¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

2.5.07

La batalla de Alesia: El asedio

Alesia, fortaleza irreductible


Alesia estaba situada en lo alto de una colina rodeada por valles y ríos, y contaba con importantes defensas tanto naturales como construidas por la mano del hombre. Viendo que intentar un asalto frontal sobre la fortaleza causaría un gran número de bajas, César consideró mejor forzar un sitio de la fortaleza, forzando a sus enemigos a rendirse por hambre. Considerando que había cerca de 80.000 personas fortificadas dentro de Alesia, entre tropas y población civil, el hambre y la sed forzarían rápidamente la rendición de los galos.

Alesia, asediada

Para garantizar un bloqueo perfecto César ordenó la construcción de un perímetro de fortificaciones que rodeasen y aislasen la ciudadela. Los detalles de los trabajos de ingeniería se encuentran en los “Comentarios a la Guerra de las Galias” del propio Julio César y han sido parcialmente confirmados por las excavaciones arqueológicas en la zona.

Se construyeron muros de 18 km de largo y 4 metros de alto con fortificaciones espaciadas regularmente en un tiempo récord de 3 semanas. Esta línea fue seguida hacia el interior de dos diques de cuatro metros y medio de ancho, y cerca de medio metro de profundidad. El más cercano a la fortificación se llenó de agua procedente de los ríos cercanos. Esto era una obra de ingeniería considerable, pero César ya había logrado, en sus tiempos de edil curul, desviar el río Tíber hacia dentro del Circo Máximo para simular una batalla naval para entretenimiento del público. Asimismo, se crearon concienzudos campos de trampas y hoyos frente a las empalizadas con el fin de que su alcance fuese todavía más difícil, más una serie de torres equipadas con artillería y espaciadas regularmente a lo largo de la fortificación.

Los sitiadores, sitiados

La caballería de Vercingetórix a menudo contraatacaba los trabajos romanos para evitar verse completamente encerrados. La caballería germana volvió a probar su valía para mantener a los atacantes a raya. Tras dos semanas de trabajo, parte de la caballería gala pudo escapar de la ciudad por una de las secciones no finalizadas. César, previendo la llegada de tropas de refuerzo, mandó construir una segunda línea defensiva exterior protegiendo sus tropas. El nuevo perímetro era de 21 km, incluyendo cuatro campamentos de caballería. Esta serie de fortificaciones les protegería cuando las tropas de liberación galas llegasen: ahora eran sitiadores preparándose para ser sitiados.



La Batalla de Alesia: Indice

Intro - Quien es quien - Parte I - II - III - IV - V - Video

1 comentario:

  1. Buenas noches.

    Cachis, cachis.... Empezamos mal. No estaba "en una colina, rodeada de valles y ríos", sino "Estaba esta ciudad fundada en la cumbre de un monte muy elevado, de manera que parecía inexpugnable sino por bloqueo. Dos ríos por dos lados lamían el pie de la montaña. Delante de la ciudad se tendía una llanura de casi tres millas a lo largo. Por todas las demás partes la ceñían de trecho en trecho varias colinas de igual altura." (C.J. Caesar, "De bello Gallico", 7,69). Vaya, no concuerda de lo dicho de Alesia. Además, si se ve cómo es el monte Auxois, un asalto a esa colina le cuesta a César dos Telediarios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.