¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

29.1.07

"El imperio de los dragones" de Valerio M. Manfredi

Sugerencia editorial de un lector, que habla de un libro de mi muy admirado Valerio Massimo Manfredi... (de pequeño quiero ser como él)

Estos días estoy leyendo la novela de Manfredi titulada El imperio de los dragones.
Curiosamente narra las aventuras de un grupo de legionarios en China. Sin embargo, la trama Manfredi la ha pospuesto unos siglos más tarde (III d.C.), cuando el emperador romano Valeriano cayó en manos de los persas (Sapor I) y fue condenado a trabajos forzados en una mina (donde finalmente murió). Hasta aquí las noticias históricas. Manfredi continúa la historia con el legado Marco Metelo Aquila, uno de los fieles seguidores del emperador, quien, con un pequeño grupo de sus hombres, protagoniza una espectacular huida de la mina-prisión y tras multiples aventuras acaban en China, ayudando al joven principe chino Dan Qing a recuperar su trono. Y hasta aquí puedo contar para no revelar más detalles (y sobre todo porque yo no la he acabado).
Sin embargo, es una novela que se deja leer bien, está bien documentada y aunque hay algunos puntos anacrónicos, estos no desmerecen la lectura.
Si os gustan las novelas históricas, ésta os puede venir bien para evadiros un poco.

23.1.07

Formación en Testudo



La formación en testudo es probablemente la formación militar romana más popular, por su vistosidad y su dificultad de ejecución. Garantizaba protección a sus ocupantes, siempre y cuando se mantuviera la disciplina, el orden y no faltara ningura de las escamas del hipotético caparazón de escudos.

En este video puedes ver una reconstrucción actual de una testudo, interpretada con más voluntad que éxito por esta pequeña compañía de legionarios a media jornada.

>> Leer más sobre la formación en testudo

19.1.07

Se acerca la segunda temporada de Roma

Puede no ser un portento de rigor histórico...
Puede no ser fidedigna para el ojo científico...
Puede que no refleje con exactitud personas, hechos ni actitudes...

... pero lo cierto es que está muy bien hecha!!

En Estados Unidos ya se ha estrenado la segunda temporada, y los que todavía resistimos la tentación de bajarnos el capítulo por Internet, estamos con los nervios de punta, a la espera de que Cuatro la estrene en España.

De momento, es posible ver algunas imágenes del capítulo "The passover", el primero de esta segunda temporada, en la web oficial de la serie. En la cabecera os he incluido una que seguro que os sugerirá grandes emociones: Atia (sensacional y exhuberante Polly Walker), llorando sobre el cadávez de su tío abuelo, el Divino Julio, magníficamente interpretado por Ciarán Hinds.


Como supongo que la espera se os hará larga, os avanzo otra imagen más, la del joven Octavio siendo asesorado por el más reflexivo de los consultores, Tito Pulo, encarnado por Ray Stevenson.

La batalla de Cannae



Recordamos hoy uno de los episodios más míticos de la historia de Roma: Las Guerras Púnicas. Lo hacemos vía esta breve reconstrucción de la batalla de Cannae, muestra del genio militar de Anibal Barca.

Cannae significó muchas cosas, pero sin duda marcó un punto de inflexión en la organización militar romana, hasta el momento pesada y monolítica, y posteriormente y de forma gradual, cada vez más flexible.

La batalla de Zama

Strategemata

Strategemata es una excepcional colección de más de 500 ejemplos extraidos de la historia militar griega y romana, compilada por Sexto Julio Frontino a título de manual para líderes militares, políticos, etc. Esta obra es un apéndice a su más extensa sobre el arte de la guerra, lamentablemente perdida. Está muy en la tradición clásica de la enseñanza por medio de la compilación de ejemplos afines, y es por tanto, un espejo espléndido de la mentalidad política y militar del Imperio Romano del primer siglo.

En Lacus Curtius podrás encontrar el texto tanto en Latín como su traducción inglesa.

>> Ver el texto completo del Strategemata en inglés

Sexto Julio Frontino

Sexto Julio Frontino (Sextus Iulius Frontinus, aproximadamente 30-104 d. C.) fue un militar, político y escritor de la Antigua Roma.

El año 70 fue pretor y consul suffectus en 74. Tuvo a su cargo el gobierno de Britannia durante los cuatro años siguientes al de su consulado. Allí sucedió a Quinto Petilio Cerial y fue seguido por Cneo Julio Agrícola. En 79 fue nombrado curator aquarum por el emperador Nerva. En 98 fue de nuevo consul suffectus y en 100 cónsul ordinario. También perteneció al colegio de augures.

Escribió un tratado de técnica militar con fines didácticos, Strategemata, que agrupaba fragmentos de la historia militar griega y romana para la formación de oficiales del ejército.

