¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

30.3.07

La batalla de las Termópilas: Parte IV

Tras la batalla...

La batalla duró 3 días y los persas consiguieron derrotar a los temidos espartanos, pero éstos ya habían retrasado notablemente el avance persa, diezmado la moral de su ejército y matado a miles de soldados.

Los persas, intrigados por el hecho de que hubiera un contingente tan pequeño de griegos, le preguntaron a unos supervivientes arcadios cual era el motivo: Estos les contestaron que toda Grecia estaba celebrando los Juegos Olímpicos, donde los ganadores eran obsequiados con una corona de olivo. Ante esto, los persas exclamaron:
"Contra qué clase de hombres nos habeis enviado a luchar!! No compiten por dinero, sino por su honor!!"
Se cree que ningún griego logró sobrevivir; pero la cultura popular se ha centrado más en el esfuerzo lacedemonio que en el de los 700 hoplitas de Tespias, ciudad que perdió en la batalla la casi totalidad de sus hombres y, por tanto, quedó indefensa y fue incendiada por los persas. Al año siguiente las mujeres y niños supervivientes tuvieron que dar la ciudadanía a extranjeros para poder subsistir; además esta ciudad-estado no tenía intrínseca la cultura belicista de los espartanos, por la cual las madres les entregaban el escudo hoplos con la frase «Vuelve con él o sobre él».

Según algunos historiadores solo sobrevivieron dos soldados espartanos de los que habían quedado en Las Termopilas, Eurito y Aristodemo de Esparta. Por lo que se sabe estos dos hombres vieron la muerte de su rey y tras la lluvia de flechas se escondieron bajo sus escudos para aparentar que estaban muertos. Alejandro, más tarde, fue uno de los mejores guerreros de Esparta, pero no se le recordó como a otros héroes. Tras las Termópilas combatió en Platea, otra vez contra los Persas. Allí murió, tras recibir 4 flechas en el pecho.

Entrada en la leyenda

El sacrificio de los espartanos tuvo amplias repercusiones en la Grecia de la Antigüedad. Tal fue su fama que hasta el día de hoy es considerado como uno de los ejemplos máximos de sacrificio ante una tarea imposible, en la cual unos pocos valientes se opusieron a la maquinaria de guerra más poderosa conocida, y dieron sus vidas luchando por su tierra, su honor y su libertad. Es una de las batallas más memorables, decisivas y célebres que presenció el mundo, comparándosela tal vez con los Campos Cataláunicos, el sitio de Numancia, Cannas o Kadesh.

La hazaña fue recordada en una lápida conmemorativa escrita por el poeta Simónides, que decía así:
Ὦ ξεῖν’, ἀγγέλλειν Λακεδαιμονίοις ὅτι τῇδε
κείμεθα, τοῖς κείνων ῥήμασι πειθόμενοι

Oh, extranjero, informa a Esparta, si pasas por allí, que aquí hemos caído
defendiendo su ley.
Tan fuerte ha sido el eco de esta batalla que en varias ocasiones se ha dicho que, si la cultura occidental es como es, fue gracias al sacrificio de los griegos, y que, de no haberse producido éste, la Europa que hoy conocemos tendría una cara bien diferente.


Especial la Batalla de las Termópilas: Parte I II III IV



Artículos relacionados: Esparta


Artículos relacionados: La Batalla de Platea



¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com

29.3.07

La batalla de las Termópilas: Parte III

El desenlace de la batalla, previsto en una profecía

Cuando Leónidas detectó la maniobra del enemigo y se dió cuenta de que le atacarían por dos frentes, reunió un consejo de guerra, donde ofreció a los griegos dos opciones: podían irse por mar a Atenas o permanecer en las Termópilas hasta el final.

Es en este punto donde Heródoto menciona su creencia de que Leónidas permitiera la marcha de los aliados influenciado por «la consulta previa que, a propósito de aquella guerra, realizaron los espartiatas al Oráculo nada más estallar la misma. La respuesta que recibieron de labios de la Pitia fue que Lacedemón sería devastada por los bárbaros o que su rey moriría. Esa respuesta la dictó a los lacedemonios en versos hexámetros y rezaba así»:

Mirad, habitantes de la extensa Esparta,
o bien vuestra poderosa y eximia ciudad es arrasada por los descendientes de Perseo, o no lo es;
pero, en ese caso, la tierra de Lacedemón llorará la muerte de un rey de la estirpe de Heracles.
Pues al invasor no lo detendrá la fuerza de los toros o de los leónes, ya que posee la fuerza de Zeus.
Proclamo, en fin, que no se detendrá hasta haber devorado a una u otro hasta los huesos.
Quedaron él, los lacedemonios y algunos tebanos. Mientras el resto de la fuerza que había decidido irse se retiraba hacia Atenas, los 300 soldados de la guardia de Leónidas y mil griegos leales (los tespios y los de Tebas) se quedaron a presentar batalla y resistencia hasta el final; la suerte estaba echada.

Al despuntar el alba del tercer día, Leónidas dijo a sus hombres: «Tomad un buen desayuno, puesto que hoy cenaremos en el Hades». Decididos a inflingir el máximo daño al enemigo persa, los griegos salieron a luchar a la parte amplia del Paso. Primero lucharon al estilo tradicional del hoplita, usando el escudo como defensa y la lanza como mortífera prolongación de su brazo. Cuando todas las lanzas se hubieron quebrado, echaron mano de sus espadas cortas, las temibles xiphoi, que cayeron sobre los persas como una infalible máquina de quitar vidas.

Cuando la situación se hizo ya irreversible, y la tenza propiciada por Efialtes se cerró sobre ellos, los espartanos se retiraron a un montículo, decididos a no dejar un sólo grano de arena sin manchar de sangre.

Fue tal el ímpetu con el que los espartanos lucharon que Jerjes decidió abatirlos de lejos con sus arqueros para no seguir perdiendo hombres. Leónidas fue alcanzado por una flecha y los últimos espartanos murieron intentando recuperar su cuerpo para que no cayera en manos enemigas.

>> Continuar con la lectura

Especial la Batalla de las Termópilas: Parte I II III IV






¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com

28.3.07

Barcelona recupera su muralla romana

Visto en lavanguardia.es

Se calcula que de aquí unos dos años, el tramo de muralla que se esconde en el edificio de la calle Regomir será visible y accesible para los ciudadanos. Su recuperación forma parte del proyecto de ampliación del Centre Cívic del Pati Llimona, al que se le adjuntará la finca donde se encuentra la muralla escondida. "Se abrirá una brecha que permitirá ver la continuidad de la muralla desde el patio del Correu Vell hasta la calle Regomir", explica Toni Garcia, arquitecto de Foment de Ciutat Vella.

La actuación también permitirá recuperar una nueva parte de la torre redonda de la muralla, que ahora se puede ver parcialmente desde la calle Regomir. De hecho, entre sus paredes se construyó en el siglo XVI la capilla de Sant Cristòfol, un espacio visitable a pie de calle.

"Hay pocas ciudades que tengan una muralla como la nuestra, y el objetivo es que se recupere y no se tape, como se hacía antes", explica Ferran Puig, director del servicio arqueológico del Museu d'Història de la Ciutat. De momento, "no llega al 50% la muralla recuperada, aunque poco a poco se está avanzando", añade.

Termas visibles
La actuación que permitirá redescubrir los 17 metros de muralla romana "es la parte más espectacular del proyecto" de rehabilitación de la finca, comenta García. Pero no la única. También se prevé poner al descubierto, por primera vez, una parte de las termas romanas que hace años que se sabe que hay en el subsuelo de esta zona de la ciudad.

"Los restos encontrados hasta ahora estaban muy mal", comenta Puig, al contrario de lo que ocurre con los que oculta la finca de la calle Regomir. De momento, sólo se han realizado catas arqueológicas. "Sabemos que hay habitaciones de las termas y una piscina circular con escalones", explica Puig. "Excavaremos todos los bajos y mostraremos lo que salga".

Puig explica que estas termas, datadas hacia el siglo I a.C, "tenían una relación directa con el mar y la zona portuaria". Se encontraban "en los extramuros, cerca de la entrada a la ciudad para que el viajero pudiera descansar, arreglarse y hacer negocios". "Conocemos estos baños sólo parcialmente, empiezan en la calle Regomir pero ignoramos sus dimensiones".

La batalla de las Termópilas: Parte II

Inicio de la batalla

Fila tras fila los persas se estrellaron contra las lanzas y escudos espartanos sin que éstos cedieran. Gracias a la compacta formación lacedemonia, y a pesar de la grave desventaja numérica, Leónidas y sus hombres se opusieron a las oleadas de soldados enemigos con un número mínimo de bajas, mientras que las pérdidas de Jerjes —aunque minúsculas en proporción a sus fuerzas— supusieron un duro golpe para la moral de sus tropas. Durante las noches, Leónidas solía decirles a sus hombres: «Jerjes tiene muchos hombres, pero ningún soldado».

Frustrado e impaciente, Jerjes envió al frente a sus diez mil Inmortales, su fuerza de élite, llamados así porque cada vez que un Inmortal caía, otro corría a reemplazarlo, manteniéndose en la cantidad fija de diez mil hombres. Sin embargo, los resultados fueron los mismos. Los persas morían a cientos, la moral del ejército decaía y los griegos no mostraban signos de cansancio. La batalla continuó de esta forma durante 2 días. Fue entonces cuando Jerjes, abatido, recibió la ayuda que necesitaba.

La traición de Efialtes

Un habitante griego de la zona, llamado Efialtes, ofreció mostrarle a Jerjes un paso alternativo que rodeaba el lugar donde estaba Leónidas para acabar con su resistencia de una vez por todas. El afán de recompensa de Efialtes recibió un duro castigo, derivando su nombre en sinónimo de traidor en griego.

