¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

29.1.08

El Concilio de Nicea, el ocaso de la Civilización Clásica

Por Santi Benítez

Es imposible hacer una reflexión fundada sobre que fue, pero, sobre todo, que ha significado para el ser humano el Concilio de Nicea sin situarlo en el contexto histórico en el que se desarrolla. Porque es ese contexto histórico el que coloca a sus actores relevantes y el que dibujaría la escena de un mundo que, a partir de dicho Concilio, se tragaría todo lo anterior a causa del fundamentalismo religioso, hundiendo a la humanidad en más de 1000 años de oscurantismo; la Edad Media. Y sin hacer esa reflexión es imposible entender cómo la sabiduría de sabios y filósofos, recogida y mimada durante más de diez siglos anteriores a dicho Concilio en bibliotecas, academias y escuelas, fuera, de repente, tragada por la noche de los tiempos durante otros diez siglos. Sabiduría que, aún hoy día, no ha sido recuperada del todo y que, con toda probabilidad, jamás lo será.

Constantino Superstar (306-337)

Es evidente que el hecho histórico más relevante en el siglo IV, tras la restauración del Estado llevada a cabo por Dioclesiano, es la conversión del cristianismo en el catolicismo, siendo, de la noche a la mañana, la religión sociológicamente dominante del mundo mediterráneo. Si a principios de siglo el cristianismo no deja de ser una más de las tantas religiones de salvación de origen oriental existentes en el Imperio, mediado el mismo y tras su reconversión en catolicismo, se transforma en una marea que lo engulliría, mediatizaría y estrangularía todo, desde la misma sociedad, hasta la cultura y, por supuesto, la política. Ese cambio, sin embargo, no se produjo sin una profunda crisis que queda reflejada en el pensamiento histórico y literario de la época.

Esto sería inexplicable sin la figura de Constantino (306-337) como emperador de oriente. Es más, si el reinado de Constantino no hubiera tenido lugar, el catolicismo no existiría. Como figura histórica Constantino vive una época convulsa y tremendamente complicada, lo que refuerza su imagen de hombre inteligente que no sólo fue un gran militar y estratega, sino también un político hasta la médula. Todo ello sin obviar el carácter severo, violento y de ostentación que marcaron a casi todos los emperadores del imperio.

Hay que trasladarse hasta el 1 de mayo de 305, cuando Diocleciano abdica, para ver a las claras como la crisis del sistema llamado Tetrarquía (dos césares y dos Augustos) se hace evidente. La retirada de los dos Augustos implicaba de forma directa la trascendencia del poder imperial, no inherente a quien lo ejerciera. Por lo tanto, los dos Césares pasaron a ser Augustos (Constancio y Galerio, ostentando aquel el titulum primi nominis, la preeminencia moral sobre el título de Emperador), y se nombran dos nuevos Césares: Maximino para oriente y Severo para occidente. El equilibrio del sistema es precario, siempre lo fue, pero ahora lo es más que nunca. El mecanismo de poder, mal fundamentado por Diocleciano, mezcla dos reglas incompatibles: la elección subjetiva y arbitraria del aspirante - derecho de este en el sistema de sucesión del Augusto-, y el automatismo propio del sistema monárquico - hereditario por primogenitura-. Esto sólo dio lugar a una serie de luchas, principalmente por la exclusión del sistema en el 305 de los hijos de aquellos que fueron Augustos y Césares. En ese alzamiento, Constantino, hijo de Constancio, logra controlar la Galia e Hispania, siendo nombrado César por Severo - quien termina siendo asesinado por los propios pretorianos que nombran Augusto a Majencio, hijo de Maximiano-. Para terminar de arreglar el desaguisado Diocleciano nombra a un Augusto occidental por su cuenta, Licinio, en 308.

Todo esto podría parecer muy complicado a simple vista, pero es más sencillo de lo que parece. Imagínense que en el año 308 siete emperadores tenían, más bien pretendían tener el título de Augusto: Maximiano, Galerio, Constantino, Majencio, Maximino Daia y Licinio. Incluso Domicio Alejandro, en África, se vistió de púrpura. Evidentemente la situación se solucionó a base de eliminación, nunca mejor dicho, de candidatos. Maximiano fue asesinado precisamente por Constantino, su propio yerno, en el año 310. En el 311 Galerio muere de enfermedad, no sin antes publicar un edicto de tolerancia religiosa hacia los cristianos, a los que persiguió enconadamente por servir de espías para sus adversarios. Ese mismo año un prefecto de Majencio asesina a Alejandro. Estos hechos dejan camino expedito a Constantino y Majencio en el Oeste, y a Licinio y Maximo Daia en el Este.

Lo cierto es que la figura de Majencio ha sido considerada como la de un usurpador por todos los historiadores, y como la de un tirano y asesino de cristianos por parte de las fuentes eclesiásticas. Lo primero es cierto, lo segundo no podría estar más lejos de la realidad. Majencio, de hecho, siempre practicó políticamente la tolerancia religiosa. Y tiene su lógica dado que los problemas que lo obligaban a gobernar al día, con el único apoyo de los pretorianos y del pueblo romano - la plebe-, no así de los elementos senatoriales que no veían con buenos ojos la fiscalidad impuesta a sus patrimonios, a lo que hay que sumar la pérdida de Hispania a manos de Constantino, y la falta de avituallamiento de Roma por culpa de los disturbios causados por Alejandro en África, no le permitían preocuparse por quien y que religión se practicaba.

Sin embargo, quien tomó la iniciativa que restablecería la unidad imperial fue Constantino, demostrando ser el mejor estratega de los cuatro en liza. Sabía que Licinio, responsable de la península balcánica, no intervendría ya que había llegado a un entendimiento con Maximino, así que invadió Italia por los Alpes y derrotó en el Puente Milvio a Mejencio el 28 de octubre de 312. La tradición católica entiende esa victoria como milagrosa e incluso dice que las legiones adoptaron la cruz como emblema para ir a la batalla, in hoc signo vinces. Pero la realidad es que el milagro habría sido que Majencio hubiese podido vencer a las legiones sólo con sus pretorianos, por no hablar de que las legiones mandadas por Constantino portaban como estandarte un esbozo de lo que más tarde pasaría a ser el Crismón o Lábaro, estandarte militar de Constantino, no la cruz, que como símbolo cristiano no fue usado jamás, y como símbolo católico no es usado hasta bien entrado el siglo VII. Es más, la cruz como símbolo era repudiado por los cristianos por su origen simbológico pagano ("Los cristianos incluso repudiaban la cruz debido a su origen pagano. [...] Ninguna de las imágenes más antiguas de Jesús lo representan en una cruz, sino como un dios pastor a la usansa de Osiris o Hermes, portando un cordero" - Barbara Walker, The womans enciclopedia of myths and secrets, San Francisco, Harper and Row, 1993-).

Constantino llega a un acuerdo con Licinio, más dado a negociar que a luchar, para repartirse el pastel, ganando a su causa a todos los grupos religiosos que pululan por el Imperio con el Edicto de Milán de 313. Para empezar la idea no parte de Constantino, sino de Licinio, que ya en el 311 había usado el mismo sistema firmando junto a Galieno un edicto de tolerancia para apaciguar a los grupos religiosos de sus ámbitos gubernamentales. Este primer edicto de 311, firmado por Licinio y Galieno, es obviado por las fuentes eclesiásticas de forma interesada, tomando el firmado en 313 como de libertad de culto para los cristianos en exclusiva y dando como impulsor del mismo a Constantino. Lo cierto es que tanto el de 311 como el de 313 son edictos de tolerancia religiosa para todas y cada una de las religiones que existen en ese momento, no sólo para los cristianos.

Este entente entre Constantino y Licinio dejó a Maximino Daia aislado. El edicto consiguió que las diferentes religiones en los territorios de este último se volvieran más belicosas e incluso inspiraran revueltas. Esto sumado a su débil posición estratégica dio como resultado su derrota en Adrianópolis a manos de Licinio ese mismo año 313. Maximino Daia es considerado por fuentes eclesiásticas como un acérrimo perseguidor de cristianos (¿...?). El Imperio volvía a tener los Augustos precisos. Licinio se convirtió en cuñado de Constantino al casarse con su hermana. Pero sólo eran aliados en apariencia.

La necesidad de creación del "Imperium Christianum" (306-379)

Es ese año 313 cuando Constantino comienza, de verdad, a tener en cuenta a los cristianos como fuerza de mantenimiento del orden y la paz, no sólo porque están organizados a lo largo y ancho de todo el Imperio, lo que los convertía también en una fuerza de espionaje y sabotaje sin parangón, sino porque la doctrina cristiana se acercaba mucho a lo que él mismo entendía por una religión. Como su padre, Constantino era un adepto al culto solar - Sol Invictus-. Las fuentes católicas se hacen eco de su revelación divina a raíz de una aparición. Lo cierto es que Constantino fue adicto a las apariciones divinas, entre ellas la de un Apolo Solar durante su estancia en Vosgos. Es evidente que Constantino era más un hombre de Estado que un hombre religioso, y su política al respecto lo prueba. Durante el año 313 los símbolos cristianos se multiplican en las monedas y las menciones a otros dioses "paganos" se van apagando. Pero es en el año 314 cuando los cristianos le piden que intervenga en una disputa con respecto a la doctrina donatista, vendiéndole la imagen de perturbación de la paz que producía la duplicación de la doctrina cristiana. Era evidente que la idea de unificación que Constantino albergaba tendía a cerrar una disputa que había dividido el norte de África, fuente de avituallamiento de todo el Imperio, donde surgían comunidades cristianas paralelas por doquier con una doctrina que estaba tomando el tinte de una cierta lucha social - los campesinos, literalmente trillados por los impuestos imperiales para el mantenimiento de las luchas internas entre los tetrarcas, se sintieron más cerca de los donatistas, cuya nueva doctrina aprovechaban para saquear haciendas y bienes de aquellos que no la compartían-. Donde de verdad Constantino vio la oportunidad fue en que, si bien los cristianos no donatistas le habían pedido intervención, los donatistas también lo hicieron. Y él no desaprovecha la ocasión para imponer su criterio. Nombra a Milciades, obispo de Roma y a Marcos, procónsul de África, como jueces en la disputa, celebrando el llamado Concilio de Arlés, al frente del cual pone a Ceciliano. La cuestión no era que el Concilio terminara con el cisma donatista, para Constantino la cuestión era que el Concilio de Arlés es el primer Concilio sujeto a arbitrio imperial y abría una serie de posibilidades que, como hombre de Estado, no le pasaron desapersividas. El Concilio de Arlés es el verdadero antecedente histórico para el Concilio de Nicea, también sujeto a arbitrio imperial.

A partir del año 314 Constantino entra en una espiral filocristiana favoreciendo a dicha doctrina frente al resto. Entiende perfectamente que la religión es un arma formidable si consigue que esta respalde al Estado: gobernar al ciudadano no sólo legislativamente, sino también moralmente. Esta actitud lo enemista rápidamente con Licinio, más dado a la tolerancia hacia todas las religiones, que comienza a tener problemas con el fundamentalismo cristiano que se extiende por sus dominios a causa de Constantino. Este termina por atacarlo de forma unilateral arrancándole las provincias de Panonia y Mesia. Pero finalmente se acuerda una tregua de diez años. Al mismo tiempo Diocleciano muere en Salona, haciendo que la situación vuelva al principio de la sucesión hereditaria. En rigor, el concepto dinástico requiere un sólo emperador que imponga a su propia dinastía. Así que la guerra estalla en el 324, presentada por la tradición católica como una cruzada, cuando no deja de ser el mismo sistema de eliminación que se venía produciendo desde 312. Licinio es derrotado en Adrianópolis y luego en Asia Menor. Se rinde, siendo ejecutado junto a su hijo. Este acto, bárbaro en apariencia, restablece la concentración de poder imperial en una sola mano, asegurando la sucesión dinástica en esas mismas manos.

