¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

15.9.08

Adriano y la divinización de Trajano

Paco Zuleta, lector infatigable de este blog, me hace llegar un interesante texto que narra las exequias, triunfo póstumo, y proceso de divinización del emperador Trajano, realizados bajo la atenta mirada de su sucesor, Publio Elio Adriano. Como resultado de los mismos, ha quedado para la posteridad uno de los monumentos {fúnebres} más visitados de la capital romana: La Columna Trajana.

Extracto de "Adriano: La biografía de un emperador que cambió la historia", de Anthony Birley, de Ed´Península/ Atalaya


En otoño se le ofreció a Adriano un triunfo por las victorias sobre los partos, que fue rechazado de manera muy oportuna; además, él mismo había propuesto la divinización de Trajano. En ese momento, al hallarse Adriano de vuelta, se pudo llevar a cabo el rito de la apoteosis. No se han conservado detalles, a excepción de la noticia de que las cenizas del difunto emperador fueron depositadas en la base de su gran Columna, una distinción inusitada y contraria a la práctica romana. La tumba de Augusto en el Campo de Marte estaba ya, en cualquier caso, ocupada (se había hallado en ella espacio para los restos de Nerva).

En cuanto al triunfo, se decidió celebrar uno póstumo-lo cual parece un tanto extravagante-en honor del propio Trajano (el tercero de los suyos). El Senado y el ejército desfilaron a lo largo de la vía triunfal portando una estatua del conquistador divinizado. ¿Se suponía que aquello mitigaría el resentimiento generado por la cesión de las conquistas de Trajano? La verdad era que la expedición contra los partos había tenido resultados catastróficos bastante antes del fallecimiento de Trajano. De todos modos, se celebraron juegos que se repetirían anualmente, los ludi Parthici, cuya presidencia se asignaría regularmente a uno de los pretores. Las ceremonias del verano del año 118 debieron de ser la ocasión en que Adriano «ordenó que se vertiera bálsamo y azafrán por las gradas del teatro en honor de Trajano». También fue, sin duda, entonces cuando se llevó a efecto la decisión de erigir un templo al deificado Trajano. Y solo en ese momento pudo haberse resuelto adornar la Columna con un friso continuo conmemorativo de las guerras de Dacia, la decisión la habría tomado el propio Adriano."





¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com
¿Aprender historia y practicar inglés a la vez?

Puedes subscribirte al feed RSS del World History Journal
La historia no es tan sólo cuestión de fechas

Descúbrelo subscribiéndote al feed RSS sobre Historia de la Humanidad


1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.