Sin dudarlo, Jerjes envió un importante número de sus fuerzas por ese paso. Este paso se encontraba defendido por los focenses, pero al verse sorprendidos durante la noche por los persas, fueron fácilmente barridos, sellando de esta manera la suerte de los defensores de las Termópilas.

Rodeados... pero nunca vencidos

Es en este momento, cuando se constata que la maniobra envolvente persa está a punto de cerrarse, que empieza a gestarse la leyenda: El rey Leónidas convoca a los generales, espartanos y aliados griegos y les explica la situación...

>> Continuar con la lectura

Especial la Batalla de las Termópilas: Parte I II III IV





¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com

27.3.07

Encuesta: ¿Te ha gustado "los 300"?

La batalla de las Termópilas: Parte I

Iniciamos hoy un especial sobre la mítica batalla de las Termópilas. Estoy claudicando ante las múltiples peticiones populares que vienen pidiendo un especial sobre el tema... ¿tendrá algo que ver la película "Los 300"?



Las Termópilas: Antecedentes

Año 480 aC. Siguiendo con la política expasionista del Imperio Aqueménida, Jerjes I, emperador persa, se propuso conquistar Grecia y, tras reunir un ingente ejército de centenares de miles de hombres, y planificar cuidadosamente la logística de la campaña, inició las hostilidades. Los griegos, reunidos en confederación, planearon enviar un limitado contingente de tropas a algún puesto avanzado, fácil de defender, para detener el avance persa, mientras se organizaba la defensa en retaguardia. Atenas quería detener la invasión como fuese y consiguió convencer a Leónidas I, rey de Esparta, para que participase en la primera defensa de Grecia.

La batalla más importante se celebró en un lugar llamado valle de las Termópilas. Allí esperó a los persas un ejército compuesto por 300 hoplitas espartanos (a los que hay que sumar otros 600 ilotas, pues cada espartano llevaba dos siervos a su servicio), 500 de Tegea, otros 500 de Mantinea, 120 de Orcómeno y 1.000 hoplitas del resto de Arcadia: 400 de Corinto, 200 de Fliunte, 80 de Micenas, 700 tespios y 400 tebanos, además de 1.000 focenses y todos los locros.

Según las fuentes clásicas griegas, los soldados persas conformaban un ejército que oscilaba entre los 250.000 y el millón de efectivos. Sin embargo, la formación compacta e impenetrable de la falange griega era óptima para retener a la horda persa en un paso tan estrecho y en apariencia infranqueable.

Leónidas fue advertido sobre el gran número de arqueros que poseía Jerjes. Heródoto de Halicarnaso indica que se le dijo a Leónidas que «sus flechas cubrían el sol» y «volvían noche el día». Dienekes, soldado espartano, consideraba el arco como un arma poco honorable, ya que evadía el enfrentamiento cuerpo a cuerpo. Fue entonces cuando pronunció su famosa frase: «Tanto mejor; lucharemos a la sombra».

Se dice que Jerjes, al toparse con los soldados griegos, supuso que éstos se marcharían al ver la magnitud de su ejército. Pasaron cuatro días y Jerjes, impaciente, envió un emisario exigiendo a los griegos que entregasen sus armas inmediatamente para no ser aniquilados. Leónidas respondió: «Ven a buscarlas tú mismo» (Μολων λαβε). Así dió comienzo la batalla.

En un principio el rey lacedemonio no pensaba que pudiera perder la batalla. Lo angosto del desfiladero anulaba la superioridad numérica persa, su mayor protección les permitiría aguantar los envites persas y el mayor tamaño de sus lanzas podría darles suficiente ventaja en una lucha cuerpo a cuerpo; así había sucedido en la pequeña confrontación de la Batalla de Maratón.

>> Continuar con la lectura

Especial la Batalla de las Termópilas: Parte I II III IV



¿Quieres saber más sobre Historia Clásica y Antigua?

Puedes subscribirte al feed RSS de www.historiaclasica.com

Los libros sibilinos, profecías sobre el futuro de Roma

¿Qué eran los libros sibilinos?
Los libros sibilinos eran unos libros proféticos, usados en la Antigua Roma para preveer el futuro. Su origen legendario es el siguiente:

La sibila de Cumas se presentó en cierta ocasión ante el mítico rey romano Lucio Tarquinio, apodado "el Soberbio", como una mujer muy anciana y le ofreció nueve libros proféticos a un precio extremadamente alto. Tarquinio se negó pensando en conseguirlos más baratos y entonces la sibila destruyó tres de los libros. A continuación le ofreció los seis restantes al mismo precio que al principio; Tarquinio se negó de nuevo y ella destruyó otros tres. Ante el temor de que desaparecieran todos, el rey aceptó comprar los tres últimos pero pagó por ellos el precio que la sibila había pedido por los nueve.

Estos tres libros fueron guardados en el templo de Júpiter en la ciudad de Roma y eran consultados en situaciones muy especiales. Son los llamados Libros sibilinos. Estaban escritos en griego, en hojas de palmera, que posteriormente pasaron a papiro.

¿Cuál fue su utilidad?
Los romanos del siglo II adC, en tiempos de la República, apreciaban mucho estos libros y los guardaban en un colegio formado por 10 sacerdotes menores llamados decenviri sacris faciundis. En situaciones de crisis los consultaban para ver si había una profecía que pudiera aplicarse a la situación del momento.

Por ejemplo, fueron consultados en las ocasiones siguientes:

  1. Cuando Aníbal derrotó a las legiones romanas en Cannas. Siguiendo recomendaciones de los libros, se enterró vivos a 2 galos y a 2 griegos bajo el mercado de Roma.
  2. Durante la Segunda guerra púnica, después de interpretar los oráculos de los Libros, Escipión el Africano trasladó una imagen de la diosa Cibeles de Pessino a Roma, y estableció allí su culto.
  3. Una profecía contenida en los libros, según la cual sólo un rey podría derrotar a los partos, generó rumores conforme César quería proclamarse Rey de Roma.

En el año 83 adC el fuego destruyó los Libros sibilinos originales y hubo que formar una nueva colección, que tampoco ha llegado hasta nuestros días porque en el año 408 fueron nuevamente quemados, por orden del general Flavio Estilicón, entusiasta cristiano arriano.

Detalle sobre la humildad romana


Pompeii0133, originally uploaded by I the Bold.

26.3.07

Museo de Mérida

Por cortesía de Rafa, de copepodo.com

Cada cual disfruta de la historia como quiere: Unos nos dedicamos a escribir sobre ella, y otros a captar su esencia con pulso de buen fotógrafo. Ya os he hablado en otras ocasiones de Flickr, que junto a wikipedia, forman para mí la biblioteca de Alejandría de nuestros días. Pues bien, nuestro fiel lector y buen fotógrafo Rafa nos hace llegar una pequeña muestra de su colección de fotos, recogida en Flickr, y de la que os haremos llegar alguna muestra.

Os animo a que sigais su ejemplo y nos envieis desde fotos hasta testimonios de viajes, desde opiniones hasta peticiones de artículos...

Estrabón, el geógrafo de hace 2000 años

La "Geografía", escrita por Estrabón hacia el año 20 dC, es una obra extensísima que, en 17 volúmenes, nos compila todo el saber geográfico de la época. Exceptuando el libro séptimo, que ha llegado a nuestros días en estado fragmentario, disponemos del texto completo de la obra.

Aunque cubre todo el mundo conocido por los griegos y romanos, la obra adolece de varias debilidades, siendo la principal la excesiva credibilidad otorgada a Homero como fuente científica, relegando a un segundo plano a autores que, como Heródoto, aportaban testimonios personales de los territorios en los que habían estado. Es una muy buena fuente para el historiador, ya que Estrabón no se conforma con la mera descripción de lugares, paises y pueblos, si no que va más allá y entra en el difuso territorio de la descripción subjetiva y opinática de las cosas.

Nos han llegado cerca de 30 manuscritos, completos o parciales. La mayoría son copias medievales, aunque se dispone también de fragmentos de papiros datados entre los s. II y IV.

España, 2ª en el ránking de Patrimonio de la Humanidad de la la UNESCO

Este patrimonio nuestro es algo que debemos cuidar, promocionar, divulgar, conocer, apreciar, transmitir, restaurar, mantener, degustar, disfrutar, promover, estudiar, mirar, saborear, etc, etc, etc.

Como primer paso, os anexo el link a la web de la UNESCO, donde podreis ver la lista completa de monumentos, enclaves, ciudades y festividades que ha reconocido con la calificación de Patrimonio de la Humanidad.

2000 años y aguantando...


Pompeii0191, originally uploaded by I the Bold.

Detalle de una columna en Pompeya

23.3.07

Karnak, visto por Akenatón


Karnak Temple, Egypt., originally uploaded by gazcook.

La historia siempre puede leerse en clave de lucha de poderes... ricos contra pobres, renovadores contra conservadores, metrópolis contra colonias...

... este es el caso de Akenatón, faraón de Egipto que, limitado por el inmenso poder que la casta sacerdotal de templos como Karnak había concentrado en sus manos, decidió iniciar una revolución político religiosa sin precedentes y que tuvo como resultado que, durante un período breve de tiempo el faraón volvió a gozar del poder absoluto.

Esta foto refleja la imagen opresiva que de Karnak debía tener Akenatón... o al menos eso creo!!

>> Para leer un poco más sobre Akenatón, antes de que le dediquemos un especial

Homero: 10 siglos de olvido

¿Sabías que Homero permaneció olvidado durante casi 10 siglos?