Una vez eliminados todos sus adversarios, que optaban a obtener el mando del Imperio, Constantino comienza a cimentar las bases para que ese mando que ahora ostenta no pueda ser discutible. Para ello primero crea una base que respalde a su dinastía, así que la llama segunda dinastía "flavia", sosteniendo que su padre era descendiente de Claudio II, el Gótico. Convencido de la necesidad de crear un gobierno respaldado por una religión de Estado, se lanza de lleno a la creación del Imperium Christianum. Las bases para ello las viene creando desde el 313, cuando comienza su actitud "césaropapista". Es más, él es el primero que acuña el concepto de Iglesia Católica, no San Pedro ni ningún otro santo, Constantino. En una carta enviada al procónsul de África, Anulino, a raíz del cisma donatista, se incluyen dos puntos que aclaran cuales son sus intenciones. Es el primer escrito en el que aparece el concepto de catholica ecclesia - es decir, universalmente reconocida- y la exención de sus clerici de las cargas (numera) curiales; la concesión de la inmunidad eclesiástica. Podría parecer que este acto fue gratuito, pero teniendo en cuenta que los cristianos, donatistas y no donatistas - aunque son los primeros lo que se apropian del término-, se consideran a si mismos soldados de Cristo - agonistici-, y que Constantino vislumbra ese Imperium Christianum, no sólo no se puede decir que es un acto gratuito sino que además se puede aseverar que fue interesado y, políticamente, muy acertado.

La creación intelectual del crisol de la cristiandad.

Si bien en el año 325 la religión más favorecida por el Estado, no sólo desde la ley, sino también de forma económica, es la cristiana, no deja de ser cierto que la religión más popular es el mitrianismo. El ferreo código moral cristiano y el fundamentalismo del que hacen gala los cristianos no atrae demasiado a una ciudadanía que acostumbra a cambiar de religión según sus preferencias, el tipo de celebraciones que practican, etc, etc. Esto se debe a la gran oferta religiosa que existe.

Hasta el año 320, el cristianismo es tolerado y favorecido, pero nunca convertido en la religión oficial del Estado. Es la época de compromiso con la antigua religión - Constantino seguía siendo pontifex maximus, impronta que remarca en el Crismón o Lábaro, estandarte militar de Constantino- y de equilibrio entre cristianos y paganos. Tanto es así que el Emperador tiene consejeros de varias religiones... pero por los cristianos tiene a Osio de Córdoba (256-357).

Esta figura, que parece pasar desapercibida en los libros de historia, siendo nombrada sólo de soslaire, jugará un gran papel en los hechos que desembocarían en el Concilio de Nicea. Para poder demarcar su carácter decir que, anteriormente, ya participa de forma activa en el Concilio de Elvira en Hispania. Concilio poco conocido en el que se trata la separación de las comunidades judías hispanas y estrictas prohibiciones para alejar a los cristianos de "ambientes" paganos. Estas prohibiciones afectaban desde la asistencia de cristianos a las carreras de cuadrigas hasta el culto imperial o la asistencia a fiestas promovidas por otras religiones - no he logrado encontrar cual sería el castigo para quienes obviaran estas prohibiciones-. Entre sus 81 cánones, todos disciplinares, se encuentra la ley eclesiástica más antigua concerniente al celibato del clero, la institución de las vírgenes consagradas (virgines Deo sacratae), referencias al uso de imágenes - cuya interpretación aún es muy discutida-, temas como el matrimonio, bautismo, ayuno, excomunión, enterramiento, vigilias, o cumplimiento de la obligación de asistir a misa. Pero no adelantemos acontecimientos...

Constantino se da perfecta cuenta de que si quiere un respaldo religioso a su política, si pretende conseguir el gobierno del hombre por la ley y la moral, necesita no sólo respaldar su dinastía, ser pontifex maximus o ejercer el cesaropapismo. Es menester que las diferentes religiones admitan el origen divino de su poder, no porque sea dios, sino porque dios así quería que fuera. Necesita que las diferentes religiones respalden al Estado y unifiquen criterios que le sean más provechosos al Imperio. Precisa que las distintas religiones unifiquen criterios en vez de entrar en una guerra abierta por los creyentes. En parte ya lo está consiguiendo con el mitrianismo - Sol Invictus- y el cristianismo. Un buen ejemplo de ello es que el Festival del Nacimiento del Sol Inconquistado (Dies Natalis Solis Invicti) se celebraba cuando la luz del día aumentaba tras el sosticio de invierno, en alusión al "renacimiento" del sol. Este Festival corría desde el 22 al 25 de diciembre... -¿Les suena?-, curiosamente resulta que es a partir del Concilio de Nicea cuando queda sentado que el 25 de diciembre es la fecha del nacimiento de Cristo - no de Jesús, de Cristo-. También quisiera señalar que el gorro que usaran obispos, arzobispos y el mismo Papa, la mitra, tiene su origen en el tocado de dignidad que llevaban los sacerdotes de Mitra y, posteriormente, los sacerdotes persas que vestían de blanco - es evidente que el tocado no era, ni mucho menos, parecido a lo que, hacia el siglo V, se usaba en la Iglesia Oriental, que no pasaba de ser un bonete semiovoide. Pero su origen está claro y es indiscutible-. Incluso el halo que aparece en las figuras de los santos rodeando su cabeza es una copia del que aparece alrededor de la cabeza del auriga del carro del Sol Invicto.

Para el Emperador no existía problema a la hora de reunir a las diferentes religiones paganas. El problema era, precisamente, meter en el saco a los cristianos. Y Arrio fue la excusa perfecta. No se puede decir que Constantino engañara a los cristianos, sin duda Osio tenía muy claro cual era el fin último del Concilio que el Emperador quería hacer, pero también tenía muy claro que las ventajas para el cristianismo de esa unificación de doctrinas que diera lugar a un credo universal eran muchas, siempre y cuando todo lo aprobado en Elvira pudiera ser impuesto, y, de paso, se quitaba de enmedio no sólo a Arrio, que se estaba convirtiendo en un verdadero problema en las diosesis orientales, sino a otras muchas "herejías" incipientes basadas en los diferentes evangelios que pululaban por el imperio. Aquí Constantino también da muestras sobradas de ser un hombre de Estado. La doctrina arriana le es más simpática que la fundamentalista ostentada por Osio - el arrianismo es más acorde con su concepto de monarquía divina, el Hijo subordinado al Padre, al igual que el César al Augusto-, pero entiende que es necesario perder algo para ganar mucho.

Nicea

El Concilio de Nicea se celebra en el 325 en la ciudad de la que toma nombre - la actual Iznik-, en Asia Menor. Lo convoca directamente el Emperador Constantino, y las fuentes eclesiásticas dan por cierto que por consejo de Osio de Córdoba. "Son las mismas fuentes que no reconocen la asistencia al Concilio de Nicea de otras sectas y religiones. Sin embargo esto no es discutible dado que las decisiones tomadas en este Concilio unifican en el credo cristiano diferentes tradiciones que nada tenían que ver con el cristianismo hasta su celebración: la fecha de la Navidad es un buen ejemplo (...)" - Reverendo Robert Taylor, The Diegesis: Being a Discovery of the Origin, Evidences, and Early History of Christianity. Never yet before or Elsewhere So Fully and Faithfully Se, Kyla (Montana), Kessinger Publishing Company, 1997-.

El Concilio de Nicea fue una verdadera cumbre que reunió a los líderes cristianos de Alejandría, Antioquía, Atenas, Jerusalén y Roma, junto a los máximos representantes del resto de las sectas y religiones más representativas en el ámbito del Imperio romano - Apolo, Deméter/Ceres, Dioniso/Baco, Jano, Júpiter/Zeus, Oannes/Dagón, Osiris e Isis y, por supuesto, el Sol Invictus, este último representado por el propio Emperador-. En este aspecto es revelador que se guarden las actas del Concilio de Elvira, así como lista fiel de asistentes y de los cánones que se aprobaron allí, pero resulta que las actas de Nicea - Concilio a todas luces más importante-, así como los cánones resultantes estén tan rodeados de controversia. Por poner un ejemplo, resulta que la mayoría de los cánones que, supuestamente, se aprueban en Nicea son un calco de los aprobados en Elvira - tanto es así que las fuentes eclesiásticas han intentado hacer pasar el Concilio de Elvira como posterior a Nicea. Pero resulta que sus actas, en las que se recogen los cánones y el nombre de los asistentes, están fechadas, así que no cuela-, y ninguno de ellos hace referencia ni directa ni indirecta a la fecha de celebración de la Navidad, cuando se sabe a ciencia cierta que el 25 de diciembre es impuesto como tal en Nicea.

Tampoco parece que haya una posición clara de quienes asisten a dicho Concilio, cosa que no ocurre con ningún otro, ni anterior - Concilio de Arlés, Concilio de Elvira, etc-, ni posterior. Hasta hace poco más de 40 años la iglesia negaba que existieran listas de asistentes. Es entonces cuando se, digámoslo así, matiza lo dicho, porque esas fuentes se negaban a si mismas, que sí reconocían que hubo que firmar un documento de adhesión al Credo que fue aprobado por casi todos los asistentes - se conocía hasta los nombres de los dos asistentes que no lo firmaron: Teón de Marmárica y Segundo de Tolomeo-. Las fuentes eclesiásticas reconocen que "Las listas de firmantes han llegado hasta nosotros muy mutiladas, desfiguradas por los errores de los copistas (...)" - Enciclopedia Católica-, algo que, visto lo visto, es más que lógico. El estudio de dichas listas sólo ha sido permitido a H.Gelzer, H.Hilgenfeld, O.Contz y C.H.Turner, dando lugar al reconocimiento de unos 220 nombres, aunque, cosa extraña, en las listas aparece el nombre del firmante, diósesis, filiación y... ¡Su religión! (¿...?).

Pero este Concilio no sólo es curioso por eso. El "Milagro" de Nicea también permitió quitar de enmedio 266 evangelios mediante la "intervención divina", que consistió en poner los 270 evangelios bajo una mesa del salón del Concilio, cerrar la puerta con llave y pedir a los Obispos que rezaran durante toda la noche para que dios pusiera sobre la mesa aquellos que fueran inspirados por él. Claro que, a falta de actas, tampoco sabemos quien guardó la llave durante la noche. Lo cierto es que a la mañana siguiente los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan estaban sobre la mesa. Sobrenatural o no, el responsable del "milagro" debió de haber ponderado mejor la elección de estos cuatro evangelios, pues los escogidos incurren en abundantes contradicciones lo que hace imposible que sean, por llamarlo de alguna manera, fiables. Por ejemplo, en el evangelio de Mateo se afirma que el nacimiento de Jesús fue dos años antes de la muerte de Herodes, mientras que si es a Lucas a quien tenemos que hacer caso, Herodes llevaría nueve años muerto en el momento del nacimiento de Cristo. ESto, que podría ser incluso cómico, la elección de esos cuatro evangelios de entre los 270 existentes, tuvo como consecuencia la muerte de decenas de miles de cristianos durante los tres años siguientes a la finalización del Concilio, porque la posesión de cualquiera de los 266 restantes se tipificó como un delito capital - Lloyd Graham, Deceptions and myths of the Bible, Nueva York, Citadel Press, 1991-.

