1990 volví a ir de vacaciones, esta vez ya con mis hijos, a la zona de los Pirineos y sentí en varias ocasiones un pufo de menosprecio por no entender el catalán, por ejemplo, para leer las instrucciones de la lavandería en el camping en el que estábamos. Tengo conocidos que, siendo de Madrid o Almería, ven como sus hijos tienen que estudiar en catalán cuando el mundo les va a pedir inglés ¿o chino?, y a los 14 años hablan una mezcolanza que yo llamo espalán o catañol: curiosamente, los insultos suelen hacerlos en español.

      Eliminar
  12. José Miguel, una apreciación: Si lo que dices sobre el espalán o catañol es cierto, cosa que no dudo de forma excepcional, pero no de forma general, ¿cómo puede ser que las notas de selectividad de Lengua Castellana en Cataluña sean superiores al promedio de España?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo se... no conozco el mundo de la enseñanza ni si el criterio de esos exámenes es único para todo el "estado", como dirían algunos. Le preguntaré a un amigo profesor pero si fuera único, y por tanto permitiera comparaciones homogéneas, sería uno de los pocos casos en que se acepta un directriz única en todas las regiones.
      En todo caso, es conocido el déficit de conocimientos en otras asignaturas que se da, por ejemplo, en Andalucía.

      Eliminar
    2. Hola Ramiro:

      En cada autonomía, los contenidos varían, el nivel de exigencia es distinto y, además, cada autonomía elabora sus propios exámenes de selectividad.

      Teniendo en cuenta esto, no creo que los resultados de la selectividad puedan tomarse como criterio para evaluar el nivel de dominio del español que tienen los estudiantes en la autonomía catalana.

      Habría que ver si los promedios catalanes se mantendrían en los mismos niveles si hubiese una prueba única en todo el país:

      Ejemplos de las pruebas de lengua castellana en Cataluña y en Castilla y León:

      Examen de lengua castellana de Cataluña: http://www.gencat.cat/economia/ur/doc_un/pau_lles12jl.pdf

      Examen de lengua castella de Castilla y León: http://es.scribd.com/doc/100078754/EXAMEN-PAU-2012-SELECTIVIDAD-CASTILLA-Y-LEON-LENGUA

      Yo soy castellano pero llevo ya más de dos años viviendo en Cataluña y, por mi experiencia, veo que, por lo general, los catalanes de mi generación (nací en 1984)y los nacidos con posterioridad no se expresan con corrección en español a pesar de tener un nivel de estudios elevado.

      Quiero añadir que soy traductor y que, por deformación profesional, me fijo mucho en los aspectos lingüísticos.

      Para finalizar, me gustaría poner un ejemplo:

      Hace unos años, hice las pruebas de acceso al ESIT de París, una de las escuelas de traductores más prestigiosas del mundo. Una parte de estas pruebas consistía en determinar el dominio de las lenguas de trabajo de los candidatos.

      Pues bien, a muchos compañeros catalanes se les rechazó su propuesta de estudiar con el español como lengua A (nivel de hablante nativo), ya que los resultados de las pruebas calificaban su español como lengua B (nivel muy avanzado tanto en el uso activo como pasivo de una lengua, pero que no llega al nivel de un nativo).

      Espero que estas explicaciones arrojen algo de luz respecto a las pruebas de selectividad.

      Eliminar
  13. http://luisfernandogutierrezc.blogspot.com/2012/09/cataluna.html

    ResponderEliminar
  14. Cataluña

    Luis Fernando Gutiérrez-Cardona


    ¿Cómo será una declaratoria de independencia en estos tiempos? En América por allá al comienzo de los milochocientos unos tipos se juntaban en la plaza, firmaban una proclama que alguien traía preparada, se asomaban al balcón y daban un grito. El grito de independencia. En Barcelona debe haber una plaza y un balcón apropiados. Pondrán a desfilar a los mozos y arriarán la bandera roja y gualda de cualquier lugar en donde esté izada. Principalmente de los cuarteles del ejército invasor. Obviamente tendría que haber una batalla que sellara el asunto. Ya deben estar en alguna parte haciendo los moldes de las estatuas de los libertadores, que sustituirán las de la dominación.