Esto sucedió tras la caida del Imperio Romano de Occidente, ya que el griego había perdido su papel de lengua culta y de transmisión de conocimiento. No fue hasta el s. XV que en Italia se recuperó el interés por dicho autor, datándose la primera reedición "contemporánea" de sus obras en 1488...



Si quieres ayudar a que el olvido no vuelva a caer sobre las obras de Homero, puedes acceder al texto completo en la wikisource.org:

  1. La Ilíada
  2. La Odisea

¿Quién es quién en la Escuela de Atenas?

La "Escuela de Atenas" es una de las obras más famosas del pintor renacentista italiano Rafael. Pintada entre 1509 y 1510, fue parte del encargo que recibió Rafael de decorar con frescos las habitacions del Vaticano hoy conocidas como Stanze di Raffaello.

Dado que el fresco se hallaba contiguo a la sección de filosofía de la biblioteca, Rafael realizó una composición a título de compendio del quién es quién en el panteón de la filosofía, la ciencia y las matemáticas en época clásica.

Platón y Aristóteles aparecen en el centro de la composición; el primero sostiene una copia de su Timeo, y el de Estagira, una de su Etica Nicomaquea. Sus gestos nos trasladan la esencia de su pensamiento filosófico: Platón señala al cielo, remarcando con énfasis la primacía de la Forma, mientras que Aristóteles señala hacia el suelo, priorizando lo material.

Diógenes reposa despreocupadamente en las escaleras, revelando su desapego y falta de interés por lo material.

El hombre que descansa sobre el bloque de piedra es Miguel Angel. Es un añadido posterior a la pintura original, realizado por el mismo Rafael, con motivo de su tremenda admiración por el trabajo que este había realizado en la Capilla Sixtina.

También puede verse un autorretrato de Rafael, en el joven de cabello castaño que mira directamente al espectador.

Si quieres acabar de ver quién es quién, a continuación tienes una versión numerada de la pintura, con su consiguiente índice de personajes ilustres...


(versión en inglés fusilada de la wikipedia)
1: Zeno of Citium or Zeno of Elea? – 2: Epicurus – 3: Frederik II of Mantua? – 4: Anicius Manlius Severinus Boethius or Anaximander or Empedocles? – 5: Averroes – 6: Pythagoras – 7: Alcibiades or Alexander the Great? – 8: Antisthenes or Xenophon? – 9: Hypatia or the young Francesco Maria della Rovere? – 10: Aeschines or Xenophon? – 11: Parmenides? – 12: Socrates – 13: Heraclitus (painted as Michelangelo) – 14: Plato holding the Timaeus (painted as Leonardo da Vinci) – 15: Aristotle holding the Ethics – 16: Diogenes of Sinope – 17: Plotinus? – 18: Euclid or Archimedes with students (painted as Bramante)? – 19: Strabo or Zoroaster? – 20: Ptolemy – R: Raphael as Apelles – 21: Il Sodoma as Protogenes

22.3.07

La grieta más famosa del mundo... Petra

La opinión del Lector

Los que trabajais en el mundillo de la empresa seguro que recordareis a un gurú del management de los años 90 que se llamaba López de Arriortúa ("SuperLópez" le llamaban), que trabajaba para la General Motors americana. Pues bien, uno de sus rasgos característicos era que llamaba a sus empleados "Señores trabajadores". Lo justificaba por el tremendo respeto que les tenía. Pues bien, escribir en un blog como este está resultando ser extremadamente gratificante, por muchas cuestiones en general, y por una en concreto: Vuestros comentarios. Poder escuchar vuestro feedback, vuestros comentarios, vuestras opiniones respecto a lo que escribo es ciertamente gratificante. Por ello, desde hoy, y por el tremendo respeto que se os profesa, pasais a tener la consideración de Señores Lectores.

Dicho esto, os quería hacer llegar la opinión de uno de nuestros suscriptores, Rafa, que en su propio blog, habla de historiaclásica.com. Me ha parecido uno de los comentarios más brillantes y divertidos que le leido en tiempo. Ahí va un extracto y el link:

Quería recomendaros, antes de que la veáis un par de entradas de un blog que he descubierto hace poco y al que ya estoy suscrito. Se llama Historia Clásica y trata exactamente de lo que parece. En un post reciente hace una escueta lista de los personajes que protagonizaron de una u otra manera la batalla de las Termópilas a modo de guía breve para la película. Hace poco también ha salido una entrada corta sobre el tema de la batalla explicando que realmente no sólo participaron 300 soldados espartanos.

Ha sido en parte gracias a este blog que se me ocurrió que una manera decente de recibir a esta película sería asistiendo a su proyección con una indumentaria propicia. Pues bien, me entero gracias a HC que existen tiendas donde se pueden adquirir todo tipo de material clásico, y cuando digo todo tipo es de todo tipo. Si cuando se estrenaban las distintas partes de La Guerra de las Galaxias el personal asistía con todo tipo de indumentarias frikis (cascos de Darth Vader, espaditas laser y todo eso) yo defiendo el derecho a presentarse en el cine con un casco tardocorintio como el de la foto de la izquierda por sólo 160 euros. Eso sí que sería una frikada. Vale, es caro ¿pero cuánto cuesta una espada láser? Una de estas tiendas tiene sede en España, con lo que resulta más asequible, la otra está en India y tiene como inconveniente que sólo vende a mayoristas (supongo que para películas y esas cosas). El surtido que ofrecen entre las dos es francamente impresionante: desde todo tipo de armamento hasta lámparas de aceite, juguetes, joyas, material de campaña, túnicas…

Para muestra un botón: si te molan los romanos tienes desde escudos hasta espadas fielmente recreadas pasando por otros utensilios tales como las sandalias o el material de escritorio.
Lo dicho...

>> Leer el artículo completo

21.3.07

Cesarión, el hijo de Julio César

Ptolemeo XV Philopator Philometor Caesar, más conocido como Caesarion (el pequeño César)
En griego: Πτολεμαίος ΙΕ' Φιλοπάτωρ Φιλομήτωρ Καίσαρ, Καισαρίων (Junio 23, 47 aC – Agosto, 30 aC)

Fue el último rey de la Dinastía Ptolemaica de Egipto, y reinó, junto a su madre Cleopatra VII, desde Septiembre del 44aC al 30a, fecha en que fue asesinado por César Augusto.

Era el hijo mayor de Cleopatra y se considera altamente probable que fuese hijo de Julio César, del cual recibió su nombre. En ese caso, fue el único hijo biológico del Divino Julio.

Vida de Cesarión

Su madre le dió a luz tras su romance con César. Durante sus 2 primeros años de vida tanto él como su madre vivieron en Roma, como invitados de César. Regresaron a Egipto tras el asesinato de los idus de Marzo.

El 2 de septiembre de 44 adC, cuando tenía tres años, Cleopatra le nombra corregente de Egipto para que algún día suceda a César como emperador de Roma y Egipto, unificando los dos reinos, pues ya por entonces se le había coronado rey en corregencia con su propia madre.

Durante el tenso período que desembocó en el enfrentamiento bélico entre Marco Antonio (por entonces emparejado con Cleopatra) y Augusto, Cesarión recibió de parte de su padrastro diversos títulos y dominios sobre tierras del Imperio en Asia Menor. No sólo eso, Antonio proclamó a Cesarión Rey de Reyes, y , lo que fue su condena a muerte, también le señaló como el auténtico heredero de César. Augusto, que basaba su autoridad pública y legitimidad política en su condición de heredero y familiar de César, no podía aceptar dicha situación, y se lanzó decididamente en contra de Antonio.

Cuando Octavio invadió Egipto en el 30aC, Cleopatra VII envió a Cesarión, que por entonces tenía 17 años, al puerto de Berenice, en el Mar Rojo, con planes de escape hacia la India. Octavio capturó la capital alejandrina en Agosto del 30aC, fecha que señala la anexión definitiva de Egipto a la República. Por entonces, Marco Antonio y Cleopatra ya se habían suicidado. Los guardianes de Cesarión, atraidos con sobornos y falsas promesas, lo devolvieron a Alejandría, donde Augusto, en una pragmática decisión, típica de su talante y forma de actuar, juzgó que "había demasiados Césares" y ordenó su muerte. Esta tuvo lugar en una mazmorra de la ciudad, por estrangulamiento.

Octavio asumió entonces el control total de Egipto, hasta el punto de que en las cronologías egipcias aparece como el sucesor de Cesarión.

Denario de César Augusto


Por cortesía de Joe Geranio.

De acuñación española, probablemente de Cesaraugusta (Zaragoza), al rededor del 18-17 aC.

En una cara, busto laureado de Augusto, y en la otra, 2 laureles.

>> Haz clicl aquí para ver más fotografías de la colección de monedas de Joe Geranio.

20.3.07

Relieves asirios en el Museo Británico

Citas célebres: Aristóteles

Una vez le preguntaron qué beneficios reportaba la filosofía, a lo que él contestó: "El de hacer, sin ser ordenado, aquello que otros hacen por temor a la Ley"

Diogenes Laërtius Aristotle. xi.

Vidas paralelas: Pelópidas

Disfrutad con la lectura de la biografía de Pelópidas, que ocupa un lugar de honor en el Panteón de grandes personajes de la historia de Tebas...

