¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

5.3.07

Mitrídates del Ponto

Mitrídates VI (Griego: Μιθριδάτης), (132 adC-63 adC), llamado Eupator Dionysius, también conocido como Mitrídates el Grande, rey del Ponto desde el 120 adC hasta su muerte, en el 63 adC, en Asia Menor. Fue uno de los enemigos más formidables y exitosos de Roma, luchando consecutivamente contra tres de los más grandes generales de finales de la República: Sila, Luculo y Pompeyo.

Si tuviéramos que reeditar las Vidas Paralelas de Plutarco, en clave actual, la suya podría ser comparada con la biografía de Saddam Hussein, ya que al igual que el iraquí, fue uno de los enemigos icónicos del Imperio, encarnación propagandística del Mal.

Una biografía de leyenda

Mitrídates VI era hijo de Mitrídates V del Ponto (150 adC–120 adC), llamado Evergetes. El inicio de su reinado está envuelto en relatos de tintes semilegendarios, pues se afirma que a la muerte de su padre, siendo todavía un niño, hubo de huir por su vida, llevando por siete años una vida salvaje, y no regresó sino para asesinar a su madre Gespaepyris y a su hermano Mitrídates Chrestos (el Ungido), pero no a su hermana, Laodice, con la que se casó, siguiendo la muy endogámica costumbre marital de los reinos post alejandrinos.

Sea como fuere, su reinado personal no comienza hasta 112 adC, cuando tenía unos veinte años de edad. Rodeado de consejeros griegos y contando un poderoso ejército, retomó de inmediato la política expansionista de su padre.

Fue ambicioso, y trató de conquistar muchos reinos, incluyendo Bitinia, lo cual le llevó a un conflicto con la república romana, en plena expansión.

El enfrentamiento con la República

Tras conquistar el oeste de la península de Anatolia en el año 88 adC, Mitrídates VI ordenó la matanza de los ciudadanos romanos que ahí vivían. Provocó la matanza de 100.000 ciudadanos, hombres, mujeres y niños, y atrajo las iras de Roma. Tras la Primera Guerra Mitridática, entre el año 88 y el 84 adC, Lucio Cornelio Sila venció a Mitrídates y lo expulsó de Grecia, pero después tuvo que volver a Italia para enfrentarse a la revuelta de Cayo Mario. Esto permitió a Mitrídates firmar una paz temporal durante la cual pudo prepararse para continuar la contienda.

Mitrídates reagrupó a sus fuerzas, y cuando Roma quiso anexionarse Bitinia, atacó con un ejército aún mayor, llevando a la Segunda Guerra Mitridática en los años 83 a 81 adC. Se enfrentó primero a Lucio Licinio Lúculo, y después a Cneo Pompeyo Magno, quien finalmente lo derrotó en la Tercera Guerra Mitidrática que duró entre los años 75 y 65 adC.

Tras su derrota, Mitrídates huyó y trató de levantar un nuevo ejército, pero no lo logró. En el año 63 adC, huyó a Panticapaeum, donde fue forzado por su hijo Farnaces II a suicidarse.

Tintes legendarios

Hasta este punto, esta podría ser una más de la biografías de los múltiples líderes militares que Roma venció y engulló. Sin embargo, de Mitrídates nos han llegado detallitos que le dán un "glamour" especial (permitidme esta licencia).

De él se decía que era capaz de hablar las 22 lenguas de los 22 pueblos que gobernaba, y que ello era debido a la excepcional capacidad de memorización que tenía.

Tambien se le conoció por su inmunidad al veneno: Por lo que nos ha llegado, desarrolló dicha inmunidad a base de tomar pequeñas cantidades de los más diversos tipos conocidos... gracias a ello fue capaz de sobrevivir a diversos complots y conspiraciones para acabar con si vida, pero también dificultó su suicidio, que al no poderse realizar por envenenamiento, hubo de llevarse a cabo por la espada.

>> Leer más sobre Mitrídates Eupator VI en la wikipedia (en inglés)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.