Sin embargo, lo más importante es que lo que resulta del Concilio de Nicea es el catolicismo, con variaciones bastante pequeñas, que hoy día conocemos. Aparece de forma efectiva lo que será, ya para los restos, la catholica ecclesia, no sólo como concepto sino con un refinamiento en cuanto a organización que jamás había tenido ninguna otra organización religiosa, ni lo tendrá después. Se aprueba todo lo relativo a las elecciones episcopales, los patriarcas y su jurisdicción, todo lo relativo a la excomunión, la prohibición de abandono de sus iglesias por parte de los clérigos, así como la prohibición de que Obispos, sacerdotes y diáconos pasen de una iglesia a otra. En este concilio se llegan a sentar incluso las bases de la liturgia que hoy día conocemos... pero también se le dan poderes a la nueva iglesia para embarcarse en una campaña de censura a gran escala destinada a silenciar a millones de disidentes a través del asesinato, la quema de libros, la destrucción de obras de arte, la desacralización de templos, la eliminación de documentos, inscripciones o cualquier otro posible indicio que pudiera poner en duda su derecho a ejercer el gobierno del espíritu del hombre, y que condujo a occidente a unos niveles de ignorancia desconocidos desde el nacimiento de la civilización grecoromana - "A fin de oculta rel hecho de que no existía base histórica alguna que justificase sus ficciones teológicas, el sacerdocio cristiano tuvo que recurrir al deleznable crimen de destruir casi cualquier traza de lo ocurrido durante los dos primeros siglos de la era cristiana. Lo poco que fue permitido que llegase hasta nosotros lo habían alterado y distorsionado hasta dejarlo por completo carente de cualquier valor histórico" Jonathan M. Roberts, Antiquity unveiled: ancient voices from the spirit realms, Mokelumne Hill (California), Health Research Books, 1970-.

La consumación del "Imperium Christianum"

Por su parte Constantino consigue aquello que se había propuesto, la creación de una religión de Estado que respaldará su poder, y con el tiempo el de todas las monarquías europeas siempre y cuando sean católicas, como entregado por el propio dios. Sin embargo, pasan muy pocos años entre un Constantino, monarca que preside un Concilio que ha logrado hacer a su medida y en los términos que pretende, intentando estatalizar a la religión que nace de dicho Concilio, y esta carta enviada por un Osio dejando claro cual era el espíritu de aquellos que, como supuestos defensores de la fe, acudieron a Nicea: "Yo fui confesor de la fe cuando la persecución de tu abuelo Maximiano. Si tú la reiteras, estoy dispuesto a padecerlo todo antes que a derramar sangre inocente ni ser traidor a la verdad. Haces mal en escribir tales cosas y en amenazarme (...) Dios te confió el Imperio, a nosotros las cosas de la Iglesia (...) Ni a nosotros es lícito tener potestad en la tierra, ni tú, Emperador, la tienes en lo sagrado..." La historia, y a las pruebas me remito, desdijo a Osio e hizo salir las verdaderas intenciones de la iglesia, dando la vuelta a aquella tortilla que tan bien creyó hacer Constantino. Todo ello en menos de cien años.

Una vez que las autoridades eclesiásticas obtienen el derecho legal de destruir cualquier obra escrita que se opusiera a las bases sentadas en Nicea, entre los siglos III y VI, bibliotecas enteras fueron arrasadas hasta los cimientos, escuelas dispersadas y confiscados los libros de ciudadanos particulares a lo largo y ancho el imperio romano, so pretexto de proteger a la iglesia contra el paganismo. En el siglo V la destrucción era tal que el arzobispo Crisóstomo escribió con satisfacción: "Cada rastro de la vieja filosofía y literatura del mundo antiguo ha sido extirpado de la faz de la tierra" - Lloyd Graham, Deceptions and myths of the Bible, Nueva York, Citadel Press, 1991-. Se establece la pena de muerte para cualquier persona que escribiera libros que contradijeran las doctrinas de la iglesia. En la lista de aquellos que participaron en ello hay muchos nombres de los "doctores" de la iglesia. El propio Gregorio, obispo de Constantinopla y último doctor de la iglesia, fue un activo incinerador de libros. La construcción de iglesias sobre las ruinas de los templos y lugares sagrados de los paganos no sólo se convirtió en una práctica común sino también obligada para borrar por completo el recuerdo de cualquier culto anterior. Sin embargo, hubo cierta justicia poética en todo ello. En Egipto, ante la imposibilidad material de demoler las grandes obras de la época faraónica o de borrar los jeroglíficos grabados en la piedra, se optó por tapar los textos egipcios con argamasa, lo cual, lejos de destruirlos, sirvió para conservarlos a la perfección hasta nuestros días y eso ha permitido que tengamos un conocimiento de antiguo Egipto más detallado que el de los primeros siglos de nuestra era y, lo que es más importante, aquellos jeroglíficos preservaron la verdad, ya que contenían la esencia y el ritual del mito celeste que, casualidades de la vida, tiene una enorme similitud al mito evangélico.

"Tras quemar libros y clausurar iglesias paganas, la iglesia se embarcó en otra clase de encubrimiento: la falsificación por omisión. La totalidad de la historia europea fue corregida por una iglesia que pretendía convertirse en la única y exclusiva depositaria de los archivos históricos y literarios. Con todos los documentos importantes custodiados en los monasterios y un pueblo llano degenerado al más absoluto analfabetismo, la historia cristiana pudo ser falsificada con total impunidad, convirtiendo a una religión de Estado en un Estado en si misma". Barbara Walker, The womans enciclopedia of myths and secrets, San Francisco, Harper and Row, 1993.

Conclusión

Bajo mi punto de vista, y en vista de los hechos expuestos, no creo que nadie sea capaz de negar la intención de Constantino y mucho menos la de aquellos santos padres de la iglesia católica. Tampoco creo que yo sea el más indicado para sacar conclusiones al respecto. Así fueron los hechos, y así se los he contado. Todo lo expuesto aquí no forma parte de un saber esotérico u oculto, se trata de hechos conocidos, si bien no difundidos. Hagan la prueba. Si interrogan a cualquier académico ducho en el tema no tendrá más remedio que reconocer que la fundación del cristianismo y la posterior fundación de la iglesia católica está cimentada en siglos de fraude, mentiras e intriga.

No me gustaría que alguien entendiera que las intenciones que promueven este texto que han leído tienen que ver con vilipendiar la religión como concepto. Nada más lejos de la realidad. Como filósofo, se me hace impensable creer que los hechos, los datos, la historia, la verdad al fin y al cabo, menoscabe la religión. Todo lo contrario. Bajo mi punto de vista sí lo hacen las falsedades y manipulaciones históricas que cimentan creencias areligiosas que benefician únicamente a aquellos que las propagan en detrimento de los creyentes, la mayoría de las veces con la única intención de imponer normas morales y éticas que poco o nada tienen que ver con las creencias reales de quienes las practican. Creer en la existencia de dios, sea este el que sea, creer en su bondad y piedad, que no es otra cosa que creer en la bondad y piedad del ser humano, no tiene nada de malo, es incluso deseable. Como bien dijo Voltaire "Si dios no existiera, habría que inventarlo", porque cuando no existe la capacidad para crear una serie de normas éticas y morales propias la existencia de la religión suple dicha incapacidad.

Espero que les haya sido interesante o, cuando menos, que les haya impulsado a leer un poco sobre el tema y sacar sus propias conclusiones.

Ôo-~



BIBLIOGRAFÍA

ALFÖLDI, A.: The conversion of constantine and pagan Rome, Oxford, 1948.
ALLARD, P.: Julien l'Apostat, 3 vols., Roma, 1972.
ARNHEIM, M. T. W.: The Senatorial Aristocracy in the later roman Empire, Oxford, 1900.
BAIGENT & LEIGH: The Dead Sea scrolls deception, Nueva York, 1991.
BAYNES, N. H.: Constantine and the christian church, Oxford, 1972.
BIDEZ, J.: La vie de l'Empereur Julien, París, 1930.
BIONDI, B.: Il diritto romano cristiano, 3 vols., Milán, 1952 y 1953.
BOISSIER, G.: La fin du paganisme, París, 1903.
BOWLER, D.: The age of Constantine and Julian, Londres, 1978.
BREZZI, P.: La política religiosa de Constantino, Nápoles, 1965.
BURCKHARDT, J.: Die Zeit Constantins des Grossen, Stuttgart, 1929.
CAMACHO, S.: Creadores de dioses, Madrid, 2000.
CHASTAGNOL, A.: Le Bas-Empire, Paris, 1969.
DÖRRIES, D.: Dar Selbstzeugnis Kaiser Konstantins, Gotinga, 1954.
EHRHARDT, A.: Constantin der Grosse: Religionspolitik und Gesetzgebung, Z.S.S., 1955.
GABBA, E.: Per la storia dell'esercito romano in età imperiale, Roma, 1974.
GRAHAM L.: Deceptions and myths of the Bible, Nueva York, 1991.
GANSHOFFER, R.: L'evolution des institutions municipales en Occident et en Orient au Bas-Empire, París, 1963.
JONES, A. H. M.: Constantine and conversion of Europe, Londres, 1948.
LABBRIOLLE, P. DE; BARDY, G., Y PALANQUE, J. R.: De la paix constantinienne à al mort de Théodose, París, 1936.
MASSEY, G.: Historical Jesus and the Mythical Christ or Natural Genesis and Typology of Equinoctial Christolatry, Montana, 1998.
MAYER, R.: Byzantion, Konstantinopel, Istanbul, eine genetische Stadtgeographie, Viena, 1943.
MAURICE, J.: Constantin le Grand, París, 1924.
MAZZARINO, S.: Aapetti sociali del quarto secolo. Ricerche di Storia tarda romana, Roma, 1951.
MOMIGLIANO, A.: Paganism and Christianity in the fourth Century, Londres, 1962.
NISCHER, E. V.: The army reforms of Diocletian and Constantine - Journal of Roman Studies, XIII, 1923.
PALANQUE, J. R.: Le Bas-Empire, París, 1971.
PIGANIOL, A.: La fiscalité du Bas-Empire, Journal des Savants, 1946 - L'Empereur Constantin, París, 1932 - L'Empire chrétien, París, 1947 - L'economie dirigée dans l'empire romain au IVe siècle, Scentia, serie 6, XVI, 1947.
REMONDON, R.: La crisis del Imperio romano de Marco Aurelio a Anastasio, Barcelona, 1967.
SCHWARTZ: El emperador Constantino y la Iglesia cristiana, Madrid, 1926.
STEIN, E.: Historie du Bas-Empire, 2 vols., París, 1959.
STONE, M.: When God Was a Woman, Nueva York, 1978.
VAN DE BERCHEM, D.: L'armeé de Dioclétien et la reforme constantinienne, Institut Francais de Beyrouth, LVI, 1952.
VOGLE, CH.: Constance II et l'administration impériale, Estrasburgo, 1979.
VOGT, J.: Zur Frage des christlichen Einflusses auf die Gesetzgebung Konstantin, Fest. Wenger, II, 1945 - Konstantin der Grosse und sein Jahrhundert, Munich, 1960.
WAITE, C.: History of the christian religion in the year two hundred, California, 1992.
WALKER, B.: The womans enciclopedia of myths and secrets, San Francisco, 1993.
WELLS, G. A.: Did Jesus exist?, Búfalo, 1975 - The historical evidence for Jesus, Búfalo, 1988.
WHELESS, J.: Forgery in Christianity, Health Research, 1990.



