¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

6.7.07

Julio César y los piratas

Esta es probablemente una de las anécdotas más célebres de la juventud de César, la de su secuestro por parte de unos piratas.

De cualquier otro personaje pensaríamos que se trata de una exageración o fabulación, sin embargo, tratándose de este encantador individuo, cualquier hazaña nos parece pequeña.

La historia, tal y como nos la narra Plutarco, dice así:

I. ...cuando regresaba fue apresado junto a la isla Farmacusa por los piratas, que ya entonces infestaban el mar con grandes escuadras e inmenso número de buques.

II. Lo primero que en este incidente hubo de notable fue que, pidiéndole los piratas veinte talentos por su rescate, se echó a reír, como que no sabían quién era el cautivo, y voluntariamente se obligó a darles cincuenta. Después, habiendo enviado a todos los demás de su comitiva, unos a una parte y otros a otra, para recoger el dinero, llegó a quedarse entre unos pérfidos piratas de Cilicia con un solo amigo y dos criados, y, sin embargo, les trataba con tal desdén, que cuando se iba a recoger les mandaba a decir que no hicieran ruido. Treinta y ocho días fueron los que estuvo más bien guardado que preso por ellos, en los cuales se entretuvo y ejercitó con la mayor serenidad, y, dedicado a componer algunos discursos, teníalos por oyentes, tratándolos de ignorantes y bárbaros cuando no aplaudían, y muchas veces les amenazó, entre burlas y veras, con que los había de colgar, de lo que se reían, teniendo a sencillez y muchachada aquella franqueza. Luego que de Mileto le trajeron el rescate y por su entrega fue puesto en libertad, equipó al punto algunas embarcaciones en el puerto de los Milesios, se dirigió contra los piratas, los sorprendió anclados todavía en la isla y se apoderó de la mayor parte de ellos. El dinero que les aprehendió lo declaró legítima presa, y, poniendo las personas en prisión en Pérgamo, se fue en busca de Junio, que era quien mandaba en el Asia, porque a éste le competía castigar a los apresados; pero como Junio pusiese la vista en el caudal, que no era poco, y respecto de los cautivos le dijese que ya vería cuando estuviese de vagar, no haciendo cuenta de él se restituyó a Pérgamo, y reuniendo en un punto todos aquellos bandidos los mandó crucificar, como muchas veces en chanza se lo había prometido en la isla.

Como podeis comprobar, de joven César ya apuntaba maneras, por su extrema frialdad a la hora de ordenar la muerte de un tercero, y por un hecho que puede pasar desapercibido para el lector no iniciado:

De 20 a 50 talentos de rescate

Los jóvenes aristócratas romanos, que se iniciaban en la política, eran conocidos por su altísimo nivel de gasto, endeudamiento e impagos. Progresar en la política romana se basaba en gran medida en la capacidad de soborno; de ahí la necesidad de grandes sumas de dinero y el recurso fácil a prestamistas. Cuando la situación con los acreedores se volvía insoportable, como a César le pasó más de una vez, el propio aprendiz de político se exiliaba lejos de Roma y lo camuflaba como un viaje de estudios. Precisamente esto venía de hacer César, que regresaba del reino de Bitinia. Al ser apresado por los piratas César hace un rápido cálculo mental: Si en lugar de pedir por mí 20 talentos hago que los piratas pidan 50, sólo pueden pasar 3 cosas:
  1. Que nadie pague, con lo que acabaré en el fondo del mar
  2. Que Roma pague mi rescate, con lo que regresaré sano a casa
  3. Que además de que Roma pague, yo César sea capaz de regresar a la guarida de los piratas, ajusticiarlos y reclamar para mí el valioso botín, como justa compensación por mi largo cautiverio

Evidentemente, César no dejó pasar la oportunidad y cumplió con la hipótesis 3ª...


... ¿quién era el pirata? ¿César o los piratas?



Si te ha gustado este post, no te olvides de darle un voto positivo



6 comentarios:

  1. vaya tío más animal!!
    este era un genocida

    ResponderEliminar
  2. hola
    no había visto nunca esto del menéame y está bien para ver noticias interesantes.
    ya te he dado un meneo.
    http://meneame.net/story/julio-cesar-y-los-piratas

    Jorge

    ResponderEliminar
  3. yo te agrezco que ademas de limitarte a copiar un pedazo de texto de wiki source, te hayas dado el esfuerzo de complementar con tan buen comentario-hipotesis

    te felicito y ojala simpre sea asi

    ResponderEliminar
  4. Jugoso comentario-hipótesis. Habría que matizar que los repetidos y tremendos endeudamientos de César vendrían después de la anécdota de los piratas; que devolvió el importe del rescate a la ciudad de Mileto (menos el importe de alquiler de las naves y tripulación para coger a los piratas) y que entregó el botín apresado al erario de Roma. Subrayar sobre todo que César iba de "sobrado" por la vida (era consciente de ser superior a los demás), con lo que esta anécdota parece veraz (no se ha podido probar que realmente ocurrió) ya que "él valía más que los demás"

    ResponderEliminar
  5. Evidentemente César como siempre un genio ^^

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.