¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

25.11.09

Las 5 batallas más sangrientas de la Antigüedad

Post dedicado a alguien que me ha animado a desHerodotizarme


Los blogs son como cualquier otro medio de comunicación. Por ello, la mejor forma de aumentar su notoriedad es recurrir a dos argumentos siempre efectivos, el sexo y la sangre. Como lo primero me dá un poco de pereza, vamos a centrarnos hoy en algo bien sangriento: El ránking de las batallas con más bajas de la Antigüedad.

Para darle un poco más de interés, avanzaremos en sentido ascendente...




5. La Batalla de Platea (479 aC)

  • Si en Salamina Jerjes ya vió que los griegos eran del tipo brutote, en Platea le quedó 100% clarito. Por suerte para él, ya había tomado las de Villadiego, regresando a la comodidad de su Imperio Persa, y le dejó el pastelito envenenado a su 2º de a bordo, Mardonio. Este pudo ver durante un rato (hasta que le curaron el dolor de cabeza para siempre) como 51.000 de sus soldados eran hechos trizas por las tropas griegas, que por una vez y sin que sirviera de precedente, habían aunado esfuerzos y combatido juntas.

4. La Batalla de Magnesia (190 aC)

  • Que los Cornelios Escipiones eran unos militares de primer nivel lo sabía todo el mundo excepto Antíoco III, eufemísticamente llamado el Grande, de la Dinastía Seléucida. En esta batalla los romanos pasaron por encima de 53.000 de sus soldados y no frenaron hasta garantizarse el control de Grecia y asegurarse la estabilidad de la inestable Asia Menor.

3. La Batalla de Gaugamela (331 aC)

  • 53.000 persas cayeron en esta batalla, cuya ubicación exacta desconocemos pero que cabe situar en algún lugar del Norte del Irak. Alejandro Magno y sus tropas macedonias inflingieron una derrota determinante al ejército persa, que propició su caída. El propio rey de los persas hubo de poner piés en polvorosa para no acabar bajo las pezuñas de Bucéfalo. A partir de este momento, Alejandro inició su camino hacia el horizonte...


2. La Batalla de Cannas (216 aC)


1. La Batalla de Arausio (105 aC)

  • Uno de los personajes más odiosos de la historia romana, Servilio Cepión, condujo a sus tropas a la peor derrota de su historia, quizás no por sus consecuencias pero sí cuantitativamente. 80.000 soldados romanos dejaron la vida en la actual Provenza francesa. Sus cuerpos insepultos fertilizaron unas tierras que durante años ofrecieron a sus agricultores unas cosechas excelentes... Lo positivo de esta derrota fue que propìció una auténtica revolución en el ejército romano, auspiciada por Cayo Mario...









Artículos relacionados: Grandes batallas de la Antigüedad





¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com


6 comentarios:

  1. Y cómo no, las de los romanos son las más sangrientas...

    No me quejaba de Heródoto ¿eh? aunque ahora me sale por las orejas porque también lo estoy viendo en clase... pero era porque últimamente siempre pensaba "¿a que va a poner otro texto de Heródoto?" y justo xDD

    ResponderEliminar
  2. bueno, vale, mensaje captado... intentaré "innovar un poco", aunque si propones tema o autor alternativo lo tendré más fácil...

    ResponderEliminar
  3. Eso no es nada.Zapatero "Imperator" lleva ya 5.000.000 de parados destrozados y ni siquiera se le ha arrugado una ceja.
    Eso es hacer la guerra y no lo que hacian antiguamente.

    ResponderEliminar
  4. Muy mal. No pones el número de bajas totales, eso sí que determina fielmente lo sangrienta que es una batalla. Quizás 2 batallas parecidas cambien su puesto en el ránquin al contar la cifra de bajas en el bando vencedor.

    Muy mal, repito.

    ResponderEliminar
  5. moloncete,

    tu comentario sí que mola...

    ResponderEliminar
  6. Las bajas de Gaugamela no se en que se basan, pues lo mismo que ha puesto 53.000, podría haber puesto la mitad, y si fuera Livio o Heródoto, el doble.

    Las bajas de Magnesia otro tanto de lo mismo, no se corresponden con los sucesos de la batalla. Vamos, y no quiero continuar. Si es que estos autores antiguos no tenían nada que envidiar en fiabilidad de números a Heródoto.

    ResponderEliminar