¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

16.8.07

El final de Pompeyo Magno

La verdad es que Pompeyo es uno de esos personajes que no dejan a nadie indiferente. ¿Fue un genio militar que a diferencia de César dió muestras de su talento desde muy temprana edad? ¿o fue un inmenso ególatra, únicamente superado por Don Julio?

Seguro que si os pregunto a vosotros obtendré tantas respuestas como lectores tengo, no obstante lo que es indudable es que, sin Pompeyo, César no hubiera sido quien acabó siendo. Yo me inclino por reformular el viejo tópico de que detrás de todo gran hombre hay una gran mujer (hoy en día también sucede a la inversa), y plantearlo de la siguiente forma: Detrás de todo gran hombre hay un gran enemigo.

En el texto que hoy os planteo recordamos el tristemente célebre pasaje de su final, humillante y vulgar para alguien que hizo gala de extraordinarias capacidades. Hasta César, avergonzado por la muerte recibida por su gran enemigo, le acabó otorgando un funeral digno, más acorde a la preeminencia del personaje. Muy emotiva la última frase del texto "La fortuna le desamparó en tal medida que a quien le faltaba tierra para vencer, le faltó también para la sepultura".

Cap 53 Aunque unos le aconsejaban (a Pompeyo, tras Farsalia) que buscara asilo entre los partos o que se dirigiera a África, donde tenía al rey Juba, muy fiel a su partido, se decidió por ir a Egipto, porque recordaba los favores que había tenido con el padre de aquel Ptolomeo que era un niño y que ahora reinaba en Egipto. Pero, ¿quién recuerda los favores cuando sobreviene la adversidad? O ¿quién piensa que debe reconocimiento a unos infortunados? ¿o es que la fortuna no determina un cambio de lealtades? Así, por consejo de Teódoto y Aquilas, los enviados por el rey para recibir a Gneo Pompeyo que llegaba le convidaron a pasar desde su nave de carga. Después de hacerlo, el hombre más destacado de la nación romana fue degollado por orden y decisión de un esclavo egipcio, en el consulado de Gayo César y Publio Servilio. Éste, después de tres consulados y otros tantos triunfos, y del sometimiento de la tierra entera, el fin de la vida de un hombre muy recto y excelente, que se había elevado a un nivel insuperable, la víspera de cumplir cincuenta y ocho años. La fortuna le desamparó en tal medida que a quien le faltaba tierra para vencer, le faltó también para la sepultura.

Veleyo Patérculo, Historia Romana


La nueva forma de entender la historia

www.historiaclasica.com

2 comentarios:

  1. Amigo, reconozco tu derecho a de blogger a la presentación de un texto corto, pero creo necesario que se presente tambien la "venganza"...

    Cap 54 La fidelidad del rey y de los que entonces estaban bajo su autoridad no fue mayor para César de lo que lo había sido para Pompeyo. Porque le tendieron emboscadas cuando arribaba, y se atrevieron después a hostigarle con las armas, pero pagaron con la vida su merecido a los dos generales supremos, al uno después de muerto, al otro) que seguía vivo.

    Arturo Herrera

    ResponderEliminar
  2. De Hecho Cayo Julio Cesar y Cneo Pompeyo Magno Fueron Grandes amigos treinta y tres años antes de la muerte de magno, por un tiempo fueron yernos y se dice, o mas bien se a pasado de boca en boca de generación a generación que Cesar lloro la muerte de Pompeyo, lo cual no puedo asegurar, pero de lo que si estoy seguro es de que Cayo Julio Cesar se dirigió a Alejandria para buscar a Cneo Pompeyo Magno y solucionar así algunos problemas que habían tenido al elegir distintos bandos en la guerra civil, Cesar no sabia nada de la muerte de este hasta que el Rey de Alejandria le otorga como obsequio de su venida la cabeza y el anillo de Pompeyo lo cual fue que enfureció a Cesar y casi desata una guerra contra el mismo Egipto con solo Seis Mil Soldados.

    ResponderEliminar