¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

28.11.07

Falcatas ibéricas


Falcates ibèriques, originally uploaded by Sebastià Giralt.

Pueden verse en el Museu d'Arqueologia de Catalunya, Barcelona.

Tito Livio nos narra como Tito Manlio Torcuato usó una de estas espadas para derrotar a un colosal galo en el duelo que lo hizo célebre. Desde este momento mítico, los romanos adoptaron este tipo de arma y lo incorporaron al armamento de sus legiones ya que como arma era excepcionalmente flexible: Gracias a su afilada punta, permitía el ataque de estocada; también permitía soltar algún tajo que otro, ya que sus 2 filos eran mortíferas cuchillas de afeitar.

Los romanos, como siempre hicieron gala, con su habitual pragmatismo se dedicaron a copiar el diseño, mejorándolo allí donde fue necesario. El resultado fue el ya conocido Gladio romano: Eficaz en batalla, fácil de fabricar en masa y de una altísima calidad.

2 comentarios:

  1. Hola Ramiro.

    Excelente arma la falcata, esa es la verdad; y sobre todo muy adecuada para un cuerpo de entre 1,60 y 1,70... esto es, la talla media de un hispano de entonces. Parte del mérito lo tiene también la composición del acero y su formidable técnica de forjado. la falcata se fabricaba con tres láminas de hierro soldadas entre sí a la calda, es decir, en caliente. La lámina central, más ancha que las laterales, se prolongaba en una delgada lengüeta que forma el alma de metal de la empuñadura, recubierta con cachas de hueso o de madera, que en la mayoría de los casos no se han conservado.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. La empuñadura tiene la forma de cabeza de caballo en lo que llamaríamos guardamonte, y en la parte convexa,antes de llegar al doble filo o próximo a la punta, podían tener nielados en plata, en forma de figuras o hilos torcidos en forma de cenefas.

    ResponderEliminar