Durante el ejercicio de su cargo de curator aquarum, administrador de los acueductos de Roma, comenzó la redacción de una memoria donde se describen los acueductos de la ciudad, los problemas de mantenimiento y de policía de aguas y se recoge la legislación fundamental sobre el particular. La obra, que nos ha llegado con el título de De aquaeductu urbis Romae (según otras versiones, De aquis urbis Romae) es una fuente inapreciable para el conocimiento del abastecimiento y administración del agua en la urbe.

Es poco probable que sea obra de Sexto Julio Frontino un tratado de agrimensura, también bajo el nombre de Frontino, que ha llegado hasta nosostros. Sobre este particular hay grandes discrepancias entre los estudiosos.

>> Saber más sobre su obra Strategemata

Anibal Barca

Aníbal Barca fue un jefe militar cartaginés, y se le considera uno de los más grandes estrategas de la antiguedad. Se cree que nació en el año 247 antes de Cristo. Hijo de Amílcar Barca, pertenecía a una familia que tenía gran poder en la ciudad de Cartago, en el norte de África. A los nueve años acompañó a su padre en las batallas para la conquista de la península ibérica. Cuando Amílcar murió Aníbal quedó bajo la tutela de su cuñado, y al morir éste en el año 221 Aníbal, que ya había cumplido 25 años de edad, fue nombrado general del ejército cartaginés en la península.

Afianzado el dominio cartaginés en la península, el principal objetivo de Aníbal era el de preparar la guerra contra Roma, para equilibrar la situación en la que había quedado Cartago tras ser derrotada en la Primera Guerra Púnica. Para luchar contra los romanos Aníbal reunió a su alrededor, en Cartago Nova (Cartagena) a los jefes de los pueblos hispánicos, además de mercenarios iberos y celtas, que formaron una base importante de su ejército.

En el 219 a.C. Aníbal conquistó Sagunto, ciudad aliada de Roma, y cruzó el río Ebro, que siete años antes había sido fijado como límite de las influencias cartaginesas y romanas en el territorio peninsular. Esto significó el inicio de la Segunda Guerra Púnica.

En la primavera del 218 a.C., Aníbal dejó el mando de las fuerzas cartagineses en Hispania a su hermano Asdrúbal, y se dirigió a Italia con un ejército de 60.000 hombres y 38 elefantes. Atravezó los Pirineos y evitó la costa donde se encontraban las ciudades griegas aliadas a Roma. Tardó un mes en cruzar los Alpes, y esta travesía diezmó fuertemente sus tropas. Sólo sobrevivió uno de los elefantes, y la mitad de sus caballos.

Aníbal llegó hasta la llanura del río Po, y derrotó a los romanos en Tesino y en Trebia, a pesar de las numerosas bajas que su ejército había sufrido en el camino. En este sitio pudo aumentar sus fuerzas con mercenario galos cisalpinos. Se dirigió al sur, y en las marismas del Arno su ejército sufrió nuevas bajas, esta vez por enfermedades. El mismo Aníbal perdió un ojo.

Al año siguiente la victoria junto al lago Trasimeno le dió el control de Italia central. Aplastó el ejército romano de Flaminio y llegó cerca de los muros de Roma. Sin embargo, no asaltó la ciudad y prefirió dirigirse al sur y conquistar la Italia meridional. Se ha discutido mucho la razón por la que no atacó Roma, y no se ha llegado a ninguna conclusión satisfactoria. Por lo general se acepta que temía el costo de un sitio prolongado frente a las bien defendidas murallas de la ciudad, y prefirió asegurar su dominio en el sur de Italia. En agosto delaño 216 venció en Cannas a las fuerzas de Luicio Emilio Paulo y Marco Terencio Varrón, a pesar de ser superado grandemente en número.

>> Ver video explicativo de qué sucedio en Cannae

Durante catorce años Aníbal realizó varios movimientos para fortalecer su posición en el sur de Italia sin atacar nunca Roma, pues esperaba refuerzos de su hermano en Hispania y de Cartago. Sin embargo Asdrúbal fue derrotado y muerto en el año 207 a. de C. cuando se dirigía en su ayuda, y Aníbal no consiguió el apoyo de los pueblos itálicos que estaban sometidos a Roma. Tampoco recibió ayuda desde África. Este estado de cosas fue aprovechado por los romanos para contraatacar.

El general romano Publio Cornelio Escipión, llamado el Africano, expulsó a los cartaginenses de la península ibérica, y en el año 203 antes de Cristo desembarcó en África, cerca de Cartago. Aníbal regresó apresuradamente a su país, pero fue vencido en la batalla de Zama en el 202. Cartago se vió obligada a firmar la paz y a darle muchas concesiones a Roma, y su poder en el norte de África y en el Mediterráneo occidental fue estrictamente controlado.

Empezó para Aníbal un periodo de actividades políticas. Fue elegido sufeta o jefe del consejo cartaginés en el año 197 a. de C. y realizó un gran esfuerzo para organizar las finanzas, de forma que pudieran pagar el tributo impuesto por los romano sin dañar mucho la economía del país. Intentó también buscar aliados en Oriente contra el poder de Roma, pero no tuvo éxito. Los romanos exigieron entonces la entrega de Aníbal, quien se refugió en la corte de rey Antíoco III de Siria.

