¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

24.11.07

Craneo ensartado (ritual ibérico)

Proviene de Puig Castellar, Santa Coloma de Gramenet, s. III a.C. y puede verse en el Museu d'Arqueologia de Catalunya, Barcelona.

Pueden encontrarse otros ejemplos de este extraño ritual íbero en Ullastret, en la provincia de Girona.


Actualización del post a partir de un comentario de Don Toninicasanipasta:

Comentábame un compañero bastante versado en la arqueología ibérica que es posible que, más que un ritual, sea la ostentación de haber vencido a un enemigo poderoso. Así, si un noble vencía en combate singular a otro, le cortaba la cabeza y la clavaba en su casa para que todo el mundo (o su clientela-vasallos) pudieran admirar semejante gesta. No sería humillante para el muerto, por ser objeto de admiración y, a la vez, reforzaría una vez más "quién manda aquí", es decir, qué famila (nobles, cabecillas) era más poderosa.
No se trataría, pues, de personajes ajusticiados, tal como se había argumentado durante bastantes años, almenos en Ullastret. Esto parece más claro a raíz de las recientes excavaciones arqueológicas que se vienen realizando en el Camp Triangular desde hace algunos años: aparecieron restos de cráneos en el patio de una casa de tamaño y complejidad considerables, seguramente morada de una de estas familias "nobles".
Pero esta es una teoría y bastante mal explicada por mí. A ver si alguien arroja algo de luz al respecto... Aunque esta cultura todavía presenta algunas incógnitas por resolver.

Por cierto, hay que felicitar a Aurora Martín -directora- y al equipo de arquelólogos que trabajan con ella en el 60 aniversario de las excavaciones del Puig de Sant Andreu de Ullastret.

I per molts anys!

3 comentarios:

  1. Comentábame un compañero bastante versado en la arqueología ibérica que es posible que, más que un ritual, sea la ostentación de haber vencido a un enemigo poderoso. Así, si un noble vencía en combate singular a otro, le cortaba la cabeza y la clavaba en su casa para que todo el mundo (o su clientela-vasallos) pudieran admirar semejante gesta. No sería humillante para el muerto, por ser objeto de admiración y, a la vez, reforzaría una vez más "quién manda aquí", es decir, qué famila (nobles, cabecillas) era más poderosa.
    No se trataría, pues, de personajes ajusticiados, tal como se había argumentado durante bastantes años, almenos en Ullastret. Esto parece más claro a raíz de las recientes excavaciones arqueológicas que se vienen realizando en el Camp Triangular desde hace algunos años: aparecieron restos de cráneos en el patio de una casa de tamaño y complejidad considerables, seguramente morada de una de estas familias "nobles".
    Pero esta es una teoría y bastante mal explicada por mí. A ver si alguien arroja algo de luz al respecto... Aunque esta cultura todavía presenta algunas incógnitas por resolver.

    Por cierto, hay que felicitar a Aurora Martín -directora- y al equipo de arquelólogos que trabajan con ella en el 60 aniversario de las excavaciones del Puig de Sant Andreu de Ullastret.

    I per molts anys!

    ResponderEliminar
  2. Por lo que yo he leído esta práctica era una costumbre de los iberos (¿no podríamos considerarlo un ritual guerrero?) similar a la que está documentada en los galos: contar y conservar las cabezas de los enemigos muertos (descrita en Diodoro, V, 29 y Estrabón, IV, 4,5), como dice Toni.

    ResponderEliminar
  3. Pudiera ser una costumbre Celta. "Los guerreros celtas de acuerdo con sus creencias, guardaban la cabeza del enemigo vencido ya que implicaba poseer su espíritu. De este modo, no sólo se impedía al alma proseguir su camino al más allá, sino que además se la obligaba a proteger a su nuevo portador, traspasando a éste el coraje y el valor del soldado caído."
    Por eso solían llevarlas colgadas en sus caballos o las colgaban en sus casas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar