¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

9.10.08

Las cartas de Vindolanda

Saludos de Claudia Severa a Lepidina.


En el 3er día antes de los Idus de Septiembre, hermana mía, para el día de celebración de mi cumpleaños, te hago llegar una cálida invitación para asegurarme de que vengas a vernos, y que hagas más agradable esta jornada con tu presencia. Saluda de mi parte a tu Cerial. Mi Aelio y mi hijo os envían sus saludos. Te esperaré, hermana.


Adios hermana mía, mi alma querida, a quien deseo prosperidad y salud.


A Sulpicia Lepidina, esposa de Cerial, de parte de Severa.

(Tab. Vindol. II 291)


¿Qué tiene de especial esta invitación de cumpleaños?

Pues varios detalles, que hacen que en conjunto esta sea una carta única, que ha llegado casi intacta hasta nuestros días de forma milagrosa.

El primer detalle es que se trata de una carta escrita ahora hace casi 2.000 años. Fue escrita en un lugar recóndito del Norte de la Britania romanizada, más concretamente, en el campamento fortificado de Vindolanda, donde estaba acuartelada una de las guarniciones romanas que custodiaban la frontera con los peligrosos territorios bárbaros del Norte.


El segundo detalle es aún más curioso: Es probablemente uno de los primeros testimonios escritos en lengua latina por una mujer.



Las cartas de Vindolanda

Junto con esta carta, en las excavaciones del fuerte de Vindolanda se han encontrado algunos centenares de otras cartas, escritas sobre tabletas de madera, que en contra de toda lógica, han sobrevivido al duro clima británico desde el s. I dC hasta nuestros días.

Dichas cartas son el reflejo fiel de cómo debía ser la vida de personajes comunes de la Britania romana y miembros del ejército. No se trata de textos literarios, crónicas de importantes eventos históricos, o escrituras de personajes célebres.

Al contrario, dichas cartas nos hablan de las actividades del ejército, tales como las guardias, quienes estaban de permiso, quienes en misión de exploración allende la frontera y quienes de baja por lesión o enfermedad. También nos detallan la logística del campamento, puesto que contienen inventarios de suministros, pedidos de material "a la central", u órdenes de reparación de armamento y fortificaciones.

Algunas, como la que hemos leido antes, nos permiten adentrarnos en la vida social de la guarnición, donde las esposas de oficiales y de civiles intentaban llevar una vida normal, con sus celebraciones familiares.


... y lo más importante de todo

Tanto los redactores de las cartas como los destinatarios son múltiples y variados. Esto se ha podido comprobar no sólo por el remitente y destinatario de las misivas (cosa obvia!), sino por que también se han podido reconocer casi tantas caligrafías (las cartas estaban escritas a mano) como cartas, lo cual descarta el recurso al escriba de turno.

¿Qué implica esto? Pues que el nivel de alfabetización en el ejército romano debía ser bastante alto y generalizado. Obviamente, debemos tener precaución; no podemos generalizar demasiado y extrapolar al conjunto de la sociedad. No sabemos hasta qué punto la situación de Britania era usual o no en el Imperio. Sin embargo, no deja de ser significativo que este grado de alfabetización se dé en un remoto campamento de frontera, que nos podemos imaginar no debía ser el destino de las mejores tropas...


Saber más:



¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com
¿Aprender historia y practicar inglés a la vez?

Puedes subscribirte al feed RSS del World History Journal
La historia no es tan sólo cuestión de fechas

Descúbrelo subscribiéndote al feed RSS sobre Historia de la Humanidad


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.