    Luego del grito, aquí al menos -Nueva Granada en esos tiempos-, el Rey mandó una expedición de reconquista a cargo de un militar y un virrey, sanguinarios ambos como deben ser los re-conquistadores: un tal Pablo Morillo de Zamora -Conde de Cartagena y Marqués de La Puerta- y un tal Juan Sámano, de Selaya, Cantabria, que tras poner sitio a Cartagena de Indias y tomarla por hambre, pasaron por las armas sin compasión ninguna a los "patriotas", a los "independentistas" hombres y mujeres, bajo argumentos como "España no necesita de sabios" y cosas así.

    El Borbón no cargará con sus elefantes contra Barcelona, supongo. Entre otras cosas porque no ha dejado elefantes vivos. Pero ¿qué se seguirá? Venezuela será el primero en reconocer el nuevo estado, con Bolivia, Argentina y Ecuador, Rusia, Irán y todos los que quieran llevar la contraria. Los demás una vez USA lo haga. ¿Cuando lo hará? Vivir para ver.

    El ejemplo cundirá y ondearán 17 banderas más y una menos en las astas de la ONU. España no tendrá que reconocer el nuevo estado. De ello se encargarán sus partes.

    Marruecos entrará a saco, en Ceuta y Melilla.

    En esta parte de América declararemos la muerte de la Madre Patria.

    ResponderEliminar
  15. No dudo, José Miguel, de lo que me cuentas. Personas que no respetan a las demás se encuentran en todas partes, aquí en Catalunya y en cualquier otro lugar del territorio. Yo también te contaría episodios que he vivido estando en Madrid (donde tuve que residir durante algún tiempo). Como te puedes imaginar, mi marido y yo hablábamos catalán entre nosotros y muy (subrayo "muy") a menudo algunas personas que nos rodeaban nos increpaban exigiéndonos que dejáramos de hablar "raro", cuando la conversación que manteníamos era privada. Y no estábamos sentados alrededor de una mesa, sino que se trataba de un camerino (mi marido era actor de teatro) y eran sus compañeros (no todos, afortunadamente) los que se metían con nosotros ante un diálogo que no iba dirigido a ellos. Ni te cuento, además, la cantidad de veces que he tenido que oír como se me llamaba "polaca". Pero, en fin, José Miguel, ya sabemos que en todas partes hay personas intolerantes y no te niego que en Catalunya también las hay. Otra cosa es que entre todos intentemos respetar la cultura y la lengua de cada nacionalidad histórica.

    Por otra parte, también te doy la razón cuando te refieres a que muchos de los catalanes que ahora van de abanderados fueron los primeros en traicionar a su país. Conozco perfectamente los cambios de chaqueta y de lengua cuando han habido intereses de por medio. Aún así, tampoco debemos generalizar.

    En cuanto al aprendizaje del catalán, no sé qué decirte. Quizás para ti o para tus conocidos sea una pérdida de tiempo aprender el catalán y, tal y como lo expresas, también lo debe ser aprender el castellano, puesto que no lo mencionas cuando aseguras que los idiomas que se les pedirá a nuestros jóvenes en un futuro será el inglés y el chino. Bueno, pues nada. Aquí cada uno piensa como quiere u yo soy de las que creen que, sin dejar de lado el estudio de las lenguas que nos abrirán puertas en el mundo laboral (sea el chino, el inglés o el árabe) es absolutamente necesario aprender la lengua que nos acoge y que es la lengua que une las sensibilidades de millones de habitantes de todo un territorio. No sé qué pensarían si haces esta propuesta en, pongamos, Madrid: sólo inglés y chino. ¡No, hombre, por favor! ¿Cómo leerían a Cervantes? ¿Cómo escribirían sin errores sus miedos, alegrías, desazones...? Es impensable. No podemos ignorar nuestro universo humano, moldeado por nuestra cultura y nuestro idioma. Nosotros lo tenemos muy claro. Tanto, que hemos conseguido sobrevivir como cultura a una feroz dictadura. Bien, ¿no?




