¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

9.9.07

Graffittis en Pompeya

Como ya comentamos hace unos días, la trágica erupción del Vesubio supuso que ciertos aspectos de la vida cotidiana de esta ciudad de 25.000 habitantes quedasen congelados y que hayan llegado inalterados hasta nuestros días. Paradójicamente, la muerte de miles de personas tuvo como contrapartida la perpetuación de unos restos arqueológicos de valor incalculable, que de cualquier otro modo se habrían perdido, y que nos permiten conocer la civilización desde su vertiente más cotidiana.

Los graffittis pompeyanos

Una de estas manifestaciones de la vida cotidiana son los graffittis, escrituras populares con que los romanos tenían por costumbre adornar las paredes. Sus motivos eran variados, desde comentarios mordaces sobre política local, hasta explícitos anuncios de servicios de prostitución, desde declaraciones de amor, hasta hechizos y maldiciones contra personas.

Lo que es cierto, es que esta es probablemente la única y en todo caso la mejor manifestación que nos ha quedado de la voz del pueblo llano del Imperio romano. Ni la literatura ni el teatro nos permiten captar la realidad del día a día de unas personas que vieron trágicamente truncadas sus vidas hace 1928 años.

Implicaciones sorprendentes

Aparte de la variedad de temáticas, y del hecho en sí de que se haya conservado este tipo de inscripciones y epigrafía, destaca el hecho de que estaban realizadas por personas de las cuales no se esperaría este nivel de alfabetización. Por ejemplo, en uno de los burdeles se han encontrado hasta 120 graffittis diferentes, realizados en gran parte por las mismas prostitutas (CIL VII, 12, 18-20). Aunque otros graffittis nos permiten intuir el uso de escribas de pared, como los anuncios políticos o de juegos en el circo, el gran volumen de anotaciones anónimas y sobre temáticas más ordinarias nos demuestra que el conocimiento del latín por parte de la población era extenso, y que si muchos los sabían leer, no eran muchos menos los que lo sabían escribir.

Ejemplos curiosos de epigrafía: Sexo, crimen y gladiadores

Como en todas las épocas, la delincuencia estaba muy presente, y la forma de luchar contra ella podía ser más o menos sutil:
"Una cacerola de cobre ha sido sustraida de esta tienda. Quien la devuelva recibirá un premio de 65 sestercios. Si alguien entrega al ladrón sera recompensado."
Pobre del ladrón...

En fín, en la academia de gladiadores encontramos a un modesto tracio que nos habla así de sus habilidades amatorias:
“Celadus el Tracio hace suspirar a las chicas”
(Suspirium puellarum Celadus thraex) CIL IV, 4397
En cambio, los hay que optaban por la humildad:
"Restituto ha dejado insatisfechas a muchas chicas"
Como ya os he dicho antes, las temáticas eran muy variadas:
"Apollinaris, médico del Emperador Tito, fue bien de vientre aquí"
Tambien había que avisar de los juegos gladiatorios, especialmente cuando era uno mismo quien los financiaba:
"Veinte parejas de gladiadores, provistos por Décimo Lucrecio Satrio Valente, sacerdote perpétuo de Nerón, hijo del Emperador, y diez parejas de gladiadores provistos por Décimo Lucrecio Valente su hijo, lucharán en Pompeya los días 8, 9, 10, 11, y 12 de Abril. Habrá una gran cacería. Emilio Celer escribió esto a la luz de la Luna."
... y sobre política local

Parece ser que la recomendación de los vecinos era básica para conseguir un puesto:
"Sus vecinos piden que se vote a Tiberio Claudio vero como duumvir"
... y que incluso las recomendaciones personales funcionaban como anuncio:
"Vesonio Primo solicita la elección de Gneo Helvio como Edil, un hombre digno del ejercicio público"
... y que hasta era cuestión de religiones:
"Los seguidores de Isis como grupo piden la elección de Gneo Helvio Sabino como edil"
Aunque también había anuncios que simplemente apelaban al sentimiento de compasión.
"Haced a Lucio Cesernino duumviro quinquenal de Nuceria, os lo ruego: Es un buen hombre."
En suma...

Como habreis podido comprobar, estos testimonios escritos en las paredes de Pompeya son un crisol de realidades sociales del más alto valor; nos proporcionan una fotografía del personaje anónimo, de sus inquietudes y sus motivaciones, que de ninguna otra manera hubiéramos podido llegar a conocer.

Con este ya son unos cuantos motivos para programar una escapada hasta el Sur de Italia, aprovechando los varios puentes y festividades que los españoles tenemos de aquí a final de año!! Para el resto de mis lectores, los más cercanos y los más lejanos, tiempo habrá de hacerle una visita a Pompeya.

Para profundizar en el tema:

>> ¿Qué es el Corpus Inscriptionum Latinarum (CIL)?
>> Leer más inscripciones en el Ancient History Sourcebook



La nueva forma de entender la historia

www.historiaclasica.com

5 comentarios:

  1. xD me gustan los grafittis, esto fortalece mi postura que siempre va ocurriendo lo mismo, pasen los siglos que pasen.

    El Judío

    www.eljudio.net

    ResponderEliminar
  2. Excel·lent post. També ho són els altres! Enhorabona!

    ResponderEliminar
  3. Somos un grupo de investigadores y artistas argentinos trabajando sobre los graffitis pompeyanos y deseariamos compartir información.
    Nuestro mail es bbedoya@ciudad.com.ar
    saludos

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Como podría yo encontrar más información sobre este tema? hay alguna manera de recopilar fotos y fechas sobre estos primeros graffitis en Pompeya? existieron estas tipografías también en Grecia?
    Esas son algunas de mis dudas.... porfavor, ayuda desesperada.

    la_mizra@hotmail.com

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.