¿Conoces nuestra red de blogs?: Historia Clásica + Biblioteca clásica + Historia de la Humanidad

14.9.07

El papiro 67

Si no has leido antes este post , te recomiendo que lo hagas, o te perderás parte importante de este misterio de biblioteca...



El papiro Magdalen (P64) y el papiro 67

En el artículo de la wikipedia titulado "The Magdalen papyrus" descubro que este papiro llegó a Inglaterra en 1901, después de ser "comprado" en Luxor, Egipto. Custodiado en el Magdalen College de Oxford (de ahí su nombre) contiene una de las primeras versiones del Evangelio según S. Mateo y está datado hacia el año 200 dC.

Continuando con la lectura de este artículo descubro que hay otro papiro, el 67, que contiene fragmentos de un mismo códice original, del cual tanto el papiro 64 de Oxford como el papiro 67 formarían parte.

Además, el artículo confirma mis sospechas: El papiro 67 está en Barcelona.
"The fragments are written on both sides, conclusive proof that they came from a codex rather than a scroll. More fragments, published in 1956 by Ramon Roca-Puig, cataloged as P. Barc. Inv. 1 (Gregory-Aland P67), were determined by Roca-Puig and Roberts to come from the same codex as the Magdalen fragments, a view which has remained the scholarly consensus."
¿Quién es o quién fue Ramón Roca-Puig?

Aquí la wikipedia deja de ayudarme, ya que no encuentro ninguna entrada sobre este misterioso personaje.

Un poco a la desesperada, me remito a Google, donde me topo con este artículo "Papiros y pergaminos con mucha historia", que explica como científicos del CSIC (esta vez sí) han descubierto textos de incalculable valor en la colección de pergaminos de la Abadía de Montserrat, también llamada, Colección Ramón Roca-Puig.

Sobre esta colección, el artículo dice así:
"Todo empezó por el afán investigador de Ramón Roca Puig, canónigo de la catedral de Barcelona que en la década de 1950 realizó numerosos viajes a Egipto para comprar papiros. Con los años creó una inmensa colección de más de 1.500 papiros y pergaminos, y cuantiosos libros especializados para interpretar los textos que recogían.

El canónigo fue acogido por los monjes benedictinos de la Abadía de Montserrat, donde vivió sus últimos años. Su deseo al morir fue que allí permaneciera su vasta colección y su biblioteca. Y así fue. Un año después, en 2002, la doctora en Filología Clásica Sofía Torallas, investigadora del Instituto de Filología del CSIC, visitó la abadía y vio la colección. Le explicó a los monjes el tesoro que guardaban y éstos accedieron rápidamente a que un equipo de filólogos estudiaran la colección."
Es decir, un sacerdote barcelonés se pasa la vida comprando papiros antiquísimos y de incalculable valor en Egipto. Al morir, los lega a la Abadía de Montserrat, uno de los bastiones de la cultura catalana, y donde ha pasado los últimos años de su vida.

Llegado este punto, esperaba encontrar alguna referencia al papiro 67 en el artículo, sin embargo...

Silencio absoluto sobre el papiro 67

Nada.

Ni una sola referencia.

Ni una mención.

A la hora de hablar de los resultados de la investigación del CSIC tan sólo se destaca que se hallaron los textos siguientes:
"Entre los muros de la Abadía de Montserrat se escondía un papiro con fragmentos de la ‘Ilíada’, de Homero, y un pergamino palimpsesto que recoge el segundo libro de Samuel traducido al copto."

En resumen...

  1. El canónigo de la catedral de Barcelona compra unos papiros en Egipto
  2. En 1956 se confirma que dichos papiros formaban parte de un códice del cual también formaba parte el papiro 64, conservado en el Magdalen College de Oxford, Inglaterra
  3. Dicho canónigo, conforme avanza su vejez, se traslada a la Abadía de Montserrat de Barcelona, donde pasa sus últimos días. Antes de morir, lega su colección a la Abadía, una de las colecciones más importantes (cuantitativa y cualitativamente) de papiros antiguos, y de la cual teóricamente formaba parte el papiro 67
  4. En 2004, científicos del CSIC inician los trabajos de catalogación de este fondo papirístico
  5. Al publicar los resultados, se destaca el hallazgo de un papiro con fragmentos de Homero y otro con un texto bíblico menor.
  6. Sin embargo, no hay mención alguna sobre el papiro 67, sin lugar a dudas un hallazgo más importante que los 2 anteriores


La pregunta es...