Nota del editor
Recuerda que este post de hoy tiene un formato un poco especial. 2 bloggers invitados, el Sr. Caboblanco y el Sr. Benítez, se ofrecieron a explicar un mismo acontecimiento pero cada cual desde su muy personal punto de vista. El tema ya lo conoceis: Las implicaciones del Concilio de Nicea. Pues bien, teneis 2 formas para votar cuál es vuestro artículo preferido:
  1. En la cabecera del blog, lateral derecho, teneis un pequeño formulario donde votar. Estos votos supondrán un 50% de la valoración final. Ya sé que el sistema es un poco pedestre y que presupone que todo el mundo se ha leido los 2 artículos, pero bueno, confío en el buen juicio de todo el mundo. Si eres lector de este blog vía RSS, clica aquí para votar.
  2. El resto de la valoración dependerá de los comentarios cualitativos que me hagais llegar a la dirección del blog: historiaclasica@gmail.com


Indice




La nueva forma de entender la historia

www.historiaclasica.com

61 comentarios:

  1. Pedazo de Articulo. Excelente. Relatas de manera brillante el nacimiento del catolicismo. Hace mucho quería leer un relato como este, que mostrara de manera cruda como comenzó todo esto. Vote por ti porque comienzas mucho mas atrás y terminas mas adelante. Ojala repitan estas competencias.

    ResponderEliminar
  2. Mi voto también va para este artículo, está muy bien expuesto todo, el otro tampoco está mal, pero este me parece mejor y coincido más con lo expuesto aquí que en el otro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Pues muchísimas gracias a los dos. Sólo he expuesto lo que dice la historia, la de verdad, al respecto. He intentado ser lo más fiel posible a lo muchísimo que existe editado al respecto.

    Espero que el artículo, por lo menos, sirva para que se animen a leer más sobre el tema o, por lo menos, a que se aficionen, más si cabe, a la historia que, como verán, de aburrida no tiene nada.

    Un saludo.

    Ôo-~

    ResponderEliminar
  4. Grandioso artículo! Bien fundado, didáctico y ameno. Lo único, ¿podría alguien editar los últimos parrafos para corregir la letra cursiva? Dificulta un poco la lectura.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. El artículo es un poco tendencioso me parece a mí. No veo que hay de malo en absorber tradiciones de otras religiones y creencias a la propia. Además lo escribes casi con rabia, parece que fueras con un mazo. Además que parece que culpas de la "oscuridad posterior" casi en su totalidad a la Iglesia. Yo no veo en la Edad Media una época ni tan atrasada ni tan oscura.

    ResponderEliminar
  6. Don inquisidor, ¿Me lo está diciendo en serio? En el siglo II de nuestra Era los niños escribían grafitis en las paredes riéndose de los profesores y la plebe usaba los panfletos para quejarse de los gobernantes. En el siglo V de nuestra Era sabían leer y escribir menos del 10% de los europeos. En el siglo VII menos del 5%. Tanto era así que Alejandro Magno no sabía leer... yo diría que si alguien usó una masa para destrozar y hacer desaparecer a toda una civilización, desde luego no fui yo.

    Lo de que la Edad Media no fue atrasada ni oscura... pues me gustaría señalar que murieron asesinadas más personas en la Edad Media que durante la primera y segunda guerra mundial juntas - la inmensa mayoría ejecutadas por la Iglesia, y no quisiera señalar la peste, que hizo estragos entre la población porque se obvió los tratados musulmanes por ser de infieles-, por no hablar de que fueron torturados y asesinados más judíos que durante la Alemania nazi... con diferencia.

    No tengo ninguna rabia contra la Iglesia. Me es indiferente.

    Ôo-~

    ResponderEliminar
  7. Enhorabuena a los dos.
    Coincido con algun comentario que ha subrayado que parace haber tenido más tiempo el Sr. Benitez, aunque realmente el Sr. Caboblanco le ha tocado lidiar con la posición más difícil (como se intuía en el momento de serle asignada tal postura por Ramiro) con la que seguramente no está de acuerdo plenamente

    ResponderEliminar
  8. Muy buenos ambos artículos. Tan solo una cosa: decir que en el medievo murieron más personas que en la primera y segunda guerras mundiales, la inmensa mayoría ejecutadas por la iglesia es una majadería del tamaño de un cuarto de baño

    ResponderEliminar
  9. Don Anónimo, tiene usted razón... en parte. Lo que ocurre es que me he expresado mal, o más bien con poca exactitud.

    Si bien gente como Michael Nordberg se niega a llamar a la Edad Media Edad Oscura, y basa su trabajo Den dynamiska medeltien (La edad dinámica) en una serie de reflexiones acerca de como el término, según él, es interesado y extendido por una serie de eruditos renacentistas a fin de otorgarse el honor de ser los que se interesaron primeramente por redescubrir, llamémoslo así, lo que fue y significó la Civilización Clásica, lo cierto es que decir que la sabiduría y el saber en general, que se pierden a raíz del Concilio de Nicea, desaparece a causa de las invasiones barbaras no sólo no tiene ningún tipo de base histórica, sino que además esa aseveración sí que es interesada.

    Le pondré un ejemplo de lo que quiero decir. Uno de los mayores males que hay que combatir en cuanto a la extensión de la pandemia más terrible a la que se enfrenta en estos momentos el ser humano, el SIDA, es la ignorancia. Cosas como que los preservativos son impregnados con el virus del SIDA por parte de las empresas que los fabrican y las ONG's que los reparten de forma gratuita en Africa no ayudan a que esa ignorancia sea superada. Sino todo lo contrario. Esa aseveración de la que le hablo, que los preservativos están infectados de SIDA, fue hecha por un Arzobispo católico africano, Francisco Chimoio - al que la iglesia católica no ha desmentido, claro-.

    De igual forma, durante el periodo histórico en el que la peste negra asoló Europa, una cosa tan sencilla como abrir los bubones, tanto en el caso de la peste bubónica como neumónica, habría salvado entre el 25 y el 65% de la población. Pero como eso estaba sacado de tratados médicos musulmanes hacerlo podía significar la hoguera - entre el siglo XIV y XVII fueron asesinados en la hoguera más de 2000 médicos (Sólo en España más de trescientos - Cirujanos y médicos frente a la inquisición novohispana Michelli Serra Alfredo Gac Méd Méx 2003-).

    Y ahora, permítame rectificar lo que digo en el comentario al que hace referencia:

    "(...) me gustaría señalar que murieron asesinadas más personas en la Edad Media que durante la primera y segunda guerra mundial juntas - la inmensa mayoría ejecutadas por la Iglesia, cuando no por ser responsable directa de la ignorancia y superstición resultante de ella. Y quisiera señalar como ejemplo la peste, que hizo estragos entre la población porque se obviaron los tratados musulmanes por ser de infieles (...)".

    Y me reitero en la cantidad de judíos asesinados durante la Edad Media, en muchos casos tomados como cabeza de turco para ser culpados incluso de la peste - Pablo IV es un buen ejemplo al respecto-.

    Ôo-~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estudiando con mi hijo encontre este blog, realmente me parecio increible! Que bueno que lo hayas publicado. Siempre tuve datos colgados acerca de estos temas y fue una iluminacion poder contar con lo que escribiste. Me sorprende gratamente y te felicito por tu compromiso y veracidad.

      Eliminar
  10. Interesante, No sabia q existian estas cosas en internet xD Solo Chateo y nahh mas pero con estos temas cualquiera se pone a leer jejeje ata YoP :D

    ResponderEliminar
  11. totalmente deacuerdo

    ResponderEliminar
  12. Este es un trabajo que respeta las condiciones para ser consideraso analisis historico,no ideologico,si bien esto ultimo siempre se infiltra por tratarse de analisis humanos,pero la adecuada fundamentacion basada en documentos y en consideraciones psicologicas de las motivaciones de los personajes que responden al conocimiento real de los mismos,y no a obscuras abstracciones indemostrables,lo hacen muy convincente.Gracias por la bibliografia

    ResponderEliminar
  13. Meses después de ver el video documental " LA historia mas grande jamás contada", quise saber mas sobre el concilio de Nicea y he aquí la información que necesitaba para redondear las cosas. muchas gracias. Muy buen trabajo
    Daniel

    ResponderEliminar
  14. estoy de acuerdo con la información del Señor Santi Benítez y en su conclusión, pero no tenemos derecho a menguar la fe de los demás,como tampoco ellos de imponer sus creencias ,pues así polarizan al mundo en dos grupos y lo enemistan creando así un verdadero caos mundial y terrible.Lo mejor es presentar La Verdad como usted apreciado Benítez lo presenta y que cada cuál exprese su propia opinión sin violentar a los demás.

    ResponderEliminar
  15. ¿Es en serio el artículo?

    :D

    ResponderEliminar
  16. Como se mantiene una unidad de criterio orientada hacia el poder?. La Iglesia está gobernada por poderosas familias ancestralmene?

    ResponderEliminar
  17. Brillante trabajo Sr Benitez. Agradezco la publicación de este artículo del que verdaderamente he disfrutado: documentado, serio, ameno, apasionado. Muy interesante el punto sobre la intervención de representantes paganos que entiendo plausible y de lo que no tenia noticias. Además de Taylor, ¿hay otros autores que lo defiendan?.
    Creo que el principal error del emperador en Nicea fue imponer una creencia para intentar conseguir la paz social. El infierno está lleno de buenas intenciones. Creo que el resultado habría sido el mismo si hubiera prevalecido el mitraismo o los cultos eleusinos. Cualquier creencia excluyente que hubiera triunfado habría producido los mismo efectos. La consecuencia inmediata de la supresión de libertades fue incultura, decadencia, miseria, crisis continuas y a la postre mayor violencia. El monopolio religioso supone el hundimiento de la civilización y del progreso.
    La historia cristiana ha remarcado como uno de los motivos de la decadencia del imperio romano la falta de moral del paganismo, esta moralidad que se aduce fue la misma en la monarquia, la república y el imperio, perduró desde el origen, la ascendencia y el declive de la cultura romana. La principal causa del fin de Roma fue precisamente el advenimiento de la iglesia, sin dejar de mencionar que los periodos mas “amorales” han tenido lugar dentro de la misma iglesia.

    ResponderEliminar
  18. Vicente, no estoy de acuerdo con su comentario según el cual cualquier religió o culto religioso que hubiese sido impuesto constantino para unificar el imperio, habría tenido los mismos nefastos resultados. Lo mas peligroso para la humanidad resultó ser precisamente que se le otorgara poder a una religión excluyente e intolerante como lo es el cristianismo. En efecto, el cristianismo al haber heredado el concepto monoteísta (un solo dios) del judaísmo, es por esencia una religión que niega reconocimiento al otro que no profese su culto, que considera al otro un pecador, un ignorante, un peligro, o los tres al mismo tiempo. Al considerar que solo existe un dios, niega la existencia de otros dioses creados por otras culturas. El monoteísmo llevó a la iglesia católica a asesinar y torturar millones de personas en europa, américa y africa, y como lo dice el autor a acabar con el patrimonio cultural de la antiguedad. Si otra religión de carácter politeísta (varios dioses) hubiese sido impuesta por constantino, el mundo no habría caido en una época de oscuridad, ostracismo, intolerancia y exclusión de semejantes magnitudes.