Antíoco III fue inducido por Aníbal a enfrentarse a Roma, mientras buscaba una alianza con Filipo V de Macedonia. Sin embargo, los sirios fueron vencidos por los romanos en las Termópilas en el año 191 a. de C. y en Magnesia en el 189 a. de C.

Aníbal huyó entonces a Bitinia, donde ayudó al rey Prusias a conservar su trono, que estaba siendo amenazado por una guerra civil. Sin embargo, la influencia de Roma en las regiones del Mediterráneo oriental crecía aceleradamente, y pronto se le exigió a Prusias la entrega del fugitivo. Al serle imposible encontrar refugios seguros, Aníbal Barca se suicidó en el año 183 antes de Cristo.

>> ¿Quieres leer más sobre Anibal Barca en la wikipedia.org?

18.1.07

Tito Flavio Vespasiano

Vespasiano (Tito Flavio Sabino Vespasiano) (denominación imperial en latín: IMPERATOR VESPASIANVS CAESAR AVGVSTVS) (Falacrinae 9 - Cutilia 79) fue el primer emperador de la dinastía de los Flavios (Flavia) y gobernó entre los años 69 y 79 d.C., bajo el nombre de César Vespasiano Augusto.


Durante el reinado de Calígula había sido pretor y el emperador Claudio lo llevó con él en sus campañas en Britania. En Britania participó al mando de la II Augusta, bajo el mando del general Aulo Plautio. Después de particpar en batallas cruciales como las de los ríos Medway o el Támesis, fue enviado a someter al sudoeste de la isla. Luchó en cuarenta y tres batallas, capturó veinte plazas fuertes (oppida) y conquistó la isla de Wight, sometió a dos poderosas naciones y se ganó un triunfo a su regreso a Roma.

>> Leer la biografía complea de Vespasiano en la wikipedia.org

¿Los romanos en China? La leyenda de la legión perdida de Craso

Según la historia oficial, se considera que el primer contacto entre romanos y chinos se produjo en el año 166, cuando una embajada enviada por Marco Aurelio llegó hasta Luoyang. Las distancias tan grandes para aquellos tiempos impidieron el establecimiento de serias relaciones diplomáticas entre las dos culturas más florecientes conocidas hasta la fecha, y el conocimiento que tuvieron entre sí los dos pueblos fue vago e inexacto. Los chinos denominaron al Imperio Romano como “Li-jien”, que etimológicamente procede de la palabra “legión”, a través de algunos de sus comerciantes que se movieron por Alejandría.

En base a unos estudios de hace cincuenta años que conectan narraciones de historiadores coetáneos chinos y romanos, y gracias a trabajos genéticos y antropológicos actuales en una pequeña región noroccidental china que curiosamente se llamó en el pasado “Li-jien” se abre una brecha en lo admitido hasta la actualidad con respecto al contacto entre los dos Imperios, y lo que empezó con tintes de leyenda empieza a perfilarse como una realidad bastante más que plausible.




Año 53 a.C.

Licinio Craso emprende una arriesgada campaña en Asia, y al frente de 45.000 hombres se adentra en el imperio de los partos, un poderoso reino oriental, medio bárbaro y medio griego, como herencia de las campañas de Alejandro Magno y que ocupaba los territorios de los actuales Irán, Irak y parte de Turquía. Craso es uno de los tres elementos que conforman el triunvirato que rige toda Roma y desea laurearse en la guerra al igual que hacen Julio César, que triunfa en esos momentos en las Galias, y Pompeyo, que se haya en Hispania escarmentando a los rebeldes íberos que bajo Sertorio aspiran establecer un estado independiente con capital en Osca (Huesca).

Los romanos que lidera están compuestos por siete legiones, 4.000 arqueros y 4.000 jinetes galos, y se creen capaces de escarmentar a la temida caballería parta, que es el cuerpo principal del ejército enemigo.

Los sucesos de esta contienda nos han llegado a través de escritos de Plinio y Plutarco, y lo fundamental es que una vez atravesado el Eúfrates, probablemente con las tropas estiradas en una marcha formada por una delgada columna, son atrapadados por sorpresa por la caballería enemiga en Carrhae (Carras, la actual Harran para los turcos). Se produce un descalabro de primer nivel, en el que seguramente los partos dividirían al temible ejército romano en partes, aislándolo en grupos y haciéndolo más vulnerable a las acometidas de los jinetes, y el resultado fué de más de 20.000 muertos con Craso al frente, y más de 10.000 prisioneros. Tras la batalla gran parte de los prisioneros son utilizados en trabajos forzados, pero algunas unidades de élite son enviadas a Bactria (otro territorio que fué un reino helenístico), al norte del actual Afganistán, a orillas del río Oxus (actualmente denominado Amu Dariá) para proteger la frontera y combatir a los antecesores de los hunos, nómadas que por aquellos años asolaban esas tierras. Y qué mejor que enviar a los mejores romanos supervivientes para contenerlos.