¿Dónde está el papiro 67????

¿Debería estar en la Abadía de Montserrat????


En todo caso, aparte de este misterio, que estoy seguro tiene una solución bien simple, hemos tratado hoy una serie de temas que son importantes.

¿Que creo importante de esta historia?
  • Una de las fuentes usadas por los historiadores en su trabajo habitual son los textos originales, o cuando menos, lo máximo originales posible.
  • En el caso que nos ocupa, pasados casi 2000 años desde que el mensaje de Jesucristo fuera escrito por primera vez, es altamente probable que el mensaje y el texto originales se hayan ido desvirtuando o alterando con los siglos. Cabe pensar que una simple falta de ortografía de un monje copista medieval a la hora de transcribir un pergamino podía llevar a que el texto cambiara de sentido; no hace falta hablar de la falta de la literalidad intencionada o de la voluntad de cambiar el texto que en alguna época pudiera haber tenido lugar. En el caso de las Sagradas Escrituras, os podeis imaginar cuántas traducciones, copias y alteraciones intencionadas o fortuitas han tenido que pasar durante estos 20 siglos.
  • Por eso podemos entender que el Vaticano pretenda recuperar cuantos más textos primitivos mejor... la interpretación de la voluntad que hay detrás de este hecho la dejo a vuestra imaginación.
  • Como curiosidad, hemos visto que las primeras versiones Cristianas de los Evangelios que todavía se conservan están datadas entre el año 150 y el 200 dC.
  • También nos ha quedado claro que el mercado de antigüedades es de todo menos transparente: La mayoría de los objetos en circulación lo son, o bien directamente por expolio, o bien por la falta de controles de los paises de origen en tiempos coloniales, en este caso el Egipto del S. XIX al XX... ay ay ay, los británicos y su Imperio!!
  • Por último, hemos recuperado la figura del Sr. Ramón Roca- Puig, personaje inmerecidamente en el anonimato, y al que debemos un gran fondo papirístico y probablemente que el papiro 67 esté en la Abadía de Montserrat...
  • ... O no????
  • ;-)



La nueva forma de entender la historia

www.historiaclasica.com

9 comentarios:

  1. Muy bueno el articulo, creo que yo concuerdo con tus conclusiones para decir que el Papiro 67 se encuentra en la Abadia de Montserrat. La verdad que Ramón Roca- Puig es un ejemplar, invirtio su tiempo y dinero en esta gran coleccion que tuvo sus frutos con el pasar del tiempo.

    Muy bueno el blog, segui asi.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Es muy apasionante recuperar los textos directamente de la Antigüedad y más, si cabe, cuando se trata de papiros sobre Cristo. Has hecho un interesante seguimiento del p.67. Yo estuve el año pasado en Montserrat en el curso de papirología del Col.legi de Doct. i Llicenciats en Fil. Lletres, pero no vi el susodicho documento, córcholis! En fin, no creo que esté oculto por apócrifo. En el nº 42 de la Revista Auriga encontrarás un buen artículo sobre el fondo papirológico Roca-Puig de l'Abadia, por si quieres ir siguiéndole la pista. Ya nos informas!

    ResponderEliminar
  4. Yo solo quisiera realizar un par de apuntes, puesto que el post describe perfectamente en lo que supone la investigación histórica a través de las fuentes escritas (papiros, en este caso).
    El primero es una verdad de las de Perogrullo, pero hay que mencionarla:
    que los fragmentos son todos los que estan, pero no estan todos los que son. Es decir, que seguramente existieron otras fuentes paralelas, lo que se ha venido llamando como "evangelios apócrifos", no menos válidos, sinó simplemente apartados de la línea "oficial" que ha marcado la Iglesia a lo largo de los siglos, a raíz de decidirse por unos textos y no otros. Esto es así por el hecho de que, en su orígen, los relatos de los Evangelios se transmitian de forma oral (sí, antes la gente tenía mejor memoria...) y, más tarde, se llevarian a un soporte físico como el papiro, la mayoria de veces en griego (por ser lengua culta y universal entre la clase alta) u otras lenguas, debido a la gran difusión que tuvo el cristianismo ya en sus primeros tiempos. Uno de esos Evangelios es, por ejemplo, el ya mediáticamente conocido como "Evangelio de Judas", que estuvo descomponiéndose en una caja fuerte por culpa de la codicia de su propietario. Éste texto no seria otra cosa que una fuente más de tradición oral fijada en papiro, donde aparece una interpretación de la figura de Judas totalmente distinta a la que todos conocemos: en este caso, Judas es el favorito de Jesús y lo ayuda desprenderse de su cuerpo carnal. Más o menos. La cuestión es que la Iglesia ha ido desprendiéndose de esos evangelios porque le molestaban. Debemos entender, pues, que los Evangelios que nos han llegado son cuatro porque así le pareció a Ireneo de Lyon, hacia el 185. Como veis, siempre se reduce todo a una cuestión de fe.
    Otro apunte es que no me extrañaría que el papiro 67 (si realmente existió) se haya "perdido", bien en el fondo del propio archivo o bien en las manos de algun anticuario...