    ResponderEliminar
  19. Andrés, estoy de acuerdo en todo lo que dices en tu comentario. El auge de la civilización de los últimos 10.000 años se debió en parte al politeísmo, aquí se da la importancia justa a la religión permitiendo el avance de otras actividades como la filosofía y la ciencia y facilitando el desarrollo de la humanidad. Estoy convencido que las religiones monoteístas perjudican a la sociedad; lo único importante es “el dios” y cualquier cosa que lo contravenga ha de ser eliminado. Toda sociedad donde se instaure un pensamiento monoteísta hegemónico esta avocado al fracaso simplemente porque se niega la humanidad y el progreso.
    Sobre Nicea hay muchos puntos oscuros, será difícil que alguna vez podamos saber como se desarrollaron realmente los hechos. Pero el objetivo de Constantino fue hacer una religión con el mismo modelo platónico de estado que defendía: Dios sería en la esfera celestial la figura del Emperador en la tierra y las otras religiones debían quedar fuera de sus fronteras. Lo que pareció una solución a los problemas religiosos del imperio se convirtió en la semilla que lo destruyó. El monoteismo platónico o neoplatónico es lo que a la larga descompuso el imperio.
    Por otra parte pienso que el cristianismo previo a Nicea y el posterior poco tienen que ver, sin mencionar la disparidad de sectas cristianas prevalentes en cada región, algunas incluso negaban la muerte y la resurrección. El triunfo del cristianismo con Constantino fue solo en el nombre, lo que triunfó fue un compendio sincrético de las principales religiones paganas

    ResponderEliminar
  20. Gracias, santi, por habernos dado otro punto de vista.de todo esto.
    exelente narracion.
    soy de mexico. y mexico lo que necesita es la verdad , ya que ha sido un pueblo gobernado en la ingnorancia. gracias a tres poderes. el estado , la iglecia y los medios de comunicacion

    ResponderEliminar
  21. Solo me queda opinar que su artículo es EXCELENTE, a las persona que han comentado, le sugiero muy respetuosamente, que investiguen un poquito más sobre el Emperador Constantino y cuales eran sus intenciones PERSONALES, para que se pueda entender el punto de vista del autor. asimismo les recomiendo ver el documental de menciona el amigo OSCARC,la historia mas grande jamas contada, y luego saquen sus propias conclusiones. Particularmente no soy un erudito escribiendo, pero puedo añadir que las ansias de poder del hombre en todas las épocas, tarde o temprano, han traído consecuencias nefastas a las civilizaciones, aqui me uno al señor de mexico, recordemos que america fué conquistada por dependencias del imperio romano Britania e hispania y por ende con sus raices culturales y religiosas, por hacer una referencia.UN PUEBLO INCULTO E IGNORANTE ES FACIL DE DOMINAR,...
    Jorge de Venezuela

    ResponderEliminar
  22. Muy queridos amigos, apasionados por la búsqueda de la VER dad. (No se crean que es un error, es así, "apasionados por la Ver DAD").
    FELICIDADES A TODOS.
    Felicitaciones al iniciador de esta idea de la HISTORIA CLÁSICA, de este debate, y desde luego al magnífico sintetizador del asunto de NICEA. Malamente llamado "CONCILIO". No parece que fuera exactamente una "conciliación" lo que se pretendía lograr y menos lo que finalmente se logró.
    Sólo tengo que decir, y lamentar, que Ud. Señor Benítez (o buen amigo Santi, como prefiera, YO PREFIRO LA SEGUNDA) denomine como "IGLESIA", o como "IGLESIA CATÓLICA", a una organización anticristiana, enemiga de Jesús de Nazareth y de sus mensajes de ALEGRÍA y ESPERANZA, y deseos de "paz a los hombres de buena voluntad".
    La "ecclesia" o "asamblea" de hermanos, "fieles" o amigos, que se reunían a compartir el pan, o la comida, recordando a Jesús de Nazareth, eso es la IGLESIA. "Cuando dos o más os reunáis en mi nombre, allí estaré yo en medio de vosotros". Esa es la IGLESIA.
    Y COMO ES "UNIVERSAL", PUES NO CIERRA LA PUERTA A NADIE, TAMBIÉN PODRÍA CONSIDERARSE "CATÓLICA" que es significado de "catholicos": "univesal", según tengo entendido. Sin embargo, ellos:
    Ni son IGLESIA: porque no "recuerdan a Jesús de Nazareth" compartiendo el pan, o la comida, con sus hermanos, amigos o "fieles".
    Ni es CATÓLICA: Porque no es UNI - VERSAL (CAMBIA DE "VERSO" o “VERBO”, de PALABRA, SEGÚN CAMBIAN LAS COYUNTURAS O CIRCUNSTANCIAS SOCIALES, POLÍTICAS, o ECONÓMICAS)
    Ni, mucho menos, es APOSTÓLICA, porque su acción ("por sus actos los conoceréis") no tiene mucho que ver con la de los amigos más cercanos, o "discípulos" de Jesús, llamado "el ungido" (o el "Cristos"). Es decir, los "apóstoles".
    Lo único que es, es, justamente, lo que no se dice, al menos, en estos primeros concilios, en los que todavía el Patriarca de Constantinopla, no excomulga al Obispo de Roma (que ahora llaman "PAPA") y viceversa. Eso que denominan “el Cisma de Oriente”.
    Es eso. Justamente, es lo único que es, esta ORGANIZACIÓN ENEMIGA DE LA VERDAD, Y POR TANTO DE LA LIBERTAD, Y POR TANTO DE JESUCRISTO, Y POR TANTO (AL MENOS SEGÚN ELLOS) ENEMIGA DE DIOS. ES DECIR: SATÁNICA ("SATANÁS" quiere decir, eso "ENEMIGO DE DIOS" u “opuesto a Dios”).
    LO ÚNICO QUE ES, ES, REALMENTE: ROMANA. ES ROMA MISMA, EN SU PEOR IMAGEN POSIBLE.
    QUE UD. LLAME O DENOMINE, "IGLESIA" a esa SECTA, anticristiana y pagana, que ha entendido que "Su reino" si "es de este mundo" realmente me duele, le digo la Ver - Dad.
    Ya me imagino que Ud. sólo los llama así para que se le entienda mejor, y da por bueno el nombre que esa ORGANIZACIÓN ó SECTA ANTICRISTINA, se otorga a sí misma, profanando el nombre de Jesús, es decir, para ellos sería cometer el pecado de "tomar el nombre de Dios en vano".
    Mejor se podría llamar IMPERIO ROMANO ANTICRISTIANO, sería más apropiado, ¿no le parece?
    O simplemente, se le podría llamar, nada más, ROMA, para abreviar, cuyo nombre está compuesto por unas siglas, o mejor dicho "letras", si se anotan, o leen, en sentido inverso, se leería, se diría: AMOR.
    AMOR-ROMA. ROMA-AMOR.
    AMOR sería lo opuesto a ROMA, o mejor dicho, al revés. ROMA, sería lo opuesto al AMOR.
    ¿Qué le parece?

    SALUDOS CORDIALES, FELICITACIONES Y ADELANTE, TODOS, POR LA VER DAD, sin TEMOR:
    ¡VER! ¡DAD!

    ResponderEliminar
  23. Este artículo si que es una manipulación de la historia.

    Solamente a título de ejemplo:

    Dice:

    curiosamente resulta que es a partir del Concilio de Nicea cuando queda sentado que el 25 de diciembre es la fecha del nacimiento de Cristo - no de Jesús, de Cristo-

    ES FALSO

    El papa Julio I pidió en 350 que el nacimiento de Cristo fuera celebrado el 25 de diciembre, lo cual fue decretado por el papa Liberio en 354. La primera mención de un banquete de Navidad en tal fecha en Constantinopla, data de 379, bajo Gregorio Nacianceno. La fiesta fue introducida en Antioquía hacia 380. En Jerusalén, Egeria, en el siglo IV, atestiguó el banquete de la presentación, cuarenta días después del 6 de enero, el 15 de febrero, que debe haber sido la fecha de celebración del nacimiento. El banquete de diciembre alcanzó Egipto en el siglo V.
    También dice:

    El Concilio de Nicea fue una verdadera cumbre que reunió a los líderes cristianos de Alejandría, Antioquía, Atenas, Jerusalén y Roma

    FALSO

    El Papa de Roma no asistió, envió a dos presbíteros Víctor i Vincentius


    También dice:

    Pero este Concilio no sólo es curioso por eso. El "Milagro" de Nicea también permitió quitar de en medio 266 evangelios mediante la "intervención divina",

    FALSO

    HISTORIA DE LA ELABORACIÓN DEL CANON DEL NUEVO TESTAMENTO:
    HASTA 175 d.C. (Padres apostólicos y primeros Padres apologetas): No hay catálogos elaborados, pero se citan explícita o implícitamente todos los libros del NT. Se comienzan a distinguir los evangelios canónicos (Mt, Mc, Lc y Jn) de otros escritos apócrifos no canónicos llamados también "evangelios".
    175-450 d.C.: Dudas respecto de los deteronocanónicos:
    Canon muratoriano (Roma año 180): falta Hb, St, 2 Pe.
    Otras listas: unas veces faltan unos libros, y otras veces, otros.
    Padres (Clemente Alejandrino, Ambrosio, Agustín, Jerónimo): reconocen la canonicidad de todos ellos.
    450 EN ADELANTE: No hay dudas sobre la canonicidad de los deuterocanónicos. Este consenso se ratificará en los Concilios de Hipona, Florencia y Trento

    ResponderEliminar
  24. Santi Benitez. Mi mas sinceras felicitaciones por este revelador articulo. Y, si, digo revelador porque por los comentarios que leo, la iglesia catolica, sigue teniendo
    bastante poder y algunos seguidores, y decir la VERDAD
    le puede costar a uno criticas e insultos (bueno ya se que en la época que describes era peor, la critica era una cruel ejecución).
    No te canses en discutir con fanáticos religiosos, que para razonar primero se tendrían que comprar un cerebro.

    La descripción que das de ese momento de la historia, es sencillamente perfecta, en la forma que lo haces y en el tema que tratas de fondo.
    ¡ MAGISTRAL !
    La pienso recomendar a todos mis amigos/conocidos aprovechando que les recomiendo que vean la película Ágora.

    Muchas Gracias y un saludo

    ResponderEliminar
  25. Don fcangel92, perdone que se lo pregunte, pero, ¿De dónde se ha sacado esas fechas? Si me va a decir que de fuentes eclesiásticas ahórreselo, porque son son falsas. No existe ningún historiador serio que pueda decir con pruebas en la mano que existe la más mínima referencia histórica fundada al cristianismo anterior al siglo II, y las posteriores hasta bien entrado el siglo III tienen tanta fiabilidad como las fotos de fantasmas que vemos en IV Milenio. Tiene su lógica. La Iglesia Católica viene diciendo desde hace un milenio y medio que el nacimiento de Cristo es el momento más importante de la humanidad... y sin embargo lo cierto es que ni siquiera existe la más mínima prueba histórica de que Jesús haya nacido, y menos de que fuera ajusticiado, ni en documentos romanos - que apuntaban todo lo que ocurría en el imperio, las sentencias y los ajusticiamientos, por ejemplo-, ni en los documentos judíos. ¿Sabe usted cuando se incluyó a Jesús en los textos judíos?

    Historia, no manipulación histórica, historia.

    La verdad os hará libres (Jn 8, 32), ¿O no es así?