Aquí, en los confines orientales conocidos para los mediterráneos desaparece la pista de lo que debía ser una legión, la legión perdida. Años más tarde, cuando Roma venció a Partia y se exigió la devolución de los soldados prisioneros, nada se supo de esos hombres a pesar de todos los esfuerzos que se dedicaron a su recuperación.

Año 36 a.C.

La dinastía Han gobierna el Imperio Celeste de China. Este gran estado poseía ya por aquel entonces 40.000 kilómetros de carreteras (aproximadamente la mitad que Roma) y en ese año el general Gan Yanshou emprendió una campaña militar en los territorios fronterizos occidentales, la actual provincia de Xingiang, contra los nómadas "xiongnu", que debían hacer más o menos lo que los “pre-hunos” por Bactria y el río Oxus. Las crónicas de esta campaña nos ha llegado a través del historiador Ban Gu, que narra una biografía del general chino. En aquellos momentos teóricamente solo la zona del Pamir separaba al ejército de Gan Yanshou de la legión perdida de Craso. Pero hay algo que hace pensar que estuvieron aún más próximos. Cerca de la actual capital del Tadjikistán, en la ciudad de Zhizhi, el historiador narra cómo su ejército se topó y enfrentó a unos bárbaros, un misterioso enemigo constituido por soldados veteranos, muy disciplinado y protegido en una fortaleza de madera de forma cuadricular, y cómo su infantería estaba perfectamente formada en una línea como de escamas de pescado que protegía cuerpo y extremidades. Puede que sólo sea una hipótesis, pero creo que se trataba de la legión perdida, que prefirió huir del dominio parto y buscar fortuna por su cuenta más allá de lo conocido, y que lucharon por salvar sus vidas contra un ejército poderoso y desconocido, utilizando el testudo contra las flechas con gran eficacia, y que dieron tal lección militar y provocaron tal admiración en los chinos, que estos perdonaron la vida a los últimos 1.000 o 1.500 soldados, los cuales, según Ban Gu, fueron destinados a la provincia de Gansu donde fundaron la ciudad de Liqian (nombre chino que denominaba a Siria y el Oriente romano) para proteger la gran muralla de los invasores.




Unos creen que los descendientes de este contingente fué derrotado y arrasado en el siglo VIII por tropas tibetanas, que en aquel entonces eran mercenarios terribles, auténticos señores de la guerra, pero los estudios genéticos hechos en Liqian dan pie a pensar otras cosas. Por un lado, hay diferencias físicas muy importantes entre los nativos de la zona y el resto de chinos; se ha comprobado que un 46% de sus habitantes tienen rasgos claramente de origen europeo: ojos azules y verdes, pelos rizados y/o de color castaño, y hasta narices aguileñas; hace años se encontraron en torno a cien esqueletos de hace más de mil años con una altura promedio superior a los 180 centímetros. Y si se buscan pruebas más bien arqueológicas, en Liqian quedan los restos de una fortaleza, con 30 metros de longitud y medio de alto, que según los nativos hasta hace poco más de 30 años, medía más de 100 metros de longitud y era mucho más alta... toda una lástima que haya sobrevivido milenios y la hayamos perdido en tan poco tiempo. También se han encontrado restos, como una gran piedra cúbica que alberga misteriosos restos de estilo occidental.

Si bien es cierto que muchos de estos argumentos pueden ser rebatidos y explicados por otras causalidades, creo que la combinación de todos conforma una teoría apasionante. Yo creo que Roma y China se encontraron en Zhizhi, que los romanos lucharon fieramente en aquel lugar del lejano Oriente, y que la legión perdida finalmente alcanzó con honor su merecida libertad.

>> Leer más acerca de la Legión perdida en la revista Archaeology

>> Artículo resumen de las investigaciones más o menos científicas sobre el tema

Espartaco

Espartaco (Tracia, ? - Lucania, 71 adC), esclavo tracio que dirigió la más grandiosa rebelión contra la Antigua república romana en suelo itálico (conocida como III Guerra Servil, Guerra de los Esclavos o Guerra de los Gladiadores), hecho ocurrido entre los años 73 adC y 71 adC.

De acuerdo con las vagas referencias de los historiadores romanos Apiano y Floro, Espartaco era originario de Tracia, y militó en las auxilia, las tropas auxiliares de Roma, de las que desertó. No siendo ciudadano romano, una vez capturado se le redujo a la esclavitud. Fue destinado a trabajos forzados en unas canteras de yeso, pero gracias a su fuerza física, fue comprado por un mercader para la escuela de gladiadores de Capua de Léntulo Batiato. Todas las fuentes conocidas de esta rebelión (muy fragmentarias) coinciden en describir a Espartaco como un hombre culto, inteligente y justo.

>> Leer más sobre Espartaco en la wikipedia.org

¿Grecia en 4 minutos?

¿Es eso posible?

¿Visitar los principales puntos de interés histórico de Grecia en tan sólo 4 minutos? ¿Ver los monasterios de Meteora, la Acrópolis o el palacio de Knossos en 240 segundos?

