¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

16.5.07

Roma se deteriora

Diego Calleja, uno de nuestros fieles lectores nos hace llegar esta noticia publicada hoy en elPais.com

Roma, la capital imperecedera, sede del Imperio Romano y de la Cristiandad durante siglos, se está deteriorando. Lo que no ha logrado el paso del tiempo lo está consiguiendo la dejadez del Ministerio de Cultura y el cambio climático, según informa la web BBC News. El Foro, el Coliseo y los edificios de la colina del Palatino están expuestos a la falta de atención.

El presupuesto del Ministerio de Cultura es insuficiente porque además de los millones que cuesta conservar el legado arquitectónico de la antigua Roma, tiene que proteger las ruinas que se descubren casi cada semana.

Una de las últimas situaciones de alarma sucedió en noviembre de 2005, cuando un muro del siglo XVI se hundió en una zona muy visitada, cerca del palacio del emperador Tiberio. El suceso obligó a las autoridades a investigar la estabilidad de la colina y de sus monumentos.

El subsuelo de la colina del Palatino se parece a un queso Emmental. Está perforada por decenas de cavidades, que son el resultado de siglos de excavaciones y trazado de túneles. Si a ello se añade que los romanos no demolían los antiguos edificios sino que edificaban sobre ellos, la inestabilidad de los cimientos de muchos monumentos se duplica. Las autoridades ya han advertido el peligro del deterioro de los edificios y han cerrado muchas áreas, de manera que menos de la mitad de la colina está abierta al público.


>> Continuar con la lectura de la noticia en elPais.com

1 comentario:

  1. El problema de la conservación del patrimonio arqueológico (excavado, claro) es inherente a la propia arqueología, de la misma manera que toda excavación conlleva una destrucción de lo excavado... Es triste, pero es así: una vez excavado, todo yacimiento se deteriora por mucho dinero que se invierta. ¿La mejor solución? Taparlo todo... o no excavarlo. Pero como que ninguna de las dos opciones convencen del todo, personalmente creo (y muy firmemente) que o se abandona la arqueología o bién se excava en extensión (y exhaustivamente) para luego RESTITUIR el yacimiento, siempre que se pueda y valga la pena. En caso de que la información sea parcial o de poca importancia considero que es plenamente justificado dedicarse a documentar los hallazgos mediante una excavación arqueológica y luego... destruirlo para dar paso a nuevos edificios, por ejemplo.
    Lo malo es que todavía hay demasiadas reticencias hacia las restituciones. Y con razón: una mala reconstrucción de tal o cual edificio antiguo puede llegar a "desinformar" a todo aquel que lo vea. Pero para eso está, digo yo la posibilidad de marcar dónde se encuentra lo nuevo y dónde lo original.
    Pero este es un debate que no suele llevar a ninguna parte... en todo caso a una confrontación entre eruditos. Sin embargo, hay que asumirlo: no se puede conservarlo todo. Hay que documentar, documentar y documentar y luego seleccionar lo que realmente vale la pena conservar.
    No quiero yo el trabajo de quien tenga la responsabilidad de conservar algún yacimiento arqueológico, con sus problemas de consolidación y de sustento económico... antes prefiero vender hamburguesas, que son una mierda porque engordan pero que dejan contentos a una gran mayoría... y dan dinero.

    ResponderEliminar