    Ôo-~

    ResponderEliminar
  26. Quisiera saber si en El Concilio de Nicea se habló de la reencarnación y desde allí fue abolida del cristianismo o del catolicismo. Gracias Lola

    ResponderEliminar
  27. Estimado Sr. Benítez, podría adjetivar su trabajo aquí expuesto con todos los epítetos laudatorios que recoge nuestra rica lengua castellana, porque se los merece, y gala de ello se ha hecho aquí en diversos comentarios al mismo. Pero echo en falta un calificativo que no aparece y que, a mi juicio, es el que mejor podría definirlo: VALIENTE. En efecto, usted ha tenido el valor no ya de analizar objetiva y racionalmente un período histórico crucial para el devenir de la Humanidad, sino de revelar, sin prejuicios, sin hostilidad y sin miedo, el certero resultado de ese verdadero estudio forense. Con toda sinceridad y profundo respeto, le ofrezco mi mano para estrechar la suya, como hombre que soy y como defensor del Conocimiento Objetivo que trato de ser en todo momento.

    Eternamente agradecido,

    César.

    ResponderEliminar
  28. Enhorabuena por el artículo, la verdad es que de esto se suelen dar ideas vagas de lo que pasó pero nunca algo tan detallado, por lo menos a la gente que no estudiamos historia o filosofía.
    Algunos hechos ya los conocía, casi sin detalle y comentado por encima, y recalco nuevamente lo dicho antes, que esos conocimientos no están a "pie de calle", es cierto que por fortuna ahora no es difícil encontrarlos, pero tienes que buscarlo, no veo ninguna clase de historia en bachillerato que hable de esto y creo que sería muy importante. Por no hablar de la TV, donde quitando algún documental por lo demás no se menciona nunca.

    Muchas gracias por escribirlo y hacerlo público.

    ResponderEliminar
  29. Hola, he visto tu artículo en menéame y lo he leído con atención,en general está bastante bien expuesto, aunque luego leyendo los comentarios hay algo que me ha sorprendido.En este párrafo comentas:
    "¿Me lo está diciendo en serio? En el siglo II de nuestra Era los niños escribían grafitis en las paredes riéndose de los profesores y la plebe usaba los panfletos para quejarse de los gobernantes. En el siglo V de nuestra Era sabían leer y escribir menos del 10% de los europeos. En el siglo VII menos del 5%. Tanto era así que Alejandro Magno no sabía leer... "
    ¿De donde sacas que Alejandro de Macedonia no sabía leer? Con la educación más exquisita de la época, es gran conocida su afición a la lectura, y teniendo como preceptor a Aristóteles me resulta increíble esa afirmación que haces, supongo que habrá sido un error...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. Don Roberto, me dejó usted de piedra con lo de Alejandro Magno, pero claro, luego he mirado el comentario al que hace referencia y me he dado cuenta de la equivocación. Obviamente me refería a Carlo Magno.

    Le agradezco el aviso sobre la equivocación porque lo cierto es que es sería una verdadera burrada aseverar que Alejandro Magno no sabía leer y escribir, una verdadera barbaridad.

    Muchas gracias por señalármelo.

    Ôo-~

    ResponderEliminar
  31. gracias Santi por ilustrarnos con un artículo tan científico que proclama, por fin, la VERDAD. Publíquelo por favor en alguna revista científica (seria) y así ayudará a la humanidad a acabar con la terrible lacra del catolicismo, que ningún bien ha hecho jamás, salvo aniquilar la verdad y exterminar personas. Gracias por iluminarnos. De Verdad.

    ResponderEliminar
  32. no creo que el catolicismo sea una Lacra, tampoco que sea una piedra en el zapato para la humanidad,solo es una religion con principios muy conservadores y que si no fuera por ella no existirian los hospitales, las fuerzas publicas,la sociedad estructurada, inclusive nunca hubieramos conocido los numeros tal y como son hoy en dia.
    Tu articulo como historiador es muy bueno, pero nunca se debe tomar por lo personal; como historiadores debemos ser imparciales ante la historia y sus hechos.

    ResponderEliminar
  33. Tengo 41 años, Español pero francófono de nacimiento. Sabido es que Francia es un país laico con cierto arraigo, y desde muy joven llamaban a mi puerta muchas religiones. Con objetividad y curiosidad analizaba una tras otra y en mi análisis tenia en cuenta la base histórica de cada unas.
    No deja de ser curioso como la mayoría tienen bases históricas el confucionismo, Budismo, Islam , todos parten de personajes históricos contrastados como El príncipe Siddhārtha Gautama (buda), El filosofo Confucio(500 AC), Mahoma (500 DC).
    En cuanto al cristianismo (y no hablo solo del catolicismo), es la corriente religiosa que ha producido mas cismas de todos: Coptos, Ortodoxos, Católicos, Anglicanos, Protestantes, Testigos de Jehová, Adventistas, etc… Parece que no existen demasiado escrúpulos al respecto.
    Estoy tentado crear mi propio cisma eliminando todo lo infundado como la promesa del paraíso, la existencia de Jesús Cristo y sus milagros… y llamarla DDC (DOCTRINA DEPURADA CRISTIANA) pero MIRA POR DONDE si se parece a la DOCTRINA DE SOCRATES.
    Una lectura interesante al respecto es la de JESUCRISTO NUNCA HA EXISTIDO de Milesio (Emilio Bossi) que en línea con el señor Santi Benitez ahonda aun mas en la terrible manipulación cristina deduciéndolo a través de los propios evangelios. Ese libro lo leí hace mas de 20 años. Y amen de alguna inexactitud y alguna paginas escritas de un modo exacerbado. Me ha quedado claro que el Catolicismo y el cristianismo nació claramente como una religión para dominar almas y corazones, En una de las mejores operaciones de MARKETING de la historia de la humanidad. Logrando en una sola corriente tomar de aquí y de allá, doctrinas y corrientes exitosas como la de SOCRATES , Platón, los judíos o los coptos que adoraban a Serapis y al sol Invicto que por cierto son los Cristianos mas antiguos.
    Enhorabuena al Sr Santi por su acertada perspectiva histórica, ya sabemos que la historia la escriben los vencedores. Pero vivimos tiempos donde podemos sacudirnos de este yugo y redescubrir la historia desde la objetividad de historiadores como el sr Benitez.
    Y en cuanto a los seguidores desamparados y desilusionados de Cristo les recuerdo que les queda la Biblia y el judaísmo para aferrarse a algo al fin y al cabo Jesús Cristo era ante todo Judío…. y a esperar el Mesías.

    ResponderEliminar
  34. Hoy es día de San Osios de Cordoba (9 de septiembre, según calendario orthodoxo)
    Felicidades a todos los cristianos .

    María , cristiana orthodoxa rusa.

    ResponderEliminar
  35. El conocimiento envanece pero el amor edifica, hay mucha controversia con los origenes del cristianismo y sin duda a muchos callaron con su muerte iniciando con jesus, sus apostoles y miles que les sigueron. El mas llamdado cristianismo de hoy es el que lleva la cabeza con la sangre de muchos de ellos, cuando los hombres buscaron su propia sabiduria y dejaron a Dios. Los credos o dogmas fabricados en concilios, entre otras formas para fundamentar la fe segun ellos, cuando la verdad ya estaba fundamentada y por ello muchos alcanzaron la gloria, Cristo dejo todo consumado solo era seguirlo, no era nada violento ni a nadie hicieron mal, nadie puede poner otro fundamento del que esta puesto el cual es jesucristo, edificados sobre el fundamento de apostoles y profetas siendo la principal piedra del angulo jesucristo mismo. esa era la fe, la doctrina y Dios. ninguna profecia de las escrituras es de interpretacion privada, es mas si esa era la fe para que concilios, para que dogmas, para que sabiduria si todo era sencillo, pero yaestaba advertido y apartaran de la verdad el oido y se volveran a las fabulas introduciran encubiertamente herejias y negaran al senor, en vano me honran ensenando como doctrinas mandamientos de hombres y se envanecieron en sus razonamientos y su necio corazon fue entenebrecido, estos prohibiran casarse, y en otr parte dice amaron mas las tinieblas que la luz. esa iglesia insistia en lo que habeis oido desde el principio permanesca en vosotros. por que cambiarian la la gloria de Dios incorruptible por imagenes de hombres corruptibles por pretender ser sabios, Por eso Dios dice fustrare la inteligencia de los inteligentes y ha enloquesido la sabiduria del mundo por que no reconocieron a Dios a traves obras que manifiestan su sabiduria, por que el hombre natural no percibe las cosas que son del espiritu de Dios, por que para el son locura y no las puede entender. por lo tanto ese cristianismo que conocemos hoy es el fundamento de dogmas creados en concilios y no segun Cristo puesto que el de el ya era no era necesario crear nada. un evangelio de paz nunca evolucionaria matando miles de personas, pero si fueron casi que esterminados por los que se dicen ser sabios del fundamento de credos, que cambiaron el evanangelio en algo obligatorio y se avalanzaron sobre el poder. ahora tu se olvidaron del mandamiento mayor aplicado a la antiguedad y reafirmado por Cristo buscando naturalezas en jesus como consustancial, divididas, jerarquicas entre otras, El Dios de la bilblia solo a sido uno, santo y soberano. manifiesto a la humanidad a lo largo de la historia sin cambiar de reino.

    ResponderEliminar
  36. Es excelente que se sepa la verdad, y no hace falta mucho esfuerzo al respecto, sino simplemente buscar los hechos de la historia que hablan por si mismos. No sé como comunicarme con el Sr. Santi Benitez, a quien felicito por el esclarecedor artículo, y a quien me gustaría invitar a bajar por internet el libro: "Los Dogmas de la Iglesia Católica Apostólica Romana, 2000 años de equivocaciones o MENTIRAS" editado por la Academia Filosófica de La Plata -Buenos Aires - Argentina-. Simplemente para él o todos los que esten interesados en este libro que llevó décadas de investigación, deben ingresar a http://www.acadfilosofica-lp.org.ar/publicaciones_de_la_entidad.htm y bajar ese libro en forma gratuita, como así muchos otros editados por la institución. Gracias
    Eduardo Arce

    ResponderEliminar
  37. Realmente apasionante el articulo. Bien conciso y detallado al mismo tiempo, pero.......seguirán los animales humanos a inventar nuevas religiones o nos encerramos que el cristianismo es lo ultimo?. Lastima que la Iglesia Católica no haga un mea culpa y que saque de sus anaqueles las informaciones ciertas, que las tiene y muchas.

    ResponderEliminar
  38. INTERESANTE SOY UNA PERSONA CON "SED DE CONOCIEMIENTO" ME GUSTARIA CONOCER EL PUNTO DE VISTA DE UDS SOBRE EL ORIGEN ¿DE DONDE VENIMOS?
    HAY UN DOCUMENTAL INTERESANTE SOBRE ALIENIGENAS ANCENTRALES QUE POSIBLEMENTE DESCENDEMoS DE ELLOS QUE OPINAN..

    ResponderEliminar
  39. Valorar el artículo de alguien que afirma que Alejandro Magno era posterior a Nicea y no sabía leer carece de sentido. (Contestación a Inquisidor).

    Creo que usted tiene mucho "cariño" a la Iglesia, pero si no fuera por ella sabría poco de Aristóteles y Platón, porque me imagino que San Agustín le trae al pairo aunque a él le encantara Aristóteles.