Pues precisamente esto es lo que os propongo hoy, un rápido viaje visual por estos maravillosos parajes, acompañados de una muy buena música electrónica de Nikola Cosic

17.1.07

Curiosidades del Google: Julio César vs Paris Hilton

La verdad es que esto de las nuevas tecnologías tiene su gracia, ya que te permite constatar hechos que de otro modo sería o imposible o extremadamente caro hacerlo.

Pongamos por ejemplo algo ya tan natural como el buscador Google... con una simple búsqueda podemos tener una noción clara de la notoriedad de un concepto. Por continuar con el ejemplo:
Buscamos en la versión española de Google links relacionados con el concepto "Julio César", y el resultado es aparentemente abrumador: 1.540.000 páginas indexadas.

Sin embargo, una búsqueda por el concepto "Paris Hilton" arroja la demoledora cifra de 37'2 millones de links...

Siento contribuir con este post a la popularidad de este personaje, y sé que el post de hoy es frívolo, pero las conclusiones son claras:

  1. De haber nacido hoy, Julio César no habría pasado de cuestor en Hispania
  2. Paris Hilton habría conquistado la Galia en 1/2 hora
  3. Cleopatra se habría quedado sin la posibilidad de engendrar a Cesarión, ya que el Divus Julius habría caido rendido ante sus obvios encantos de mujer
  4. Si había muchos Marios en César, en Paris Hilton se reunen las mejores virtudes de Helena de Troya, las de toda la cohorte femenina de la dinastía Julio Claudia, y hasta de la misma Cleopatra

16.1.07

Curso de conducción de bigas en Jerash

Espectáculo o arqueología experimental? Los amigos de Jerash (Jordania) nos ofrecen la posibilidad de sentirnos como un Ben-Hur o Mesala cualquiera, gobernando las riendas de una biga...

15.1.07

Octavio Augusto

Cayo Julio César Octavio Augusto. En latín Caius Iulius Caesar Octavianus. (23 de septiembre 63 A.C.–19 de agosto 14 D.C.), de nombre Octavio durante el período de su vida anterior al año 27 adC, es considerado como el primer, y más importante, de los emperadores romanos, aunque él mismo no se consideró como tal durante su reinado, prefiriendo usar el título republicano tradicional de princeps civium (esto es, el primero de los ciudadanos). Augusto mantuvo externamente las instituciones republicanas, pero en realidad reinó como un autócrata durante más de 40 años. Acabó con un siglo de guerras civiles y dio a Roma una era de paz (Pax Romana), prosperidad y grandeza imperial.

>> Leer más en la wikipedia.org

14.1.07

Tiberio

Tiberio César Augusto[1] (Roma, 16 de noviembre de 42 adC – Miseno, 16 de marzo de 37), segundo emperador romano (desde el 17 de septiembre de 14 hasta su muerte), sucesor de Octavio Augusto. Nacido Tiberio Claudio Nerón, era hijo del Tiberio Claudio Nerón y de Livia, que posteriormente se convertiría en la segunda esposa del emperador Augusto, quien adoptó a Tiberio. Se destacó por su actividad militar en las campañas germánicas. Estuvo casado con Vipsania y con Julia, hija de Augusto (fue, pues, hijastro y yerno al tiempo de Octavio).

Augusto adoptó formalmente a Tiberio el 26 de junio del año 4 d.C., momento en que se le concedieron poderes tribunales por diez años. Vio desaparecer progresivamente a todos sus posibles rivales en la sucesión, gracias a oportunas muertes.

Como tribuno, Tiberio reorganizó de nuevo el ejército, reformando la ley militar y creando nuevas legiones. El tiempo en filas ascendió a veinte años (16 años para un pretoriano o guardia imperial). Tras el servicio recibirían una paga el importe de la cual provendría de un impuesto del 5% sobre las herencias. Posteriormente se enemistó con el emperador Augusto y tuvo que exiliarse en Rodas. Tras la muerte de los nietos mayores de Augusto y previsibles herederos del Imperio, Cayo César y Lucio Julio César, y el destierro del nieto menor, Póstumo César, por traición, fue llamado por el Emperador y nombrado sucesor.

En el año 13 d.C. los poderes de Augusto y de Tiberio fueron prorrogados por diez años, pero Augusto murió poco después (19 de agosto del 14 d.C.). Tiberio sucedió al emperador Augusto el 19 de agosto del año 767 de la fundación de Roma, correspondiente al año 14 del calendario cristiano actual y entonces todos los poderes fueron transferidos a Tiberio, sin ningún plazo.

>> Leer más sobre Tiberio en la wikipedia.org

13.1.07

Calígula

Cayo Julio César Augusto Germánico. En latín Gaius Iulius Caesar Augustus Germanicus, (31 de agosto de 12, Anzio - 24 de enero de 41, Roma); emperador romano, conocido también como Cayo César o Calígula. Su mandato transcurre entre el 37 y el 41. Considerado uno de los mayores tiranos de la historia debido a sus constantes y extremas atrocidades.