I. Catón el mayor, como algunos celebrasen desmedidamente a un hombre de arrojado y atrevido en las cosas de la guerra, les advirtió que había gran diferencia entre tener en mucho la virtud y tener en poco el vivir; perfectísimamente a mi entender. Militaba con Antígono un varón muy resuelto, pero endeble y flaco de cuerpo; preguntóle, pues, el rey la causa de estar descolorido, y le confesó que padecía una enfermedad oculta. El rey, manifestándole su aprecio, dio orden a los médicos para que no omitiesen nada en su asistencia y remedio; pero curado por esta diligencia aquel valiente, ya no era arrojado ni pronto en los combates, tanto, que Antígono se lo echó en cara, admirándose de semejante mudanza; él no le negó la causa, diciéndole: “Tú ¡oh rey! eres quien me has hecho menos determinado librándome de aquellos males por los que menospreciaba la vida”. A este mismo propósito dijo un Sibarita, hablando de los Esparcíatas, que no hacían mucho en morir en la guerra para salir de tanto trabajo y de tan mal trato como se daban. Mas si entre los Sibaritas, ennoblecidos con el regalo y el deleite, de los que por celo y amor de la virtud no temían la muerte podía decirse con razón que aborrecían la vida, para los Lacedemonios era acto de virtud el vivir y el morir con ánimo alegre, según aquel epicedio: Porque, según se dice, mueren éstos no reputando un bien la vida o muerte; sino el que la virtud presida a entrambas: pues ni el evitar la muerte es reprensible, cuando no se quiere vivir afrentosamente, ni el exponerse a ella es laudable, si se hace por tener en poco el vivir. Así, Homero, a los varones osados y belicosos, los hace siempre salir bien armados y defendidos a los combates, y los legisladores de los Griegos castigan al que pierde el escudo y no al que, arroja la espada y la lanza; enseñando con esto que primero es no recibir daño que causarlo a los enemigos, y que esto es lo que cada uno debe tener presente; pero en especial el que manda en una ciudad o en un ejército.

>> Lee la biografía de Pelópidas según Plutarco

19.3.07

Los gladiadores eran vegetarianos y tenían sobrepeso

A pesar de la imagen hercúlea que el cine y la TV ha popularizado en películas como Espartaco, Gladiator, o la serie Rome, los gladiadores romanos eran vegetarianos y tenían sobrepeso. O al menos eso es lo que unos antropólogos austríacos han descubierto.

Estos han analizado los esqueletos de 2 tipos de gladiadores diferentes, los mirmilos y los retiarios, procedentes de Efeso, la antigua ciu dad greco-romana situada en la actual Turquía.

“Los tests realizados en fragmentos de hueso de los esqueletos de cerca de 70 gladiadores vienen a probar que estos comían básicamente cebada, judías y fruta seca”, dice el Dr Karl Grossschmidt, que tomó parte en el estudio representando al Austrian Archaeological Institute y que es también miembro del Instituto de Histología y Embriología de la Universidad de Viena. "Esta dieta es espartana, pero confería a los gladiadores una gran cantidad de energía, generando a la vez un importante sobrepeso”.

Los paleoantropólogos utilizaron una técnica llamada Análisis Microelemental, que permite a los científicos determinar lo que un ser humano comió durante su vida. Con la ayuda de un sónar, pudieron establecer qué componentes químicos estaban alojados en los fragmentos de hueso extraidos de los esqueletos de Efeso.

A partir de ahí, pudieron deducir cuanto pescado, carne, grano y fruta formaban parte de la dieta de estos antiguos artistas de la lucha.

Según el Dr. Grossschmidt, una dieta equilibrada de trigo y carne deja cantidades similares de zinc y estroncio en las células, mientras que una dieta vegetariana dejaría niveles altos de estroncio y reducidos de zinc.

16.3.07

Mosaico Romano


Mosaico Romano, originally uploaded by bettygua.

Museo del Bardo (Túnez)

Citas célebres: Cicerón

"Nada es más incierto que la masa, nada más oscuro que la opinión pública, nada más decepcionante que el sistema político"

("Nihil est incertius vulgo, nihil obscurius voluntate hominum, nihil fallacius ratione tota comitiorum"), Cicero Pro Murena 36

Mi traducción es un poco deficiente, seguro que la puedes mejorar...

15.3.07

Salida del Sol sobre calzada romana, Líbano


Roman Path in Lebanon, originally uploaded by Stefan Christoff.

Vidas paralelas: Emilio Paulo

De este personaje se pueden decir muchas cosas, pero es imposible hacer una mejor descripción moral de él que la que Plutarco realiza en las últimas lineas de este primer capítulo:

"prefirió como más apreciable la gloria que acompaña al valor, a la justicia y a la lealtad, virtudes en que muy pronto se aventajó a todos los de su tiempo"
Disfrutad con la lectura...

I. Convienen los más de los historiadores en que en Roma la casa de los Emilios era de las patricias y de las más antiguas; pero en cuanto a que el primero de ellos, que dejó a la familia este apellido, hubiese sido Mamerco, hijo del sabio Pitágoras, dándosele el nombre de Emilio por su elegancia y gracia en el decir, esto sólo lo refieren algunos de los que atribuyen a Pitágoras la educación del rey Numa. Los individuos de esta casa que alcanzaron gran renombre, y fueron muchos, debieron su gloria y prosperidad a la virtud, por la que siempre trabajaron; y aun la desventura de Lucio Paulo en la jornada de Canas acreditó su prudencia y su valor, pues cuando vio que no podía reducir a su colega a que no diese la batalla, aunque contra su voluntad, entró a participar con él del combate: mas no participó de la fuga, sino que, abandonado el peligro aquel que le provocó, él, firme y peleando con los enemigos, acabó su vida. La hija de éste, Emilia, casó con Escipión el mayor, y su hijo Paulo Emilio, cuya vida escribimos, habiendo nacido en un época brillante por la gloria y la virtud de los hombres más ilustres y excelentes, sobresalió, sin embargo, con todo de no emular los ejercicios de los jóvenes entonces más acreditados, ni seguir desde el principio la misma senda: porque no ejercitó la elocuencia en las causas, y se dejó enteramente de las salutaciones, de los halagos y de los cumplimientos a que se dedicaban los más distinguidos de ellos para ganar popularidad, haciéndose serviciales y obsequiosos, no obstante que no le faltaba para todo esto habilidad, sino que prefirió como más apreciable la gloria que acompaña al valor, a la justicia y a la lealtad, virtudes en que muy pronto se aventajó a todos los de su tiempo.

>> Leer la biografía de Emilio Paulo en la wikipedia.org

14.3.07

Los baños romanos de Bath (GB)


Roman Bath reflection, originally uploaded by califmacleod.

Destaco un comentario de un lector, Santi, que creo aporta datos de interés:
Estas termas forman parte de un complejo con instalaciones de diversas épocas, incluido un salón de té con unas pastas exquisitas. Se organizan también fiestas romanas para los más pequeños.

Ved la guia oficial:
http://www.romanbaths.co.uk/


Los (4)300 de las Termópilas

El mito:
El paso estrecho de las Termópilas fue defendido de un enorme ejército persa durante 3 días por tan sólo 300 Espartanos, de los que sólo 2 sobrevivieron.

La realidad:
Efectivamente 300 espartíatas tomaron parte en la defensa del paso de las Termópilas; sin embargo, también les acompañaban como mínimo 4000 hoplitas de polis aliadas. De estos 4000, 2500 fueron enviados de vuelta a casa al fín del segundo día, cuando la situación ya se vió insostenible, y 1500 entre hilotas (esclavos de los espartanos), tespios y tebanos se quedaron hasta el último momento...

... para mí continua siendo igual de heroico, aunque a veces la historia se olvida de algún detalle importante.



Noticias relacionadas:
  1. Breve guía para entender la peli "Los 300"
  2. Cuadro: Leónidas en las Termópilas
  3. La batalla de las Termópilas

Citas célebres: Cicerón

"Más Ley, menos justicia"

("Summum ius summa iniuria"), Cicero, De Officiis I.10.33

13.3.07

Connotacions bélicas del calendario Juliano

Como ya sabeis, nos gusta destacar aquellos comentarios que aportan nuevos matices o complementan los contenidos de historiaclasica.com. En este caso, Santiago Madrazo nos hace llegar unos apuntes que aportan luz a un tema que ya tratamos en un post antiguo, el del calendario romano. Santiago nos confirma una organización del tiempo romano que, sin lugar a sorpresas, tenía una utilidad eminentemente bélica:

"El inicio del año en marzo se señala tanto como por el inicio de la primavera en una sociedad agrícola, como por ser el mes dedicado al dios marte, bajo cuyos auspicios se fundó roma; era no sólo el comienzo de una estación, sino del clima apropiado para comenzar las campañas militares que cada año se llevaban a cabo. Fue Julio César quien añadió los meses de enero (en honor a Jano) y Febrero (por Februus , es decir, Plutón, dios del inframundo), como los primeros del año, con la intencion de tener tiempo durante el invierno de planificar mejor aquellas campañas militares, antes de la llegada del "tiempo de guerra". Aun en la actualidad los conflictos bélicos -sobre todo los que se planifican con antelación, como la ultima guerra del golfo- comienzan en la estación de la primavera"
Utilizo el ejemplo de Santiago para recordaros que vuestras opiniones son más que bien recibidas, y que se publicarán aquellas más destacadas.

Armillum, la tienda del legionario

¿Te apetece comprarte una lorica segmentata? ¿o un gladius? ¿o un casco de legionario?¿Crees que tu traje y corbata es un atuendo inadecuado para ir al trabajo y te sentirías más cómodo vestido como un legionario, con tu armadura, tu casco gálico y tu pilum en ristre?

Los pillados como yo sabrán que hay un fabricante en la India, Deepeeka, que se dedica a fabricar y vender este tipo de artilugios. Sin embargo, hasta ahora sólo vendía a mayoristas y no había posibilidad de hacerse con tan preciados bienes.