    Ah, solo una cosa más: ¿os habeis fijado que existe una cierta incoherencia entre los cuatro evangelios que han llegado hasta hoy dia como oficiales? A mi me parece más normalito el de San Juan, donde no hay esa "intro" del nacimiento de Jesús... que no es nada más que una forma "oriental" (a la manera de los relieves egipcios, persas, etc.) de rendir homenaje a un monarca: se atribuye a Jesús el estatus de rey a través de la adoración de los magos de oriente... he dicho magos (persas), que no reyes. Pero todo esto es irme por las ramas.

    ResponderEliminar
  5. muy buena esta entrada... y todavía mejor por haber mantenido un punto neutral (era fácil acusar) :-)

    ResponderEliminar
  6. P 67 es el Papiro de Montserrat Roca número de inventario 1. No se mencionó en la rueda de prensa en 2004 como "descubrimiento" porque ya estaba descubierto y publicado por el propio Ramón Roca-Puig hace muchos años. De hecho, si no estuviera publicado no llevaría un número (67) de papiro de la Biblia. Esta colección contiene piezas de mucho valor también. No hay que echarse las manos a la cabeza con este, ni despreciar un Homero o un Menandro o un Demóstenes porque no sean el P67. Quedo a vuestra disposición para cualquier pregunta que tengáis sobre la colección Roca-Puig.

    ResponderEliminar
  7. Sofía,
    hazme llegar tus datos de contacto, que me gustaría profundizar en este tema.
    Ramiro

    ResponderEliminar
  8. Si estáis interesados en papirología y en las colecciones de Barcelona en concreto, el lunes día 1 de octubre se celebrará un seminario a cargo de Alberto Nodar de la Pompeu Fabra, sobre la colección Palau Ribes de los jesuitas de Barcelona en el Centro de Humanidades del CSIC en Madrid (calle Duque de Medinaceli 6, sala 036) a las 13:00. Es abierta al público. Todos sois bienvenidos.

    ResponderEliminar
  9. Te felicito por tu Blog, ¡es excelente! Tiene materiales fabulosos y me deleito leyendo las diversas entradas que has venido colocando.
    Sin embargo, quisiera hacerte una acotación en vista a la sospecha que presentas, que me parece preciso atajar, sobre los primeros textos cristianos y la intención de la Santa Sede sobre su colección:
    (1) Los textos de los Evangelios, así como los del resto de las Sagradas Escrituras, son los materiales que más profusamente se encuentran en las excavaciones de la antigüedad. La cantidad y la calidad de copias que de ellos se tienen es superior, de lejos, a los de otros textos antiguos encontrados hasta la actualidad. Es por esto que se ha podido saber que los textos sagrados con los que contamos ahora son extremadamente fieles a los originales, ya que al hacer un análisis compulsado de los mismos muestran con suma claridad el nivel de precisión de las transcripciones.
    (2) No sólo la Santa Sede tiene papiros antiguos y de los primeros sobre los Evangelios, otras muchas instituciones de prestigio mundial tienen materiales antiquísimos de las Sagradas Escrituras, como el Museo Británico e incluso museos israelíes. Así que, de haber existido diferencias significativas sobre el contenido de los actuales Evangelios con las copias más antiguas, obviamente, ya lo supiéramos. Por último, hasta donde llegan mis conocimientos de Biblia, las principales traducciones católicas actuales se basan precisamente en fuentes originales. No hablo de las copias protestantes, de las cuales desconozco, excepto la más común, por lo menos en AL, como lo es la Reina-Varela, la cual se basa en una traducción al castellano de una Biblia del siglo XVI.

    ResponderEliminar