Le llamaban Calígula, diminutivo en latín de "Caliga" (sandalia utilizada por los soldados romanos), por el hecho de haber crecido en los campamentos utilizando esta clase de calzado desde su niñez.

>> Leer más en la wikipedia.org

12.1.07

Claudio

Tiberio Claudio César Augusto Germánico. En latín Tiberius Claudius Caesar Augustus Germanicus (1 de agosto, 10 adC — 13 de octubre, 54 dC). Previamente conocido como Tiberio Claudio Druso Nerón Germánico (En latín Tiberius Claudius Drusus Nero Germanicus). Fue el cuarto emperador romano de la dinastía Julia-Claudia, y gobernó entre el 24 de enero del año 41 hasta su muerte en el año 54.

Estuvo en el anonimato político al ser apartado por sus deficiencias físicas, hasta que llegó al poder Calígula que lo nombró cónsul y senador. Esta poca actuación en el terreno político que representaba su familia le sirvió para sobrevivir en las distintas conjuras que provocaron la caída de Tiberio y Calígula. En esta última conjura los pretorianos (la fuerza armada del derrocamiento de su sobrino) lo encontraron temblando, creyendo que también iban apor él, tras unas cortinas del palacio familiar. Claudio quedaba como el único hombre adulto de su familia. Este motivo, junto a su aparente debilidad y su falta de experiencia en el campo de la política, hicieron que la guardia pretoriana le proclamara emperador, pensando tal vez que sería un títere, fácil de controlar. Su gobierno fue de gran prosperidad en la administración y en el terreno militar, extendiendo más el poder del Imperio Romano con diferentes conquistas. Sin embargo en su relación con los senadores y en su vida personal no estuvo muy afortunado.

Pese a su taras físicas y que lo consideraron tonto, Claudio fue un brillante estudiante, gobernante y estratega militar, además de ser querido por el pueblo y ser el hombre más poderoso del mundo conocido. En una de sus primeras comparecencias ante el Senado dijo: "Ya sé que me consideráis un pobre necio. Pero no lo soy. He fingido serlo. Y por eso hoy estoy aquí".

>> Leer más en la wikipedia.org

11.1.07

Nerón

Nerón Claudio César Augusto Germánico. En latín Nero Claudius Caesar Augustus Germanicus (Anzio, 15 de diciembre de 37 - 6 de junio de 68). Emperador de Roma desde el 13 de octubre de 54. Nació como Lucio Domicio Ahenobarbo (Lucius Domitius Ahenobarbus) y también se le conoció como Nerón Claudio Druso Germánico (Nero Claudius Drusus Germanicus).

Hijo del cónsul Cneo Domicio Ahenobarbo y de Agripina la Menor, bisnieta del emperador Augusto. En el 49 Agripina se casó con su tío, el emperador Claudio, a quien un año después convenció para que adoptara a su hijo. Más tarde, en el 53, Nerón se casó con la hija de Claudio, Octavia, y aquél le nombró su sucesor, dejando de lado a su propio hijo, Británico. Tras el asesinato, un año después, de Claudio, la Guardia Pretoriana, dirigida por el prefecto Sexto Afranio Burro, representante de Agripina, declaró emperador a Nerón a la edad de diecisiete años.

Fue elevado al principado tras el asesinato de Claudio y gobernó Roma entre el año 54 y el 68. Los primeros cinco años del principado de Nerón fueron conocidos como ejemplos de buena administración, suscitando incluso la emisión de una serie de monedas conmmemorando el quinquennium Neronis. La política interior fue delegada en ayudantes varios que se encargaron de suprimir a sangre y fuego las conspiraciones reales o imaginarias de su reinado, aunque parece que las decisiones importantes eran probablemente dejadas en las manos más capaces de su madre Agripina la Menor, de su tutor Lucio Anneo Séneca, y del praefectus praetorianus Sexto Afranio Burro.

Respecto a su política exterior, los historiadores tienden a calificarla, cuanto menos, de indolente por las pocas guerras emprendidas (tan sólo un par de incursiones por Armenia).

Es dudosa la culpabilidad de Nerón respecto al incendio que destruyó la ciudad, pues se encontraba entonces de vacaciones en su ciudad natal Anzio y hubo de regresar a toda prisa. Circuló el rumor de que Nerón habría tocado la lira y cantado desde la cumbre del Quirinal mientras la ciudad ardía. (Tácito, Ann. XV; Suetonio, Nerón XXXVIII; Dion Casio, R.H. LXII).

Su desgobierno provocó una rebelión en provincias que terminó triunfando, imponiendo a Galba como nuevo emperador tras el suicidio de Nerón, poniendo término a la dinastía Julia-Claudia.