Esto ha cambiado: La empresa Armillum, de Sant Cugat del Vallés (Barcelona), ha cerrado acuerdo de comercialización con el distribuidor para Europa de Deepeeka, y ya puedes pedirle un gladius como regalo de cumple a tu novia, o un scutum a tu hermano que tanto te quiere...

Disponen de tienda on line, y sin ser baratos, los precios están al alcance de cualquier aficionado que se precie: 140€ un gladius de tipo Pompeyano, 100€ por un pilum, etc, etc... es decir, menos de lo que vale una raqueta de paddle.

>> Acceder a la tienda india Deepeeka

>> Acceder a Armillum

Exposición "Ser mujer en Roma"

El Museo de Arte Romano de Mérida ha querido aportar su granito de arena en la conmemoración del día Internacional de la Mujer, con la organización de un ciclo de Conferencias bajo el tema: Ser mujer en Roma.

El cartel anunciador, muestra la distinta situación social y cultural de la mujer en el mundo clásico, con la reproducción de un fresco en el que una matrona romana con la cabeza cubierta con un velo, hace una ofrenda a una diosa, mientras a su lado una sierva sustenta sobre su cabeza un cesto lleno de flores. Son las tres condiciones, diosa, matrona y sierva, que modelan la imagen femenina clásica. Aunque las conferencias, se centrarán en la situación de quien podía ejercer algún derecho, la mujer libre.

La doctora profesora emérita de arqueología de la Universidad Complutense de Madrid, doña Pilar González, repasó la situación de la mujer clásica en la sociedad, la libertad e igualdad de derechos de la sociedad etrusca, frente a los intentos a través de la propaganda oficial con estereotipos de heroísmo y virtudes, de crear un ámbito más restringido de actuación a la fémina romana.

>> Leer más sobre la exposición "Ser mujer en Roma"

Citas célebres: Virgilio

"La Fortuna favorece a los valientes"

("Audentis Fortuna iuvat"), Virgilio, la Eneida, X284

12.3.07

Citas célebres: Marco Antonio

"Oh, chico, que le debes todo a un nombre"

Comentario despectivo que Marco Antonio le dirige a Octavio Augusto, al que atribuye el único mérito de haber sido adoptado por César.

("o puer, qui omnia nomini debes"), Cicero Philippic 13.11

Gracias a Google Maps, el Mundo es más pequeño

Ya hace un tiempo que soy un auténtico fanático de Google Maps y Google Earth. Si no habeis entrado, os recomiendo encarecidamente que le dediqueis un ratillo, y que descubrais la potencia que os ofrece.

Una de las cosas más destacables es la cobertura planetaria de sus mapas y fotografías de satélite. En la versión gratuita podeis ver desde vuestra casa hasta los momumentos más significativos del planeta; dependiendo de la zona, las fotos son más o son menos detalladas. Por ejemplo, de mi casa veo perfectamente la forma del edificio y el parque de delante.

Lo que no me esperaba es lo que ha llegado hasta mis manos, la foto con mayor detalle incluida en Google Maps... evidentemente, esto es un alarde y no creo que Google vaya a colgar mapas y fotos tan detallados de todo el planeta en un plazo breve de tiempo.

De todas formas, cuando esto suceda, ¿os imaginais lo que esto significará para la arqueología? ¿los posibles usos, tanto de prospección como de documentación, que esto permitirá?

Repito, si no conoces Google Maps, no sabes lo que te pierdes...

9.3.07

El Aquilifer, guardián del honor de la Legión

Los amigos de la Ermine Street Guard, grupo especializado en "reenactment", nos ofrecen esta fotografía, que nos permite intuir el aspecto que tendría un auténtico Aquilifer del S IdC.

¿Qué papel jugaba un Aquilifer?

Este tipo de soldado toma su nombre del tipo de estandarte que portaba, el Aquila. Esta era el estandarte de la Legión, su símbolo más evidente y con mayor significado, puesto que debía ser protegido y salvaguardado a toda costa. Para una Legión, perder su estandarte era el mayor deshonor: Roma siempre realizó los esfuerzos necesarios para recuperar aquellas que, en distintas derrotas, pasaron a manos del enemigo.

Como podeis imaginar, el puesto de Aquilifer tenía una cierta consideración y prestigio, y dentro de la jerarquía ocupaba una posición intermedia entre los centuriones y los optios.

Por lo que sabemos, la cota de malla que portaba, y el casco del Aquilifer, estaban recubiertos por una piel de león, y se protegía con un pequeño escudo circular.

Curiosidades: La expresión que usaban los soldados para decir que estaban en el ejército era que estaban "bajo las águilas"

Vidas paralelas: Marcelo

Plutarco vuelve a mostrarse excepcionalmente descriptivo, y en unas pocas lineas nos pinta a una generación de romanos (de los que Marcelo es miembro de mérito), continuamente llamados a las armas:

"de jóvenes, hicieron la guerra a los Cartagineses en Sicilia, en la edad varonil a los Galos por defender la Italia, y en la vejez otra vez a Aníbal y los Cartagineses, no pudiendo tener, como otros, reposo en sus últimos años, sino siendo llamados continuamente a los ejércitos y a los mandos"
Disfrutad con la lectura:

I. Es opinión que Marco Claudio, el que fue en Roma cinco veces cónsul, era hijo de otro Marco, y que entre los de su casa empezaron a llamarle Marcelo, lo que se interpreta Marcial, según nos dejó escrito Posidonio. Era realmente guerrero en el ejercicio y los conocimientos; en su cuerpo, robusto; en las manos, ágil, y en su índole, muy inclinado a la guerra; y si bien en los combates se mostraba intrépido y fiero, en todo lo demás era prudente y humano, y aficionado a la literatura y escritos de los Griegos, hasta apreciar y admirar a los que en aquella sobresalían; aunque por sus ocupaciones no le fue dado aprender y ejercitarse en ella según sus deseos. Porque si Dios a algunos hombres, como dice Homero, De juventud hasta la edad cansada les concedió acabar sangrientas lides esto se verificó también con los principales Romanos de aquella edad, los cuales, de jóvenes, hicieron la guerra a los Cartagineses en Sicilia, en la edad varonil a los Galos por defender la Italia, y en la vejez otra vez a Aníbal y los Cartagineses, no pudiendo tener, como otros, reposo en sus últimos años, sino siendo llamados continuamente a los ejércitos y a los mandos, según su generosa índole y su virtud.

La foto del día: Puesta del Sol en Roma

Citas célebres: Augusto

"Me encontré una ciudad de ladrillo y la dejé de mármol"

("Marmoream relinquo, quam latericiam accepi"), Suetonio, Vida de Augusto 28

8.3.07

Quien es quien en las Termópilas (o breve guía para entender "los 300")

Está a punto de estrenarse una nueva superproducción de Hollywood sobre temática clásica: Los 300, basada en un cómic que narra, en clave bastante hiperbólica, la batalla de las Termópilas. Pues bien, como no se trata de perderse detalle, aquí va un breve listado de quién es quién:

1. Jerjes (520- 465 aC), el "malo": Tras su padre Darío, este rey persa intentó con sus 2 millones de hombres (probablemente a Heródoto se le va un poco el cálculo, pero claro, siendo griego había que destacar aún más los tintes épicos de la victoria), tomar Grecia y sus polis en una invasión que pondría a prueba la resistencia y el valor de los helenos.

2. Efialtes, el "traidor": Mostró a los persas el sendero que les permitió rodear a los 300 temibles espartanos y aniquilarlos.

3. Leonidas, el "héroe": Era uno de los 2 reyes de Esparta en el momento de la invasión de Jerjes, y como tal, asumió el mando del limitado contingente militar que debía pararles los pies en el paso de las Termópilas. Dice la historia que un oráculo le anunció que, o bien un rey espartano moría, o bien su pais sería arrasado, con lo que su destino estaba echado.

4. Los Inmortales: Era la élite del ejército de Jerjes. Formada por 10.000 escogidísimos soldados de oriegen persa, medo y elamita, su nombre se demostró erróneo, ya que murieron unos cuantos bajo las sandalias espartanas.

5. Los 300: Pequeño contingente de hoplitas espartanos que durante unos valisíosimos días contuvieron la invasión de los persas en el famoso paso de las Termópilas. Sólo sobrevivieron 2... uno murió por las múltiples heridas, y el otro, enviado como mensajero a su ciudad para informar de la caida del paso, acabó suicidándose por la deshonra por no haber podido morir luchando junto a sus compañeros de armas.

6. Dienekes, el "luchador": Soldado espartano ejemplar, hundió su lanza en más persas que ninguno, paró más ataques con el escudo que nadie y golpeó con la espada hasta que esta cayó al suelo desde su brazo inerte. Tanto era su valor que, cuando le dijeron que el ejército persa tenía tantos arqueros que sus flechas taparían la luz del Sol, él respondió: "Mejor, así lucharemos a la sombra"

>> Ver el trailer de la película "The 300"

Noticias relacionadas:

1. Los (4)300 de las Termópilas
2. Cuadro: Leónidas en las Termópilas
3. La Batalla de las Termópilas




Suscríbete al feed de Historia Clásica

Perro echándose un sueñecito en las ruinas de Pompeya


Pompeii dog, originally uploaded by SimonPocock.

7.3.07

La expansión y caida del Imperio Romano en 5 segundos

A lo largo de la Historia, muchas civilizaciones y sociedades han tenido su momento de gloria, de expansión geográfica y preeminencia social, política o económica. Lo que hace que el caso romano sea único es su duración en el tiempo, y su repercusión posterior a todos los niveles.

Este blog pretende hallar las respuestas a esta pregunta: ¿Qué hizo de Roma un caso, no único, pero sí ejemplar en la Historia Universal?

