¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

2.11.09

Sobre la batalla de Platea y Aristodemo, el cobarde de las Termópilas

La historia de las Batalla de las Termópilas es una historia de valientes soldados que luchan hasta la muerte, de la resistencia frente a un enemigo muy superior en número, es en definitiva, una historia de desprecio a la muerte en la que se supone que todos los caidos por el bando espartano fueron héroes... ¿o no?


La historia que hoy os traigo es la historia de Aristodemo, el cobarde de las Termópilas. Un hoplita espartano que teniendo la oportunidad de sacrificar su vida en la batalla renunció a ello, cargando después con la culpa y el descrédito de haber sido el único de los 300 que no cayó resistiendo a los persas. Como leer las fuentes es menos fácil pero más gratificante, aquí os dejo con el texto de Heródoto, que nos explica la cruel historia del pobre Aristodemo...
CCXXIX. Entre los 300 espartanos de que hablo, dícese que hubo dos, Eurito y Aristodemo, quienes pudiendo entrambos de común acuerdo o volverse salvos a Esparta, puesto que con licencia de Leonidas se hallaban ausentes del campo, y por enfermos gravemente de los ojos estaban en cama en Alpenos, o si no querían volverse a ella, ir juntos a morir con sus compañeros, teniendo con todo en su mano elegir uno u otro partido de estos, dícese que no pudieron convenir en una misma resolución. Corre la fama de que, encontrados en su modo de pensar, llegando a noticia de Eurito la sorpresa de los persas por aquel rodeo, mandó que le trajesen sus armas, y vestido, ordenó al ilota su criado que le condujese al campo de los que peleaban, y que el hilota después de conducirle allí se escapó huyendo; pero que Eurito, metido en lo recio del combate, murió peleando: el otro, empero, Aristodemo, se quedó de puro cobarde. Opino acerca de esto, a decir lo que me parece, que si sólo Aristodemo hubiera podido por enfermo restituirse salvo a Esparta, o que si enfermos entrambos hubieran dado la vuelta, no habrían mostrado los espartanos contra ellos el menor disgusto. Pero entonces, pereciendo el uno y no queriendo el otro morir con él en un lance igual, no pudieron menos los espartanos de irritarse contra dicho Aristodemo.
CCXXX. Algunos hay que así lo cuentan, y que por este medio Aristodemo se restituyó salvo a Esparta; pero otros dicen que, destinado desde el campo a Esparta por mensajero, estando aun a tiempo de intervenir en el combate que se dio, no quiso concurrir a él, sino que esperando en el camino la resulta de la acción, logró salvarse; pero que su compañero de viaje, retrocediendo para hallarse en la batalla, quedó allí muerto.
CCXXXI. Vuelto Aristodemo a Lacedemonia, incurrió para con todos en una común nota de infamia, siendo tratado como maldito, de modo que ninguno de los espartanos le daba luz ni fuego, ni le hablaba palabra, y era generalmente apodado llamándole Aristodemo el desertor. Pero él supo pelear de modo en la batalla de Platea, que borrase del todo la pasada ignominia.
Heródoto. Historia. Libro VII.
... pues bien, tal fue la ignominia con que tuvo que cargar Aristodemo tras su huida de las Termópilas que ,a la primera oportunidad que tuvo de demostrar su valor, no sólo hizo esto, sino que buscó la muerte de la que había escapado antes... en la batalla de Platea, formadas las falanges espartanas frente a las ingentes tropas persas, se lanzó el primero contra estas, luchando ferozmente hasta caer abatido.  Volvamos al texto de Heródoto, que nos dejó detallado el triste episodio en el libro IX de sus Historia:


De todos los lacedemonios, el que en mi concepto hizo mayores prodigios de valor fue Aristodemo, aquel, digo, que por haber vuelto vivo de Termópilas incurrió en la censura y nota pública de infamia; después del cual merecieron el segundo lugar en bravura y esfuerzo Posidonio y Filoción y el espartano Amonfareto. Verdad es que hablando en un corrillo ciertos espartanos sobre cuál de éstos que acabo de mencionar se había portado mejor en la batalla, fueron de sentir que Aristodemo, arrastrado a la muerte para borrar la infamia de cobarde con que se veía notado; al hacer allí proezas y prodigios de valor, no obró en ello sino como un valentón temerario que ni podía ni quería contenerse en su puesto, mientras que Posidonio, sin estar reñido con su misma vida, se había portado como un héroe; motivo por el cual debía ser éste tenido por mejor y más valiente guerrero que Aristodemo. Pero mucho temo que el voto del corrillo no iba libre de envidia. Lo cierto es que todos los que mencioné que habían muerto en la batalla fueron honrados públicamente por el estado, no habiéndolo sido Aristodemo a causa de haber combatido por desesperación, queriendo borrar la infamia con su misma sangre.
Heródoto. Historia. Libro IX.

... así que ya veis, ni por estas consiguió Aristodemo recuperar su honor a ojos de los espartanos, puesto que más que luchar valientemente, estos entendieron que se había suicidado... si lo llega  a saber, Aristodemo se lo habría pensado dos veces...



Artículos relacionados: Esparta


Artículos relacionados: La Batalla de Platea



¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


5 comentarios:

  1. Bueno, que los espartanos no eran tan valientes como los pintaban, ya se sabia... Basta recordar la rendicion de centenares de espartanos en la Batalla de Esfacteria, durante la guerra del Peloponeso.

    Animo con el blog!

    ResponderEliminar
  2. idiota, aristodemo no huyo, le rechazaron , el era el que tenia que contarlo ,el que tenia que aguantar en platea, ,el lucho hasta el final, igual que los trascientos ,que no fueron los que llegaron sino los que no murieron hasta el ultimo dia y en quella batalla final quedaban mas de mil helenos para aguantar el empuje y dar tiempo a los atenienses a huir a salamina donde mas tarde gracias a TEMISTOCLES el ateniense venciero a la armada persa

    ResponderEliminar
  3. una guerra buscada por los griegos pues los persas no tubieron la culpa de las guerras medicas si no los griegos que provocaron al apoyar a los jonicos en asia menor dominio persa quien estaban viviendo alli con la aprobacion persa, ademas labatalla de las termopilas es muy memorable pero prefiero otra batalla de las termopilas... me refiero a MARCO PORCIO CATON EL CENSOR DE ROMA quien a diferencia de leonidas supo plantear la batalla en las termopilas contra los sirios y demostro un gran conocimiento del terreno de combate proporcionando una aplastante derrota a los sirios sin ser aniquilado como leonidas caton fue mas inteligente mas tactico y estrategico que leonidas y lo mejor VIVIO PARA CONTARLO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerda la traición estimado Luis

      Eliminar
    2. Leonidas tenia cubierto el camino alternativo que lo rodeaba, no contaba con la traición de otros

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.