¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

2.5.07

La batalla de Alesia: Preludio

La Galia: ¿Polvorín o tesoro?

Siguiendo la tradición romana, tras haber finalizado su mandato como cónsul, Julio César fue enviado a la Galia (tanto Cisalpina como Transalpina) como procónsul en el 58aC.

La Galia que César encuentra a su llegada está compuesta por un gran número de tribus celtas, algunas de las cuales tenían suscritos pactos y alianzas con la República, estando las otras sujetas a intermitentes turbulencias de tipo político o militar. A todo ello, cabe añadir las inmensas riquezas de la provincia (claramente intuidas por César), y la ingente capacidad de aportar tropas auxiliares al ejército romano.

Con miras a transformar la díscola Galia en un remanso de romanidad, desde el primer momento César se embarcó en una campaña militar que le llevó a vencer a todas y cada una de las tribus celtas que ocupaban el territorio bajo su mando: Los helvecios primero, pasando despues por los belgas y los nervios. Durante el proceso, se ocupó también de trabar alianzas con los principales caudillos de las tribus más afines.

Fin del triunvirato

Al mismo tiempo que esto sucedía, muerto Craso en Carras, la alianza firmada con Pompeyo comenzaba a debilitarse, gracias en parte a los esfuerzos que el partido de los optimates realizaba en Roma.

Vientos de rebelión

Tras el intento fallido de los eburones, comandados por Ambiorix, los celtas comenzaron a darse cuenta de que sólo unidos bajo un mando único y fuerte podrían liberarse del yugo romano. Esto cristalizó en el consejo de las tribus celebrado en Bibracte en el 53 aC, donde incluso antiguos aliados de Roma, como los eduos, decidieron nombrar a Vercingetórix, rey de los arvernos, como lider de la Galia, y caudillo de la rebelión contra César.

Estalla la revuelta

Matanzas de ciudadanos romanos tuvieron lugar en ciudades de toda la Galia, como en Cenabum. Esto pilló por sorpresa a César, que se hallaba acampado en sus cuarteles de Invierno en la Galia Cisalpina (al Sur de los Alpes); sus problemas se vieron agravados por el hecho de que sus problemas políticos en Roma comportaron el fin de su abastecimiento de tropas y refuerzos.

En otra muestra de su audacia, César cruzó en tiempo récord los Alpes, y llegando a la Galia central, dividió sus tropas: Envió a Tito Labieno al Norte, a combator contra los parisios y los senones, yendo él en pos de Vercingetórix al mando de 6 legiones y su caballería germana.

Tras una cuasi victoria sobre César en Gergovia, pasar todo el 52 aC en escaramuzas, y cuando el enfrentamiento en campo abierto parecía inevitable, Vercingetórix se retira a Alesia, la ciudad fuerte de los Mandubios, a esperar refuerzos del resto de la Galia.


La Batalla de Alesia: Indice

Intro - Quien es quien - Parte I - II - III - IV - V - Video

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.