    Por supuesto que creo, como otros antes que yo, que es usted parcial. Sobre todo eligiendo documentos diseñados por la teología protestante norteamericana para atacar a la Iglesia Católica. Si usted realmente se ajusta a la verdad comprobará que a ellos tampoco les interesa analizar en profundidad los documentos anteriores a Nicea, porque se les cae su teología de golpe.

    Diga lo que quiera, pero sabe que sin la obra de la Iglesia en la Edad Media su conocimiento sería nulo hoy día. A estas alturas va a resultar que la llegada de las invasiones bárbaras fue una época de grandeza cultural. Seamos serios ¿quién acabó con Roma? Usted dirá que la Iglesia, la verdad no es esa y lo sabe.

    Un saludo,

    Isabel

    ResponderEliminar
  40. Evidéntemente se refiere a Carlo Magno, no a Alejando, que, como imagino sabes, amiga Isabel, es cierto que no tenía ni la más repajolera idea de leer.
    En cuanto a que sino fuera por la iglesia poco se sabría de Aristóteles y Platón, imagino que, de la misma forma, sin iglesia más se sabría de ellos y, sobre todo, sin tanta matización, para empezar porque los textos de la Biblioteca de Alejandría no habrían sido quemados por parte de fanáticos cristianos, ¿Verdad?
    En cuanto a los documentos anteriores a Nicea, imagino que te refieres a los referidos al concilio de Arlés y el de Elvira, porque no creo que te estés refiriendo a los textos demostradamente falseados, matizados y tergiversados anteriores que, a lo largo y ancho de la Edad Media, y a partir de Nicea parecieron salir de nada, ¿O sí?
    Creo que el texto no trata de la destrucción de Roma, nop, trata de la destrucción de la Edad Clásica a manos de una religión de Estado concebida para unificar política y moral, cosa que, por otra parte, tampoco es que nos extrañe mucho a los occidentales, no creamos que lo que pasa en Irán es nuevo, la figura del Papa no es otra cosa que la unificación de la figura del sumo pontífice y del jefe de Estado.

    Dejando todo esto a un lado, que, imagino, viene de tu fe, lo único cierto es que todo lo dicho en el artículo es historia, está en los libros de historia y si se le pregunta a cualquier historiador sobre ello, o si se le presenta el texto a cualquier historiador no sólo no lo negará, sino que afirmará con una sonrisa socarrona.

    El autor lo dice muy bien, una cosa es la historia y otra, que además no tiene nada que ver, la fe.

    ResponderEliminar
  41. Enhorabuena, has despejado, sino todas, muchas de mis dudas.

    ResponderEliminar
  42. Solo falta que corrijan lo de Carlomagno

    ResponderEliminar
  43. Felicitaciones por la detallada exposición del tema Sr. Benitez, con la lectura he aclarado muchas dudas que he tenido sobre la iglesia católica y el retroceso que tubo la ciencia en la edad media. A mi parecer la creencia de una deidad hizo que la ciencia se hunda en una profunda oscuridad u oscurantismo como usted lo llama. También me gustaría felicitar a los distintos comentarios con muy buenos puntos de vista... el comentario de Diego me parece muy interesante sobre alienigenas ancestrales, yo he estado investigando. He visto ese documental y muchos más como el de "ovnis en la biblia" los cuales explican paso a paso algunos milagros según la biblia hechos con ayuda de dios. Algunos de ellos son la huída del pueblo de moises, la separación de las aguas del mar rojo, la transfiguración de Jesús, la lluvia de fuego de Sodoma y Gomorra, entre otras historias de mucho interes y muy bien explicadas en esos documentales(explicadas en base a seres extraterrestres y tecnología que usan),un agradecimiento Eduardo Arce por el libro muy bueno que dejó para descargarlo.
    Me gustaría dejar un libro muy bueno si es que les gusta la ciencia tanto como a mi, el autor es Stephen Hawking y les recomiendo estos libros "Breve historia del tiempo" y "el gran diseño" saludos Att Ronal

    ResponderEliminar
  44. Creo que no existen las verdades absolutas, sino el manejo de la información... Claro ejemplo,Simón Bolívar...
    Leer biografía de Bolívar y Ponte según Karl Marx...
    Felicitaciones Sr. Benítez...

    ResponderEliminar
  45. Lo felicito Sr. Benitez, excelente exposición, justo lo que estaba buscando. He estado muy interesada en conocer más acerca del Concilio de Nicea y sus consecuencias y su exposición me ayuda a convencerme más de que la Iglesia catolica no pudo ser la iglesia que fundó Jesucristo en Jerusalen, ya que en dicho concilio se distorsionaron las bases y la doctrina del autentico cristianismo.

    ResponderEliminar
  46. Comparar unos años de la guerra mundial con siglos de la edad media es matemáticamente incorrecto, si quiere hacer una comparación real utilice los muertos por año y sabrá la verdadera comparación.
    Con respecto a los 4 niños pijos que hicieron graffitis en el siglo II y compara con la población que sabe leer en la edad media, comete el mismo error, la realidad es que el tanto por ciento que sabía leer en la época clásica era mucho menor que en la edad media y la proporción de clases sociales mucho más descompensada y por lo tanto más injusta.
    Por otra parte, conceptos como la época clásica, la edad media etc. son intentos al más puro estilo aristotélico de clasificación de las materias para su posterior estudio, pero no hay una línea divisoria entre unas épocas y otras, solo fechas que algún historiador decide y que a veces coincide con las que decide otro o no. Es decir, que la historia se extiende sin solución de continuidad y unas cosas llevan a otras y hay épocas mas oscuras (hay siglos perdidos enteros en la Grecia antigua) y otras mas luminosas (O que idealizamos y nos lo parecen por ser mas acordes a particulares ideales) y estas épocas se han ido sucediendo desde el principio y seguirán haciéndolo en el futuro si es que lo hay y habrá nuevos considerados culpables y nuevos salvadores y nunca serán los mismos para cada uno de nosotros pues somos incapaces de separar nuestras simpatías de la realidad.
    En resumen, muy interesante el articulo pero lleno de parcialidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdón, no entiendo lo de "lleno de parcialidad"... ¿Que Constantino fue el hacedor de la Iglesia Católica como respaldo de su reinado, es parcial? ¿Que la creación de la Iglesia Católica ha sido rodeada de mentiras, medias verdades y ocultación por parte de aquellos que mandan en ella, es parcial? ¿Que la creación de la Iglesia Católica y su respaldo por parte del Estado, en este caso romano, dio como resultado la pérdida de la inmensa mayoría de la sabiduría acumulada durante los ochocientos años precedentes, gracias a la quema de bibliotecas y el asesinato de sabios, escritores e intelectuales y que dicha destrucción se alargó en el tiempo durante más de 1.500 años, es parcial?

      Y por aclarar, los siglos enteros perdidos en cuanto a la historia de la Grecia Antigua, Clásica y la tergiversación de gran parte de la historia medieval... ¿No es achacable al gran trabajo hecho por escribas católicos, doctores de la Iglesia, etc, etc? O eso también es parcial.

      Existe la extraña impresión de que hablar sobre el gobierno de la Iglesia Católica, porque Europa estuvo gobernada por la Iglesia Católica durante la Edad Media, siempre termina en que quien escribe sobre el tema es parcial. El problema que tienen aquellos que hablan de parcialidad es que la Historia es muy puñetera, por mucho que haya quien se empeñe en esconderla bajo esa palabra... parcialidad. Claro que no por eso Constantino va a cambiar lo que hizo, no por eso los libros quemados van a dejar de estar quemados, no por eso Hipatia de Alejandría va a dejar de ser asesinada, no por eso va a dejar de ser cierto que sobre la antigua tumba de Alejandro se construyó una Iglesia dedicada a los inexistentes mártires cristianos "asesinados" por un Nerón que jamás tuvo la más remota idea, como el resto de sus contemporáneos, de qué era un cristiano.

      ¿Dónde está la parcialidad en todo ello? Porque no la veo por ninguna parte.

      Eliminar
  47. La realidad de todo lo sucedido es que seguimos atados a un pasado doloroso que queremos ver como uno glorioso cuando sabemos que no lo fue... Donde Dios,,, si,, se podía comunicar con el hombre y guiarlo. Y ahora no... Independiente de lo sucedido es hora de abrir los ojos y empezar a vivir acorde al único mandamiento que debería de existir... AMA A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO... Para eso no hace falta religión solo hace falta vivir en humildad. Entonces todas las preguntas serán contestadas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento decirlo, queda muy sentimental, pero no sé qué tiene que ver eso con la Historia. Si no existe prueba histórica alguna de que Jesús existiera, o de que los apóstoles existieran, porque los textos de los evangelios son bastante posteriores a su supuesta existencia y encima son griegos, no hebreos, si la religión católica fue creada como unificación de las diferentes religiones por una cuestión de Estado y si la destrucción de la sabiduría conseguida durante nueve siglos fue cierta... y todo lo anterior lo es... ¿Qué tiene que ver eso con que haya quien crea en dios? ¿Dios existe? No es el tema del debate ni del texto expuesto. Ama al prójimo como a ti mismo es una bonita frase, incluso puedo estar de acuerdo con ella... pero es que no tengo ni idea de qué tiene que ver eso con el texto.

      Eliminar
  48. Excelente artículo sobre Nicea. Un fallo: no por citar muchos libros escritos por otros historiadores se está más cerca de lo que realmente ocurrió, los autores citados también se basaron en hechos no vividos en primera persona. Más aún, aunque lo hubiesen vivido nos contarían “su” interpretación. ¿Acaso no pasa eso con los que escriben los sucesos del presente en los periódicos?
    A pesar de la duda que siempre tendré sobre lo que nos contaron y lo que realmente ocurrió en cualquier periodo de nuestra historia, este artículo me ha parecido excelente.
    Un ruego: que no desaparezcan nunca de Internet estas entradas sobre la historicidad de Jesús y sobre Nicea.

    ResponderEliminar
  49. ¡Alucinante, alguien que hace apología de la parcialidad! Pues lo siento Sr. mío ser IMPARCIAL es lo principal a la hora de juzgar hechos del pasado.

    ¿Que la fundación de la religión católica esta rodeada de mentiras? ¿Pero que se cree usted que es una religión? ¿Es que usted cree que Cronos le corto los testículos a Saturno y del semen que cayó nació Venus, que después se comió a sus hijos menos a Zeus que confundió con una piedra y que más tarde este mismo Zeus le administró un vomitivo que le dió la diosa Metis a la que después él mismo se comió y le salio un grano del que en lugar de pus salió Atenea, mientras sus hermanos salían vivos y coleando del vomito paterno para aliarse con gigantes de cien manos y cíclopes de un ojo? ¿Pero en que mundo vive usted? ¿Es que cree en la “barquita de Amón” o en la serpiente emplumada? ¿Como dice que una religión esta fundada con mentiras? ¿Pero como piensa que se puede fundar si no?

    ¿Que se perdió la inmensa mayoría de la sabiduría antigua? NOTICIÓN: Las librerías están llenas de esa sabiduría que usted dice, solo tiene que ir y comprar libros, por cierto la mayoría salvada en conventos e iglesias, lo que hay que hacer es leer más y no creer que se sabe de historia porque se ve una peliculilla panfletaria sobre Hypatia en la que los buenos son guapos y van de blanco y los malos feos y de negro, y lo peor, el bueno guapo que se vuelve malo y feo y sin afeitar, al final se arrepiente y vuelve a salir afeitado y limpio. Pero por favor ¿Es que cree usted que la historia de la humanidad es una historia de niños, con buenos y malos? La historia es cosa de adultos, con luces y sombras, ambiciones y altruismos, donde los seres humanos buscan sus metas según sus propios principios y otros juzgan las consecuencias de sus actos según otros principios que no tienen porque coincidir y que para mas INRI en su caso son unos principios: el bueno y el malo, la mentira y la verdad etc. clarísimamente del catolicismo que denosta.