>> Leer más en la wikipedia.org

Citas célebres: Salustio

Sólo unos pocos prefieren la libertad; la mayoría de los hombres no busca más que buenos amos

Vidas paralelas: Temístocles

Retomamos el repaso a las Vidas Paralelas de Plutarco con el eminente Temístocles, lìder de los atenienses durante la guerra con los Persas, y principal arquitecto del poderío naval ateniense...

I. A la gloria de Temístocles no pudo contribuir su oscuro origen; porque su padre, Neocles, no era de los distinguidos en Atenas, siendo de Fréar, uno de aquellos pueblos de la tribu Leóntide: y por la madre era espurio, según aquellos versos: Soy Abrótono, Tracia en el linaje; pero a los griegos con orgullo digo que del grande Temístocles soy madre Con todo, Fanias dice que la madre de Temístocles no fue de Tracia, sino de Caria, ni se llamó Abrótono, sino Euterpe; y Neantes le asigna por patria la ciudad de Halicarnaso, en Caria. Como los espurios, pues, se reuniesen en el Cinosarges, esto es, en un gimnasio que estaba fuera de las Puertas, consagrado a Heracles, en alusión a que éste tampoco era reputado por bien nacido entre los Dioses, sino que llevaba la nota de espurio por su madre, que era mortal, atrajo Temístocles a algunos jovencitos del mejor linaje a que, bajando al Cinosarges, se ungiesen allí con él; y con esto parece que destruyó aquella separación de los espurios y los legítimos. Es cierto, sin embargo de lo dicho, que era del linaje de los Licomedes, porque habiendo sido incendiado por los bárbaros en Flía el templete purificatorio que era común a los Licomedes, lo reparó Temístocles y adornó con pinturas, según refiere Simónides.

>> Leer el texto completo en la wikipedia.org

10.1.07

Julio César

César nació en Roma en el seno de una antigua familia de patricios, llamada Julia. Su ascendencia, de acuerdo con la leyenda, llegaba a Iulo, hijo del príncipe troyano Eneas y nieto de la diosa Venus. En el apogeo de su poder, César inició en Roma la construcción de un templo a Venus Genetrix, en reconocimiento a su supuesta antepasada. César creció en el Subura, un barrio de clase baja de Roma.

Su padre, cuyo nombre era también Cayo Julio César, alcanzó el rango de pretor (ver cursus honorum). Su madre era una Aurelia de la rama de los Cotta, una familia plebeya rica e influyente. El crecer entre los ciudadanos de clase baja aparentemente le enseñó a hablar varios idiomas, incluyendo hebreo y algunos dialectos galos. Vivir en ese lugar, para una familia patricia con limitaciones económicas, era definitivamente una desventaja para su futuro político. Sin embargo, el joven César aprendió mucho de sus experiencias de la niñez, apreciando el poder de ser un líder para el hombre común. Además, él tenía la ventaja de su herencia patricia y de un genio político que lo propulsaría a la cúspide del poder romano.

Los Julios Césares, aunque patricios, no eran ricos para los patrones de la aristocracia romana de la época y por ese motivo, ni su padre ni su abuelo obtuvieron cargos prominentes en la República. Su tía paterna Julia se casó con el talentoso general y reformador Cayo Mario, líder de la facción progresista del Senado, los Populares, frecuentemente enfrentados a los Optimates (conservadores).

>> Leer texto completo en la wikipedia.org

2.1.07

Vitelio

Vitelio (Aulo Vitelio Germánico) (denominación imperial en Latín: AVLVS VITELLIVS GERMANICVS IMPERATOR AVGVSTVS) (Roma, 24 de septiembre de 15 - 22 de diciembre de 69) fue un emperador romano que reinó desde el 2 de enero de 69 hasta el 22 de diciembre del mismo año.

Aulo Vitelio era hijo de Lucio Vitelio, cónsul y gobernador de Siria bajo Tiberio. Vitelio pasó su juventud en Capri entre los favoritos del emperador Tiberio. Consiguó el favor de Calígula por ser buen auriga, y el de Claudio y Nerón por ser buen jugador de dados. La amistad de esos emperadores le permite ser primero cónsul en 48, y más adelante, entre 60 y 62, procónsul de África. Tras la caída de Nerón, es nombrado, ante la sorpresa general, comandante de las legiones de Germania inferior por Galba. De esa época data el aprecio que hacia él tenían sus subalternos y soldados, puesto que era bastante poco estricto.

Vitelio no era ambicioso, más bien perezoso y se sentía más atraído por la comida y la bebida que por el poder. Tras la muerte de Galba, asesinado por Otón, Vitelio es proclamado emperador, o para ser más preciso, emperador de los ejércitos de Germania Inferior y Superior por sus legiones el 2 de enero de 69 en Colonia Agrippinensis (Colonia). Al mismo tiempo, Otón es proclamado emperador en Roma por la guardia pretoriana que comanda Ninfidio Sabino. Vitelio divide entonces sus legiones en dos grupos. Toma el mando de uno y envía el otro contra Otón. Debe su acceso al trono a sus dos generales Cecina y Valens que mandaban las dos legiones del Rhin: éstos cruzaron los Alpes y derrotaron al ejército de Otón en la Batalla de Betriac, el 14 de abril de 69. Otón se suicidó dos días después y Vitelio pudo desfilar en Roma como triunfador.