Espero que me acompañeis en este camino de aprendizaje, que nos ha de llevar por las más diversas etapas de la civilización e historia clásicas, y que nos ha de permitir ver qué hicieron nuestros antepasados para marcar de tal manera nuestra forma de ser y pensar actuales.

Como dicen mis muy admirados The Streets, "I am 45th generation Roman"... que te interese la historia clásica no está reñido con ser un poco modernete en lo musical...

La Porta Nigra, en Treveris


Fotografía por cortesía de zugaldia

La Porta Nigra es uno de los restos mejor conservados de edificaciones urbano militares de época romana. Se encuentra en la ciudad alemana de Treveris, que tiene el honor de ser la población más antigua de Alemania.

Construida entre el 180 y 200 dC en piedra arenisca gris, la Porta Nigra debe su nombre a que, con el tiempo, el material constructivo fue ganando el tono oscuro que podemos ver hoy.


>> Para conocer más sobre la historia de la ciudad de Tréveris

6.3.07

La Decimatio, el castigo ejemplar

Uno de los rasgos más característicos del ejército romano, y que sin duda contribuyó a su longevidad, fue su extremado sentido y acatamiento de la disciplina castrense. Obeceder las órdenes, seguir al superior sin ningún género de duda o discrepancia eran los valores propios de todo el que servía bajo las águilas. Por ello, existían castigos ejemplares para todo aquel que no cumpliera con estos altísimos estándares de sumisión al superior... el más famoso de todos ellos: La Decimatio, o diezmo de las tropas.

Debe entenderse que esta era una medida excepcional, que se aplicaba sólo ante casos extremos de cobardía de las tropas. Consistía en lo siguiente:

La cohorte (o cohortes) seleccionadas para el castigo por Decimatio se dividían en grupos de 10. Cada grupo realizaba un sorteo en el que se escogía aleatoriamente al miebro del grupo que recibiría el castigo; este era ejecutado por sus propios compañeros de grupo, por lapidación o a base de golpes. Los soldados supervivientes era puestos en racionamiento de víveres y forzados a dormir fuera del campamento fortificado, lo cual, en caso de estar en zona de guerra, era garantía segura de peligro.

Como el castigo se aplicaba por sorteo, todos los soldados de la cohorte sentían el peligro de acabar siendo diezmados, no importaba cuál fuera su rango o méritos previos.

Fuentes:

La decimatio aparece citada en los textos siguientes:

  1. Tito LIvio. Ab urbe condita, ii.59: Narración de la guerra contra los Volscos (471 aC)
  2. Suetonio, Vida de Augusto, 24

5.3.07

Mitrídates del Ponto

Mitrídates VI (Griego: Μιθριδάτης), (132 adC-63 adC), llamado Eupator Dionysius, también conocido como Mitrídates el Grande, rey del Ponto desde el 120 adC hasta su muerte, en el 63 adC, en Asia Menor. Fue uno de los enemigos más formidables y exitosos de Roma, luchando consecutivamente contra tres de los más grandes generales de finales de la República: Sila, Luculo y Pompeyo.

Si tuviéramos que reeditar las Vidas Paralelas de Plutarco, en clave actual, la suya podría ser comparada con la biografía de Saddam Hussein, ya que al igual que el iraquí, fue uno de los enemigos icónicos del Imperio, encarnación propagandística del Mal.

Una biografía de leyenda

Mitrídates VI era hijo de Mitrídates V del Ponto (150 adC–120 adC), llamado Evergetes. El inicio de su reinado está envuelto en relatos de tintes semilegendarios, pues se afirma que a la muerte de su padre, siendo todavía un niño, hubo de huir por su vida, llevando por siete años una vida salvaje, y no regresó sino para asesinar a su madre Gespaepyris y a su hermano Mitrídates Chrestos (el Ungido), pero no a su hermana, Laodice, con la que se casó, siguiendo la muy endogámica costumbre marital de los reinos post alejandrinos.

Sea como fuere, su reinado personal no comienza hasta 112 adC, cuando tenía unos veinte años de edad. Rodeado de consejeros griegos y contando un poderoso ejército, retomó de inmediato la política expansionista de su padre.

Fue ambicioso, y trató de conquistar muchos reinos, incluyendo Bitinia, lo cual le llevó a un conflicto con la república romana, en plena expansión.

El enfrentamiento con la República

Tras conquistar el oeste de la península de Anatolia en el año 88 adC, Mitrídates VI ordenó la matanza de los ciudadanos romanos que ahí vivían. Provocó la matanza de 100.000 ciudadanos, hombres, mujeres y niños, y atrajo las iras de Roma. Tras la Primera Guerra Mitridática, entre el año 88 y el 84 adC, Lucio Cornelio Sila venció a Mitrídates y lo expulsó de Grecia, pero después tuvo que volver a Italia para enfrentarse a la revuelta de Cayo Mario. Esto permitió a Mitrídates firmar una paz temporal durante la cual pudo prepararse para continuar la contienda.

Mitrídates reagrupó a sus fuerzas, y cuando Roma quiso anexionarse Bitinia, atacó con un ejército aún mayor, llevando a la Segunda Guerra Mitridática en los años 83 a 81 adC. Se enfrentó primero a Lucio Licinio Lúculo, y después a Cneo Pompeyo Magno, quien finalmente lo derrotó en la Tercera Guerra Mitidrática que duró entre los años 75 y 65 adC.

Tras su derrota, Mitrídates huyó y trató de levantar un nuevo ejército, pero no lo logró. En el año 63 adC, huyó a Panticapaeum, donde fue forzado por su hijo Farnaces II a suicidarse.

Tintes legendarios

Hasta este punto, esta podría ser una más de la biografías de los múltiples líderes militares que Roma venció y engulló. Sin embargo, de Mitrídates nos han llegado detallitos que le dán un "glamour" especial (permitidme esta licencia).

De él se decía que era capaz de hablar las 22 lenguas de los 22 pueblos que gobernaba, y que ello era debido a la excepcional capacidad de memorización que tenía.

Tambien se le conoció por su inmunidad al veneno: Por lo que nos ha llegado, desarrolló dicha inmunidad a base de tomar pequeñas cantidades de los más diversos tipos conocidos... gracias a ello fue capaz de sobrevivir a diversos complots y conspiraciones para acabar con si vida, pero también dificultó su suicidio, que al no poderse realizar por envenenamiento, hubo de llevarse a cabo por la espada.

>> Leer más sobre Mitrídates Eupator VI en la wikipedia (en inglés)

¿Cuál es el orígen etimológico de Roma?

Sin querer entrar en grandes análisis etimológicos, podemos decir que el nombre del pueblo se considera generalmente que se refiere a Rómulo, considerado el fundador de la ciudad, pero hay otras hipótesis. Una de ellas se refiere a Roma, que sería la hija de Eneas o Evandrus. También puede rastrearse un origen etrusco, que apuntaría a la gens etrusca Ruma, o a Rumon, nombre etrusco del río Tíber. Estudios recientes parecen darle preferencia a una raíz de origen indoeuropeo con significado de "río"; Roma en ese caso significaría "el pueblo sobre el río".

10 cosas que (probablemente) no sabías sobre el Latín

En el blog lalengua.info veo un interesante artículo con una extensa lista de curiosidades, hechos extraños y cosas que uno debería saber sobre la lengua latina, una temática que, como su propio autor reconoce sólo puede llevarle a perder lectores...

...desde aquí os emplazo a que no sea aquí; por ello os ofrezco un breve e incompleto resumen del artículo, y el link al mismo (para que le deis el placer de vuestra visita):

  1. El Latín pertenece a la rama de lenguas de origen indoeuropeo, de origen geográfico y temporal incierto
  2. Debe su nombre al su origen en la región del Lacio
  3. Es una lengua sintética, que al igual que el alemán, usa las flexiones o declinaciones para ampliar el significado de las cosas
  4. Aunque nuestro alfabeto es de factura latina, hemos incorporado dos letras que no estaban en el original de Cicerón: La y (derivada de la ipsilon griega) y la ñ (escritura abreviada de la n doble... )
>> Leer artículo completo

El amigo Sebastià Giralt nos hace llegar una corrección muy oportuna:
La y griega sí que existía en latín, como letra incorporada más tardíamente del griego. Las que no existían en latín clásico eran la j y la v.
Aprovecho para recomendar su excelente blog (para los lectores en catalán): Diesdededal.com

Citas célebres: Plutarco

"Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo"

2.3.07

Vidas paralelas: Timoleón

Hoy, en la siguiente entrega de las Vidas Paralelas de Plutarco, tenemos a Timoleón, lider victorioso de los griegos frente los cartagineses. Disfrutad con la lectura

Cuando me dediqué en un principio a escribir por este método las vidas, tuve en consideración a otros; pero en la prosecución y continuación he mirado también a mí mismo, procurando con la Historia, como con un espejo, adornar y asemejar mi vida a las virtudes de aquellos varones: pues lo pasado se parece más que a ninguna otra cosa a la coexistencia en un tiempo y en un lugar; cuando recibiendo y tomando de la historia de cada uno de ellos separadamente, como si vinieran de una peregrinación, vamos considerando “cuáles y cuán grandes eran”; haciendo examen para nuestro provecho de las más principales y señaladas de sus acciones. “Y a fe mía, ¿dónde encontrar motivo de mis dulces alegrías?” ¿Qué medio más poderoso que éste podemos elegir para la reforma de las costumbres? Porque con sentar Demócrito que lo que debíamos desear era que la suerte nos proporcionara imágenes bellas, y que más bien nos vinieran de lo que nos rodea las convenientes y provechosas, que no las malas y siniestras, introdujo en la filosofía un axioma falso, capaz de conducir a interminables supersticiones: cuando nosotros, con ocuparnos en la Historia y acostumbrarnos a esta clase de escritura, teniendo siempre presentes en nuestros ánimos los monumentos que nos dejaron los varones más virtuosos y aprobados, nos proveemos de medios con que deshacer y borrar lo malo y vicioso que de la necesaria comunicación de los hombres puede pegársenos, convirtiendo nuestra mente tranquila y sosegada a los ejemplos más virtuosos. Continuando, pues, en este propósito, te ponemos ahora en la mano la vida de Timoleón de Corinto y de Emilio Paulo, varones que no sólo se parecieron en sus inclinaciones, sino también en haberles sido próspera la Fortuna, dando motivo a que se dude si tuvo más parte en sus triunfos la buena suerte que la prudencia.

