¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

27.4.07

Los Rostra


Foto por cortesía de Theodosius.

¿Qué eran los rostra?

En la acepción de náutica el rostrum era el espolón de bronce que reforzaba la proa de los navíos de guerra, un pico que embestía las naves enemigas para hundirlas, un arma que dio muy buenos resultados.

En el año 338 adC (época de la República) el cónsul Cayo Menio se vio envuelto en una batalla contra la flota de los volscos en el puerto de Antium, donde obtuvo una gran y definitiva victoria. El cónsul mandó arrancar los rostra (espolones) de los barcos enemigos para trasladarlos a Roma y colocarlos en el muro de la tribuna de oradores del Foro Romano. Desde entonces esta fue conocida como rostra y por extensión se acabo por dar el nombre a dichas tribunas. En origen esta tribuna se debía encontrar entre el foro de época republicana y el comitium, que entonces se encontraban diferenciados, por lo que los oradores podian ser escuchados de una y otra parte.

En el 44 adC César la trasladó a su actal ubicación en el foro. Juntó a la tribuna se encontraban el miliarium aureum erigido por Augusto y que era el punto de partida supuesto de todas las carreteras del Imperio, situado del lado que linda con el templo de Saturno y el umbilicus urbis, al extremo norte de la tribuna, algo mas tardío.

En el otro extremo del foro y formando parte del podio del templo de César se encontraba una segunda tribuna los rostra divi Iuli, decorados con espolones de los barcos egipcios apresados en la batalla de Actium.

Una tercera tribuna se piensa que estaba emplazada frente al templo de Cástor, ya que las fuentes hablan de los Rostra tria.

Los rostra, testigos de la historia de Roma

Si los rostra han pasado a la historia es por que fueron el escenario de grandes sucesos y momentos memorables. Por citar sólo uno, desde esa plataforma pronunció Marco Antonio su discurso célebre, del cual Shakespeare nos ha trasladado su versión inmortal.

>> Leer discurso fúnebre de César, tal y como Shakespeare pone en boca de Marco Antonio (sorry, in English!!)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.