    ¿Que encima de la tumba de Alejandro hay una iglesia? Pues puede ser, eso es como las predicciones de la bruja Lola, pues si, probablemente, porque ¿Qué templo no se ha construido encima de otro más antiguo?

    Concluyendo que Constantino tenia un imperio que quedarse y tomó la decesión que le pidió el cuerpo y fue la de unificar, probablemente si le hubiera podido pedir consejo a Alejandro este le habría recomendado lo de Tebas, iba más con sus principios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver, burradas las justas. Si reconoce que la formación de la religión católica está basada en una sarta de mentiras, que lo está, ¿Qué es parcial en el artículo publicado? Coja un libro, hombre de dios.
      ¿Cuando dice que la mayoría de la sabiduría antigua guardada en la biblioteca de Alejandría y en las bibliotecas que fueron quemadas y sus dueños ajusticiados - hay constancia de ello, es lo que tenía Roma, que lo apuntaba todo-, no se ha perdido porque uno puede leer a Aristóteles en una biblioteca actual, quiere decir que otros muchos cuyos nombres nos llegan por referencias hechas por los árabes, a dios gracias, y cuyas obras fueron destruidas junto con las bibliotecas que se arrasaron... eran autores nimios que no vale la pena tener en cuenta, o lo que está diciendo es que pelillos a la mar? Ah, y si ocurrió, que ocurrió, ¿Decirlo es muestra de parcialidad? Yo más bien creo que soslayarlo, que es lo que vuesencia pretende sí que lo es.
      Y sí, sobre lo que fue la biblioteca de Alejandría se levantó una iglesia en honor a los mártires asesinados por Nerón, mártires que jamás existieron e iglesia en la que vivió el mismo obispo que mandó asesinar a Hipatia... y si esto, que está en los libros de historia, coja uno le digo, es predicción de la bruja Lola, ¿Lo que está diciendo es que la historia es astrología?
      Claro que Constantino hace lo que hace para unificar los diferentes credos, no sólo los cristianos, todos, para conseguir una religión de Estado que respaldara el gobierno del imperio, antes que él el propio Teodosio lo intentó, a ver si leemos un poquito de historia antes de comentar tonterías.

      Eliminar
  50. Perdón, los huevos eran de Urano.

    ResponderEliminar
  51. Sr. Benítez, a pesar de las opiniones de los lectores, algunas ridículas y fuera de lugar, otras con mucho fundamento y enriquecedoras para la cuestión, agradezco mucho haberme topado con este escrito. En ningún comentario he leído alguien que mencione el sentimiento que genera el conocer esta etapa de encubrimiento de la historia, de manipulación de la información, de destruccion de la ciencia y del conocimiento del hombre, de la historia... yo siento tristeza, pero como bien dice alguien por ahí, es lo que tuvo que ser, la historia se basa en decisiones políticas... lamentablemente, estamos a merced de ellas.
    Gracias por su colaboración a la creciente iluminación, me alegra que el hombre siga descubriendo manuscritos, pinturas, etc que revelen algo más de nuestro pasado borrado... aunque nunca lo conoceremos completamente, al igual que la realidad actual, tal vez con ese "poco" nos sintamos un tanto más completos. Un enorme gusto!

    ResponderEliminar
  52. Sr. S BM / Ian Nowan, la iglesia de los mártires primero nos dice que estaba sobre la tumba de Alejandro y luego que sobre la biblioteca, a ver si nos aclaramos.

    Los mártires de Nerón los menciona como una gran mentira, pues bueno, puede ser, pero el caso es que lo escribe Cornelio Tácito en el libro XV de los Anales, Annalium ab excessu divi Augusti libri “Como corrían voces que el incendio de Roma había sido doloso, Nerón presentó como culpables, castigándolos con penas excepcionales, a los que, odiados por sus abominaciones, el pueblo llamaba cristianos” Tácito no es sospechoso de cristiano, y ha llegado hasta nuestros días a pesar de las quemas.

    Lo de mencionar a Teodosio como anterior a Constantino, pues lo siento pero es un error más, Teodosio es posterior a Constantino

    Con respecto a la biblioteca, el primero en destruirla (la gran biblioteca, no la pequeña del Serapeo) fue Julio Cesar y después de Cesar muchos más, en prácticamente todas las guerras, rebeliones, revueltas etc. de Alejandría, que fueron muchísimas.
    Diocleciano, gran perseguidor de cristianos, fue precisamente otro de los que quemaron libros, en particular los de alquimia y solo por miedo a que hicieran oro y devaluaran su moneda.
    Los cristianos por supuesto también tuvieron su día nefasto de hogueras, pero ya en lo que quedaba, la pequeña biblioteca del Serapeo.
    El último en destruirla fue el Califa Omar con su famosa frase: Si pone la doctrina del Coran están repetidos y si no, no tiene caso conservarlos. Cronista Ibn al-Qifti, Crónica de los sabios “Kitab Ikhbar al-'ulama' bi-akhbar al-hukama'” nada cristiano, mas bien musulmán de El Cairo y de el cual se conservan solo dos de sus 26 libros y son de hace solo 800 años. Por supuesto hay quien dice que se lo inventó todo.
    Los quemadores de libros, no tienen religión determinada, los vemos muy a menudo, quemaron la biblioteca cristiana de Cesarea en Palestina, estaban en la China de Qin Shi Huang en el año 212 a. C, en la Florencia del siglo XV en la famosa “hoguera de las vanidades”, se quemaron los códices Mayas, se vieron en la Alemania nazi, en el Chile de Pinochet, se vieron en Afganistán, se ven ahora mismo en países árabes y se ve también en la gente que no soporta respetar las opiniones ajenas.

    Y por último con respecto a mi opinión sobre la parcialidad del articulo, pues es así y así me ratifico, sobre todo porque así se ha concebido, dos opiniones una de cada signo.

    ResponderEliminar
  53. Perdone, Gonzalo, pero Tácito tenía 7 u 8 años a lo sumo cuando se produce el "Gran" Incendio de Roma que, para empezar, de "Gran" no tuvo nada, porque afectó a 4 distritos, es decir, un incendio de lo más normalito en la Roma de aquellos tiempos. Si a alguno habría que darle el apelativo de "Gran" incendio de Roma yo diría que habría que otorgárselo al que ocurrió en tiempos de Tiberio, donde ardieron más de mil quinientas casas particulares y más de cincuenta mil bloques de apartamentos durante nueve días con sus respectivas noches, el de tiempos de Nerón duró cuatro días. Ah, y Tácito no vivía en Roma cuando se produce el incendio. Plinio el viejo sí, y él no habla ni de cristianos, ni de nada que se le parezca y mucho menos de gente asesinada en el circo por orden de Nerón a causa del incendio. Y es normal que no diga nada al respecto, porque Nerón - permítame hablarle sobre Nerón-, aunque parezca increíble, hizo populares los juegos juveniles, las representaciones teatrales permitiendo la intervención de mujeres, hizo sucesivas distribuciones de regalos al pueblo, invirtió en la construcción de teatros y anfiteatros, eliminó la pena de muerte a los gladiadores, criminales y esclavos, y destinó a los reos y condenados a la construcción de residencias, monumentos, templos y villas. Organizó festivales de música, carreras de caballos y juegos gimnásticos, a raíz del incendio impone medidas estrictas en cuanto a construcción, materiales, separación mínima entre edificios y se ocupa personalmente de que aquellos que perdieron sus hogares obtengan otros, incluso sabemos que hubo una serie de ambiciosos proyectos que no pudo llevar a cabo, empezando por la apertura del istmo de Corinto y la creación de una canal de unión entre Ostia y Roma. Su contribución como gobernante fue tal que los ciudadanos romanos siguieron haciendo ofrendas ante su estatua durante más de un siglo después de su muerte...

    Tendremos que asumir que Tácito conoce estos hechos, entonces, ¿De dónde sale esto?

    «Ergo abolendo rumori Nero subdidit reos et quaesitissimis poenis adfecit, quos per flagitia invisos vulgus Chrestianos appellabat. Auctor nominis eius Christus Tibero imperitante per procuratorem Pontium Pilatum supplicio adfectus erat; repressaque in praesens exitiabilis superstitio rursum erumpebat, non modo per Iudaeam, oríginem eius mali, sed per urbem etiam, quo cuncta mundique atrocia aut pudenda confluunt celebranturque.»

    «Por lo tanto, aboliendo los rumores, Nerón subyugó a los reos y los sometió a penas e investigaciones; por sus ofensas, el pueblo, que los odiaba, los llamaba “cristianos”, nombre que toman de un tal Cristo, que en época de Tiberio fue ajusticiado por Poncio Pilato; reprimida por el momento, la fatal superstición irrumpió de nuevo, no sólo en Judea, de donde proviene el mal, sino también en la metrópoli [Roma], donde todas las atrocidades y vergüenzas del mundo confluyen y se celebran.»

    Anales, 15:44:2-3

    Desde luego Tácito no es sospechoso de ser cristiano, lo es quien milenio y medio después de su muerte - Oh, casualidad de casualidades- encuentra el fragmento de texto al que ni siquiera la Iglesia hace referencia hasta ese momento. Y, perdone que se lo diga, Gonzalo, lo hace tan de pena que en los mismos Anales el propio Tácito habla de un tal Chrestus que provoca el levantamiento de los judíos, que no cristianos, porque nadie tenía ni la más puñetera idea de qué era un cristiano en aquella época... ah, y el levantamiento se realiza en tiempos de Claudio, no de Nerón. Vamos, que digo yo que ya podría haberse esmerado un poquitín el escriba cristiano en mirar si tenía que cambiar alguna cosa más.

    Y es absolutamente falso que ningún Califa destruyera biblioteca alguna de Alejandría, porque lo que quedaba de ella fue convertida en Iglesia y residencia, después de mandar quemar hasta el último papiro, por ese santo obispo llamado Cirilo, aquel que dijo la famosa frase "Todo rastro...", pero termine usted la frase, Gonzalo, termínela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, y Gonzalo, imagino que no tendré que traducirle del latín qué significa Chrestus... bueno, ni a ti, ni a Tácito, por lo menos a él seguro que no.

      Eliminar
  54. Claro que Teodosio es posterior a Constantino, lo dice precisamente por eso, porque fue Teodosio I el que convierte al cristianismo niceno o catolicismo en la religión oficial del Imperio mediante el Edicto de Tesalónica de 380. A ver si leemos con atención.
    No se trata de que el articulista no respete la opinión ajena, para empezar porque en todo el texto no he visto ninguna opinión, bueno, al final, un párrafo final, el resto es Historia, que podrá gustar, o no, Gonzalo Seijo, pero ahí está y no precisamente escondida, a pesar de todos los esfuerzos hechos por muchos como tú para que no se conozca. Ahora, que si la extensa bibliografía de historiadores, o las referencias a textos antiguos reales que el articulista ha puesto, o los desmentidos a los añadidos a otros textos antiguos te parecen falsos, no veo razón alguna en que los rebatas, si hay lo que tiene que haber, en vez de salir por peteneras con que en China y en Florencia se quemaban libros.

    ResponderEliminar