>> Leer el texto completo de la Vida de Timoleón en wikisource.org

Citas célebres: Plutarco

"La verdadera amistad busca tres cosas: la virtud, por honesta; el diálogo,como deleite; y la utilidad, como necesidad"

1.3.07

Máscara de Agamenón


Por cortesía de Eguiguren.

Museo Arquelógico Nacional de Atenas



Agamenón (en griego antiguo Ἀγαμέμνων Agamémnôn, ‘muy resuelto’, ‘obstinado’) fue uno de los más distinguidos héroes de la mitología griega cuyas aventuras se narran en La Ilíada de Homero. Hijo del rey Atreo de Micenas y la reina Aérope, y hermano de Menelao, no está claro debido a la antigüedad de las fuentes si es un personaje histórico o puramente mítico.

La máscara de la foto, más conocida como «Máscara de Agamenón», fue descubierta por Heinrich Schliemann en 1876 en Micenas.

El trailer original de Espartaco

Un momento para el recuerdo de una de las mejores películas que se han rodado sobre el tema. Kirk Douglas, Lawrence Olivier, Jean Simmons, Peter Ustinov, Charles Laughton, Tony Curtis, componen un elenco único para narrar una de las mejores historias que se han podido trasladar al cine...

Citas célebres: Plutarco

"El tiempo de las armas no es el de las leyes"

... a tener en cuenta ahora que se acerca un posible escenario bélico con Irán, por su escalada nuclear.

