¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

15.6.09

No fueron 3 sino 4... la historia de un perro llamado Delta

Me envían la historia mis amigos de Blogging Pompeii, el blog de los arqueólogos profesionales que están trabajando en Pompeya y Herculano, lo cual ya le da un cierto aire de respetabilidad a la noticia... por lo que me comentan, sólo han encontrado referencias al tema en un libro de 1822... con lo cual, vosotros mismos, tomaros esta historia con amplitud de miras y poco ojo crítico...

Gipsabdrücke von Hohlräumen, die ein 79 n.Chr ...Image via Wikipedia


... pues bien, resulta que un investigador americano ha dado con documentos que hablarían de los restos de un perro conservado en las ruinas de Herculano... hasta aquí todo normal... seguramente a estas alturas ya os han venido a la mente las crudas imágenes de los restos de las víctimas de la erupción del Vesubio en el s. I dC, que asoló las ciudades costeras de Pompeya y Herculano. De hecho, una de las figuras que se han conservado milagrosamente es la de un perro que debía estar atado con una cadena y que no pudo escapar...

... aquí es cuando entramos en el terreno ambiguo entre los datos históricos perdidos y las leyendas urbanas: Parece que en algún momento se encontraron en Herculano los restos de un perro que portaba un collar con una inscripción en griego con su nombre , Delta, y que decía algo así como "Delta, que ha salvado la vida de su dueño Severino en 3 ocasiones"... por lo visto dicho collar pasó a formar parte de la colección de antigüedades del Gran Duque de la Toscana.

... lo curioso del caso es que según estas fuentes, el cuerpo del perro escondía una sorpresa, el cuerpo de un niño de entre 10 y 12 años, a quien el perro supuestamente trataba de proteger de las cenizas volcánicas que acabaron sepultando a ambos... lo cual sería una muy bonita historia de lealtad, otro ejemplo de perro que cumplió con el deber de proteger a su amo hasta el final, en lo que fue no ya su tercera, sino la 4ª ocasión en que lo hacía, aunque en este caso lamentablemente fracasó.

Como ya os he dicho al principio, aunque quien me manda la historia es de confianza, carecemos de fuentes que la corroboren. Obviamente no se conserva ni el collar ni ambos cuerpos, el del perro o el del niño. Tan sólo contamos con la referencia en esa fuente de 1822 {desconozco cuál es} lo cual no es mucho.

En todo caso, sea un hecho real o sea un mito, no deja de ser una bonita historia que pone de manifiesto lo mucho que nos queda por conocer de estas 2 joyas de la arqueología, Pompeya y Herculano.


PS: Llegados a este punto, si sois tan sentimentales como yo, ahora sería un buen momento para irse a buscar un Kleenex.


Artículos relacionados: Pompeya y Herculano


Si te ha gustado esta noticia, sería una buena idea
compartirla en Menéame



¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com

2 comentarios:

  1. magnifica historia de amor, lealtad y amor incondicional que deberiamos aprender todos los humanos.

    ResponderEliminar