    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuria, a nadie le voy a impedir usar un idioma, ni siquiera cuando rotula el letrero de su tienda. Un idioma es una "obra" tan admirable del hombre que sería un crimen tratar de arrumbarlo o eliminarlo: ¿derribaríamos una catedral?.
      Lo que no admito es que se use como arma impositora oficial, con más rabia y ánimo de venganza que durante esos "terribles" años de la dictadura: te recuerdo que fue el Tercio de Monserrat el que "liberó" Barcelona encuadrado en el Ejército del Norte que mandaba el navarro General Solchaga, creo, padre del que fue Ministro del Psoe en los 90.
      ¿Qué quiero decir con ello?... que la Zona Nacional (así llamada por la Zona Roja, la República) se cuidó mucho de mantener los pactos previos de Mola con el carlismo Navarro y Alavés y parte del catalán y durante la posguerra esas regiones mantuvieron su idiosincracia y culturas... como el resto de las regiones y comarcas. Nunca ha existido una limpieza cultural o étnica auspiciada por una "feroz" dictadura; la debilidad económica del régimen le obligaba a apoyar a, y a apoyarse en, Cataluña (digamos mejor en la industria y el empresariado catalán) y por tanto, aceptando que en todas las épocas hay comportamientos politicamente incorrectos (a ver quien aparca un coche con la pegatina del toro de Osborne en la Diagonal), lo del encono hacia la cultura catalana es fruto interesado del protagonismo y victimismo actuales del nacionalismo.

      Eliminar
    2. José Miguel, creo que sería muy difícil negar los hechos históricos. Hasta aproximadamente los años 50 hubo una feroz represión del catalán, amén de los catalanistas e intelectuales, que tuvieron que huir (como lo hicieron también los españoles). No sé qué entiendes por idiosincrasia y cultura. Para mi, la cultura de una colectividad debe expresarse con libertad. No sé si conoces algún caso. Yo sí. Muchísimos. Familiares, amigos que ahora rondan los 70 y 80 recibieron golpes por hablar en catalán en la escuela. A algunos los levantaban del suelo agarrándolos por las orejas y les advertían que no "ladraran". Si esto es mantener la idiosincrasia y la cultura durante la posguerra...

      Cierto que a partir de los años 50 hubo una cierta apertura y relajación (recuerda el matiz: "cierta"), que fué aumentado con el tiempo. No pasó lo mismo con la clandestinidad.

      Pero la verdad, José Miguel, es que no me apetece nada remover el pasado y rebatir argumentos que deberían estar ya en manos de los historiadores. En aquella terrible y guerra y su posguerra todo el mundo sufrió el horror y yo, en contra de lo que opinan algunos, prefiero conocer los hechos para no repetirlos, más que conocer para discutir como si nos encontráramos en el mismo marco histórico.

      Ahora, lo que se pide es la libertad de decidir, de vivir en una sociedad catalana normalizada, donde mis hijos puedan ver cine doblado al catalán, donde los libros en catalán no tengan un suplemento, donde no se cuestione el aprendizaje en catalán ni que el catalán sea la lengua vehicular de nuestras escuelas. No creo que cueste tanto de entender. Yo, cuando viajo por España, no impongo mi lengua. ¿Por qué no me dejan vivir con naturalidad y ser tan nacionalista como lo es un español, con la diferencia que el español tiene un derecho histórico (???) y yo, por creer lo mismo en mi país, tengo que oír que soy victimista. De verdad. No queremos victimismos. Queremos ser libres. Nada más. Y, especialmente, libres y sin rencores.

      Un abrazo.

      Eliminar
  16. Por cierto, Señor XX, ¡qué gran atículo, el que nos recomiendas! Muchas gracias por descubrirlo y compartirlo. Da gusto redescubrir el diálogo, el respeto y la elegancia. Gracias-

    ResponderEliminar