Vitelio en un sestercioEl 19 de abril, el Senado confirma el nombramiento de Vitelio como emperador. El ejército de Vitelio se había dedicado a saquear y sembrar el terror durante su trayecto y el nuevo emperador también había manifestado una gran crueldad, con lo que su popularidad cayó en picado.

El 1 de julio, las tropas de Egipto proclaman a Vespasiano emperador. Al conocer la noticia, las legiones de Moesia, Panonia, y Dalmacia también se rebelan y prestan juramento a Vespasiano. Éste acababa de aplastar la rebelión de los judíos y representaba a los ojos de los romanos una mayor estabilidad. En Roma se producen disturbios, y para aplastar la rebelión, Vitelio incendia el Capitolio para dar muerte a Flavio Sabino, prefecto de Roma y hermano de Vespasiano. Antonio Primo, al frente de las legiones del Danubio, invade el norte de Italia y derrota al ejército de Vitelio en Cremona a finales de octubre de 69. A continuación se dirige a Roma. Uno tras otro, todos los aliados de Vitelio se unen a Vespasiano. Vitelio intenta sin éxito todo tipo de negociaciones para conseguir la paz. Cuando entran las primeras tropas intenta huir de Roma y se esconde en casa del portero de palacio. Es capturado por los hombres de Primo, reconocido por la plebe y lapidado. Después de ser arrastrado se echó su cadáver al Tíber

Domiciano hijo pequeño de Vespasiano es nombardo César y heredero (a la vez que su hermano Tito, que entonces no estaba en Roma), a la espera de la llegada del emperador Vespasiano a Roma a finales de 70.

1.1.07

Otón

Marco Salvio Otón (nombre imperial en latín: IMPERATOR MARCVS OTHO CAESAR AVGVSTVS) (Ferentinum, 32 - Bedriacum, 16 de abril de 69), fue emperador romano de enero a abril de 69.

Nacido en Ferentinum (o Ferentium) en Etruria, muere en Bedriacum el 16 de abril de 69, pertenecía a una familia de notables (abuelo senador, padre procónsul de África con Tiberio, había sido elevado al rango de patricio por el emperador Claudio).

Según Suetonio, Otón no fue un personaje muy recomendable, puesto que era capaz de cualquier cosa para lograr sus objetivos. Sedujo a una anciana con el único objetivo de entrar en contacto con Nerón de quién será uno de los favoritos. Se dice que fue amante del propio emperador. También según Suetonio, sabedor de las intenciones de Nerón de asesinar a su madre Agripina, colaboró abiertamente con él organizando la cena de la noche del asesinato.

Sin embargo cayó en desgracia al negarse a restituir a Sabina Popea, con la que se había casado para complacer a Nerón, pero de la que se había enamorado. Como consecuencia de ello, fue desterrado 10 años a Lusitania en donde ejerció de cuestor con una moderación y desinterés excepcionales.

Tratando de vengarse, apoyó a Galba para deshacerse de Nerón. Sin embargo, cuando supo que Galba había adoptado a Pisón, vio que sus sueños de acceder al poder supremo se desvanecían. Acosado por las deudas, no le queda más solución que la de deshacerse de Galba y de Pisón, con la ayuda de la guardia pretoriana. La conjura es bastante improvisada pero sale bien. Se presenta enseguida ante el Senado.

Sin embargo, su camino hacia el poder se encuentra con Vitelio, a quien las tropas acaban de proclamar emperador en Germania inferior. Otón sale a su encuentro y tras algunas pequeñas victorias en el norte de Italia, acaba derrotado en Bedriacum. Otón se suicida con una sorprendente dignidad (según Suetonio).

Galba

Servio Sulpicio Galba. (título oficial en latín: SERVIVS GALBA IMPERATOR CAESAR AVGVSTVS) (h. 3 adC - Roma, 69) Emperador romano. Hijo de una familia aristocrática romana, fue nombrado Pretor en el año 20 y Cónsul en el 33. Calígula lo mandó como legado a Germania y más tarde (año 45), fue designado procónsul en África. Fue Nerón quién lo envió a la Tarraconense y en el año 68, Cayo Julio Vindex, uno de los gobernadores provinciales de la Galia, se levantó contra Nerón. A él se unió Sulpicio, junto con las tropas de Lusitania y África. Las legiones nombraron emperador a Galba pero rehusó hasta que el Senado lo ratificase. La tropa pretoriana se había unido a Galba y Nerón se suicidó y, con él, murió el último descendiente de la familia de Augusto.

Con la extinción de la primera familia imperial de Roma se produjo un gran vacío en el corazón del Imperio. No obstante, a pesar de que el Senado aprobara el gobierno de Galba, esté duró solo 7 meses en el cargo, pues la Guardia Pretoriana y las legiones de Germania se sublevaron y fue asesinado en nombre de Otón.