¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

23.7.10

De panes pompeyanos y otros detritos biológicos

Ya hemos comentado en otras ocasiones que la erupción del Vesubio en el 79 dC fue una tristísima desgracia que ha tenido una consecuencia positiva casi 2000 años después: La absoluta congelación en el tiempo de una ciudad, con habitantes, edificios y todo tipo de enseres incluidos.

Ya hemos visto otras muestra antes, pero como ejemplo de sorprendente conservación aquí teneis un panecillo que cubierto por las cenizas volcánicas se ha mantenido en relativo buen estado hasta hoy:

Roman Bread a bit overdone by the pyroclastic flow from Vesuvius that engulfed Boscoreale


Actualización: Mientras escribía esto, me ha entrado en el RSS Reader un interesantísimo artículo que nos presenta un tema relacionado: Los arqueologos en misión pompeyana han redirigido sus esfuerzos desde la recuperación de grandes elementos arquitectónicos hacia el redescubrimiento de pequeños detalles de la vida doméstica de los antiguos romanos, como la alimentación. En el caso de Herculano, hay numerosos restos de alimentos que se han conservado de forma aceptable, desde el pan que os mostraba en la foto anterior a platos repletos de olivas ( a ver si encuentro la foto por algún sitio); sin embargo, en el caso de Pompeya esto no es así. Por este motivo, arqueólogos como Andy Fairbairn, han puesto en el ojo de mira las letrinas y cloacas de la ciudad. Allí están encontrando (vaya sorpresa) grandes cantidades de excrementos humanos y restos alimentarios, crucial base para reconstruir las dietas alimenticias de muestros antepasados. Os recomiendo una lectura tranquila del artículo titulado Pompeii Poop que publica la Discovery Channel Magazine.


Artículos relacionados: Pompeya y Herculano





¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?
Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com o bien seguirme por Twitter

2 comentarios:

  1. Excel·lent post, Ramiro. He recomanat el teu blog a uns alumnes: encantats!

    ResponderEliminar
  2. El platito de las olivas está nada más y nada menos que en el reportaje de la caca de pompeya ese al que aludías.

    http://classics.uc.edu/~ellis/PompeiiPoop.pdf

    ResponderEliminar