El discurso fúnebre de Pericles: Texto completo

34. En el mismo invierno los atenienses, siguiendo la costumbre tradicional, organizaron públicamente las ceremonias fúnebres de los primeros que habían muerto en esta guerra, de la siguiente manera: montan una tienda y exponen los huesos de los difuntos tres días antes del entierro, y cada uno lleva a su deudo la ofrenda que desea. Y cuando tiene lugar la conducción de cadáveres, unos carros transportan los féretros de ciprés, cada uno de una tribu y en su interior se hallan los huesos de los pertenecientes a cada una de las tribus. Se transporta también un féretro vacío preparado en honor de los desaparecidos que no fueron hallados al recuperar los cadáveres. Acompaña al cortejo el ciudadano o extranjero que quiere, y las mujeres de la familia quedan llorando sobre la tumba. Los depositan, pues, en el cementerio público que está en el más hermoso barrio de la ciudad, que es donde siempre dan sepultura a los que han muerto por la ciudad, excepción hecha de los que murieron en Maratón, pues a éstos, al considerar la brillantez de su valor, los enterraron allí mismo.
Y después que los cubren de tierra, un hombre elegido por la ciudad, el que por su inteligencia no parezca ser un necio y destaque en la estimación pública, pronuncia en honor de éstos el pertinente elogio, tras lo cual se marchan todos. Este es el modo como los entierran. Durante el transcurso de toda la guerra seguían esta costumbre cada vez que la ocasión se les presentaba. Así pues, para hablar en honor de estos primeros muertos fue elegido Pericles, hijo de Jantipo. Llegado el momento, se adelantó desde el sepulcro hacia una alta tribuna que se había erigido a fin de que pudiera hacerse oír ante tan gran muchedumbre, y habló así:
35. “La mayoría de los que aquí han hablado anteriormente elogian al que añadió a la costumbre el que se pronunciara públicamente este discurso, como algo hermoso en honor de los enterrados a consecuencia de las guerras. Aunque lo que a mí me parecería suficiente es que, ya que llegaron a ser de hecho hombres valientes, también de hecho se patentizara su fama como ahora mismo ven en torno a este túmulo que públicamente se les ha preparado; y no que las virtudes de muchos corran el peligro de ser creídas según que un solo hombre hable bien o menos bien. Pues es difícil hablar con exactitud en momentos en los que difícilmente está segura incluso la apreciación de la verdad. Pues el oyente que ha conocido los hechos y es benévolo, pensará quizá que la exposición se queda corta respecto a lo que él quiere y sabe; en cambio quien no los conoce pensará, por envidia, que se está exagerando, si oye algo que está por encima de su propia naturaleza. Pues los elogios pronunciados sobre los demás se toleran sólo hasta el punto en que cada cual también cree ser capaz de realizar algo de las cosas que oyó; y a lo que por encima de ellos sobrepasa, sintiendo ya envidia, no le dan crédito. Mas, puesto que a los antiguos les pareció que ello estaba bien, es preciso que también yo, siguiendo la ley, intente satisfacer lo más posible el deseo y la expectación de cada uno de vosotros.
36. Comenzaré por los antepasados, lo primero; pues es justo y al mismo tiempo conveniente que en estos momentos se les conceda a ellos esta honra de su recuerdo. Pues habitaron siempre este país en la sucesión de las generaciones hasta hoy, y libre nos lo entregaron gracias a su valor. Dignos son de elogio aquéllos, y mucho más lo son nuestros propios padres, pues adquiriendo no sin esfuerzo, además de lo que recibieron, cuanto imperio tenemos, nos lo dejaron a nosotros, los de hoy en día. Y nosotros, los mismos que aún vivimos y estamos en plena edad madura, en su mayor parte lo hemos engrandecido, y hemos convertido nuestra ciudad en la más autárquica, tanto en lo referente a la guerra como a la paz. De estas cosas pasaré por alto los hechos de guerra con los que se adquirió cada cosa, o si nosotros mismos o nuestros padres rechazamos al enemigo, bárbaro o griego, que valerosamente atacaba, por no querer extenderme ante quienes ya lo conocen. En cambio, tras haber expuesto primero desde qué modo de ser llegamos a ellos, y con qué régimen político y a partir de qué caracteres personales se hizo grande, pasaré también, luego al elogio de los muertos, considerando que en el momento presente no sería inoportuno que esto se dijera, y es conveniente que lo oiga toda esta asamblea de ciudadanos y extranjeros.
37. Pues tenemos una Constitución que no envidia las leyes de los vecinos, sino que más bien es ella modelo para algunas ciudades que imitadora de los otros. Y su nombre, por atribuirse no a unos pocos, sino a los más, es Democracia. A todo el mundo asiste, de acuerdo con nuestras leyes, la igualdad de derechos en las disensiones particulares, mientras que según la reputación que cada cual tiene en algo, no es estimado para las cosas en común más por turno que por su valía, ni a su vez tampoco a causa de su pobreza, al menos si tiene algo bueno que hacer en beneficio de la ciudad, se ve impedido por la oscuridad de su reputación. Gobernamos liberalmente lo relativo a la comunidad, y respecto a la suspicacia recíproca referente a las cuestiones de cada día, ni sentimos envidia del vecino si hace algo por placer, ni añadimos nuevas molestias, que aun no siendo penosas son lamentables de ver. Y al tratar los asuntos privados sin molestarnos, tampoco transgredimos los asuntos públicos, más que nada por miedo, y por obediencia a los que en cada ocasión desempeñan cargos públicos y a las leyes, y de entre ellas sobre todo a las que están dadas en pro de los injustamente tratados, y a cuantas por ser leyes no escritas comportan una vergüenza reconocida. 38. Y también nos hemos procurado frecuentes descansos para nuestro espíritu, sirviéndonos de certámenes y sacrificios celebrados a lo largo del año, y de decorosas casas particulares cuyo disfrute diario aleja las penas. Y a causa de su grandeza entran en nuestra ciudad toda clase de productos desde toda la tierra, y nos acontece que disfrutamos los bienes que aquí se producen para deleite propio, no menos que los bienes de los demás hombres.
39. Y también sobresalimos en los preparativos de las cosas de la guerra por lo siguiente: mantenemos nues tra ciudad abierta y nunca se da el que impidamos a nadie (expulsando a los extranjeros) que pregunte o contemple algo —al menos que se trate de algo que de no estar oculto pudiera un enemigo sacar provecho al verlo—, porque confiamos no más en los preparativos y estratagemas que en nuestro propio buen ánimo a la hora de actuar. Y respecto a la educación, éstos, cuando todavía son niños, practican con un esforzado entrenamiento el valor propio de adultos, mientras que nosotros vivimos plácidamente y no por ello nos enfrentamos menos a parejos peligros. Aquí está la prueba: los lacedemonios nunca vienen a nuestro territorio por sí solos, sino en compañía de todos sus aliados; en cambio nosotros, cuando atacamos el territorio de los vecinos, vencemos con facilidad en tierra extranjera la mayoría de las veces, y eso que son gentes que se defienden por sus propiedades. Y contra todas nuestras fuerzas reunidas ningún enemigo se enfrentó todavía, a causa tanto de la preparación de nuestra flota como de que enviamos a algunos de nosotros mismos a puntos diversos por tierra. Y si ellos se enfrentan en algún sitio con una parte de los nuestros, si vencen se jactan de haber rechazado unos pocos a todos los nuestros, y si son vencidos, haberlo sido por la totalidad. Así pues, si con una cierta indolencia más que con el continuo entrenarse en penalidades, y no con leyes más que con costumbres de valor queremos correr los riesgos, ocurre que no sufrimos de antemano con los dolores venideros, y aparecemos llegando a lo mismo y con no menos arrojo que quienes siempre están ejercitándose. Por todo ello la ciudad es digna de admiración y aun por otros motivos.
40. Pues amamos la belleza con economía y amamos la sabiduría sin blandicie, y usamos la riqueza más como ocasión de obrar que como jactancia de palabra. Y el reconocer que se es pobre no es vergüenza para nadie, sino que el no huirlo de hecho, eso sí que es más vergonzoso. Arraigada está en ellos la preocupación de los asuntos privados y también de los públicos; y estas gentes, dedicadas a otras actividades, entienden no menos de los asuntos públicos. Somos los únicos, en efecto, que consideramos al que no participa de estas cosas, no ya un tranquilo, sino un inútil, y nosotros mismos, o bien emitimos nuestro propio juicio, o bien deliberamos rectamente sobre los asuntos públicos, sin considerar las palabras un perjuicio para la acción, sino el no aprender de antemano mediante la palabra antes de pasar de hecho a ejecutar lo que es preciso. Pues también poseemos ventajosamente esto: el ser atrevidos y deliberar especialmente sobre lo que vamos a emprender; en cambio en los otros la ignorancia les da temeridad y la reflexión les implica demora. Podrían ser considerados justamente los de mejor ánimo aquellos que conocen exactamente lo agradable y lo terrible y no por ello se apartan de los peligros. Y en lo que concierne a la virtud nos distinguimos de la mayoría, pues nos procuramos a los amigos, no recibiendo favores sino haciéndolos. Y es que el que otorga el favor es un amigo más seguro para mantener la amistad que le debe aquel a quien se lo hizo, pues el que lo debe es en cambio más débil, ya que sabe que devolverá el favor no gratuitamente sino como si fuera una deuda. Y somos los únicos que sin angustiarnos procuramos a alguien beneficios no tanto por el cálculo del momento oportuno como por la confianza en nuestra libertad.
41. Resumiendo, afirmo que la ciudad toda es escuela de Grecia, y me parece que cada ciudadano de entre nosotros podría procurarse en los más variados aspectos una vida completísima con la mayor flexibilidad y encanto. Y que estas cosas no son jactancia retórica del momento actual sino la verdad de los hechos, lo demuestra el poderío de la ciudad, el cual hemos conseguido a partir de este carácter. Efectivamente, es la única ciudad de las actuales que acude a una prueba mayor que su fama, y la única que no provoca en el enemigo que la ataca indignación por lo que sufre, ni reproches en los súbditos, en la idea de que no son gobernados por gentes dignas. Y al habernos procurado un poderío con pruebas más que evidentes y no sin testigos, daremos ocasión de ser admirados a los hombres de ahora y a los venideros, sin necesitar para nada el elogio de Homero ni de ningún otro que nos deleitará de momento con palabras halagadoras, aunque la verdad irá a desmentir su concepción de los hechos;sino que tras haber obligado a todas las tierras y mares a ser accesibles a nuestro arrojo, por todas partes hemos contribuido a fundar recuerdos imperecederos para bien o para mal. Así pues, éstos, considerando justo no ser privados de una tal ciudad, lucharon y murieron noblemente, y es natural que cualquiera de los supervivientes quiera esforzarse en su defensa.
42. Esta es la razón por la que me he extendido en lo referente a la ciudad enseñándoles que no disputamos por lo mismo nosotros y quienes no poseen nada de todo esto, y dejando en claro al mismo tiempo con pruebas ejemplares el público elogio sobre quienes ahora hablo. Y de él ya está dicha la parte más importante. Pues las virtudes que en la ciudad he elogiado no son otras que aquellas con que las han adornado estos hombres y otros semejantes, y no son muchos los griegos cuya fama, como la de éstos, sea pareja a lo que hicieron. Y me parece que pone de manifiesto la valía de un hombre, el desenlace que éstos ahora han tenido, al principio sólo mediante indicios, pero luego confirmándola al final. Pues es justo que a quienes son inferiores en otros aspectos se les valore en primer lugar su valentía en defensa de la patria, ya que borrando con lo bueno lo malo reportaron mayor beneficio a la comunidad que lo que la perjudicaron como simples particulares. Y de ellos ninguno flojeó por anteponer el disfrute continuado de la riqueza, ni demoró el peligro por la esperanza de que escapando algún día de su pobreza podría enriquecerse. Por el contrario, consideraron más deseable que todo esto el castigo de los enemigos, y estimando además que éste era el más bello de los riesgos decidieron con él vengar a los enemigos, optando por los peligros, confiando a la esperanza lo incierto de su éxito, estimando digno tener confianza en sí mismos de hecho ante lo que ya tenían ante su vista. Y en ese momento consideraron en más el defenderse y sufrir, que ceder y salvarse; evitaron una fama vergonzosa, y aguantaron el peligro de la acción al precio de sus vidas, y en breve instante de su Fortuna, en el esplendor mismo de su fama más que de su miedo, fenecieron.
43. Y así éstos, tales resultaron, de modo en verdad digno a su ciudad. Y preciso es que el resto pidan tener una decisión más firme y no se den por satisfechos de tenerla más cobarde ante los enemigos, viendo su utilidad no sólo de palabra, cosa que cualquiera podría tratar in extensoante ustedes, que la conocéis igual de bien, mencionando cuántos beneficios hay en vengarse de los enemigos; antes por el contrario, contemplando de hecho cada día el poderío de la ciudad y enamorándose de él, y cuando les parezca que es inmenso, piensen que todo ello lo adquirieron unos hombres osados y que conocían su deber, y que actuaron con pundonor en el momento de la acción; y que si fracasaban al intentar algo no se creían con derecho a privar a la ciudad de su innata audacia, por lo que le brindaron su más bello tributo: dieron, en efecto, su vida por la comunidad, cosechando en particular una alabanza imperecedera y la más célebre tumba: no sólo el lugar en que yacen, sino aquella otra en la que por siempre les sobrevive su gloria en cualquier ocasión que se presente, de dicho o de hecho. Porque de los hombres ilustres tumba es la tierra toda, y no sólo la señala una inscripción sepulcral en su ciudad, sino que incluso en los países extraños pervive el recuerdo que, aun no escrito, está grabado en el alma de cada uno más que en algo material. Imiten ahora a ellos, y considerando que su libertad es su felicidad y su valor su libertad, no se angustien en exceso sobre los peligros de la guerra.Pues no sería justo que escatimaran menos sus vidas los desafortunados (ya que no tienen esperanzas de ventura), sino aquellos otros para quienes hay el peligro de sufrir en su vida un cambio a peor, en cuyo caso sobre todo serían mayores las diferencias si en algo fracasaran. Pues, al menos para un hombre que tenga dignidad, es más doloroso sufrir un daño por propia cobardía que, estando en pleno vigor y lleno de esperanza común, la muerte que llega sin sentirse.
44. Por esto precisamente no compadezco a ustedes, los padres de estos de ahora que aquí están presentes, sino que más bien voy a consolarles. Pues ellos saben que han sido educados en las más diversas experiencias. Y la felicidad es haber alcanzado, como éstos, la muerte más honrosa, o el más honroso dolor como ustedes y como aquellos a quienes la vida les calculó por igual el ser feliz y el morir. Y que es difícil convencerles de ello lo sé, pues tendrán múltiples ocasiones de acordarse de ellos en momentos de alegría para otros, como los que antaño también eran su orgullo. Pues la pena no nace de verse privado uno de aquellas cosas buenas que uno no ha probado, sino cuando se ve despojado de algo a lo que estaba acostumbrado. Preciso es tener confianza en la esperanza de nuevos hijos, los que aún están en edad, pues los nuevos que nazcan ayudarán en el plano familiar a acordarse menos de los que ya no viven, y será útil para la ciudad por dos motivos: por no quedar despoblada y por una cuestión de seguridad. Pues no es posible que tomen decisiones equitativas y justas quienes no exponen a sus hijos a que corran peligro como los demás. Y a su vez, cuantos han pasado ya la madurez, consideren su mayor ganancia la época de su vida en que fueron felices, y que ésta presente será breve, y alíviense con la gloria de ellos. Porque las ansias de honores es lo único que no envejece, y en la etapa de la vida menos útil no es el acumular riquezas, como dicen algunos, lo que más agrada, sino el recibir honores.
45. Por otra parte, para los hijos o hermanos de éstos que aquí están presentes veo una dura prueba (pues a quien ha muerto todo el mundo suele elogiar) y a duras penas podrían ser considerados, en un exceso de virtud por su parte, no digo iguales sino ligeramente inferiores. Pues para los vivos queda la envidia ante sus adversarios, en cambio lo que no está ante nosotros es honrado con una benevolencia que no tiene rivalidad. Y si debo tener un recuerdo de la virtud de las mujeres que ahora quedarán viudas, lo expresaré todo con una breve indicación. Para ustedes será una gran fama el no ser inferiores a vuestra natural condición, y que entre los hombres se hable lo menos posible de ustedes, sea en tono de elogio o de crítica.
46. He pronunciado también yo en este discurso, según la costumbre, cuanto era conveniente, y los ahora enterrados han recibido ya de hecho en parte sus honras; a su vez la ciudad va a criar a expensas públicas a sus hijos hasta la juventud, ofreciendo una útil corona a éstos y a los supervivientes de estos combates. Pues es entre quienes disponen de premios mayores a la virtud donde se dan ciudadanos más nobles. Y ahora, después de haber concluido los lamentos fúnebres, cada cual en honor de los suyos, márchense”.